<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
EN LAS ONG DE AMOR, ANTIOQUIA SOBRESALE
  • EN LAS ONG DE AMOR, ANTIOQUIA SOBRESALE |
    EN LAS ONG DE AMOR, ANTIOQUIA SOBRESALE |
Por ENORIS RESTREPO DE MARTÍNEZ | Publicado el 28 de septiembre de 2014

Fundaciones y ONG las hay de todos los estilos, tamaños, objetivos, funciones, capacidades económicas y localizaciones, con numerosos o escasos voluntarios. Y la mayoría son sinónimos de solidaridad, compasión y todas las variables posibles de las palabras: amor y filantropía. Este es un campo inmenso, con sus increíbles logros, sus fallas y pecados.

Técnicamente las ONG son "organizaciones de la sociedad civil que hacen referencia a aquellos grupos que se asocian para cambiar la sociedad en que viven. Personas que, sin importar su clase, credo, etnia, ideología, se reúnen para defender la democracia y los derechos humanos, para luchar por un mundo más equitativo, por un ambiente sano, o simplemente para mejorar la calidad de vida de sus compatriotas. Sus objetivos se relacionan con diversos temas como: ayuda humanitaria, salud pública, derechos humanos, desarrollo económico y humano, educación, cultura, ecología, tecnología, etc.". Incluyen gran variedad de instituciones, asociaciones, organizaciones, juntas de acción comunal, sindicatos, fundaciones, asociaciones de padres de familia, grupos vecinales, gremios.

La caridad nació cuando desaparecieron los bárbaros y el cristianismo difundió su mandamiento: "Amarás al prójimo como a ti mismo". Después la filantropía empezó a crecer en la Sociedad Occidental. En Alemania, Europa Occidental y América, estas prácticas se desarrollaron con auge y apareció la respetada Cruz Roja, además numerosas entidades locales e internacionales, privadas y semioficiales, la mayoría con la cooperación de voluntarios, que aunaban esfuerzos en pro de otros. La Sociedad San Vicente de Paul fue creada en Bogotá en 1852 y en Medellín en 1882, las Hermanitas de los Pobres nacieron en 1913.

No analizo aquí la nueva y humana campaña de Responsabilidad Social Empresarial que toma fuerza en las compañías nacionales y que abarca la relación entre las compañías y las familias de sus trabajadores y colaboradores, así como las cruzadas en diferentes áreas que cuidan el medio ambiente, los sectores vulnerables, etcétera. Es un tema para otra ocasión.

Las verdaderas fundaciones de amor son invaluables en toda sociedad, más hoy en medio del egoísmo reinante y de maldades que pasan por diversas etapas de la codicia. Como describe Gloria L. Fernández esta actividad: "La compasión va de la mano con la empatía, que es esa capacidad que tenemos de ponernos en el lugar del otro…".

En esta columna solo menciono algunas pocas, de las muchas fundaciones y voluntariados que funcionan en Antioquia y que nos llenan de orgullo: Las Golondrinas, Santa Ana, Hospital San Vicente de Paul, Grupo Mundial, Fraternidad Caritativa Medellín, Hospital Infantil Santa Ana, Casa de La Chinca, Panamerican Women Society, Julio C. Hernández, Secretos para Contar, Sofía Pérez de Soto, Bertha Arias de Botero, Casita de Nicolás, Patronato de María Auxiliadora, Canasta de Mater, Cariño, Apostolado de la Oración y muchísimas más que por falta de espacio no alcanzo a enumerar. Y aunque la mayoría de las ONG son entidades asociadas a la compasión, al quijotismo, o al cristianismo… no todo es paz, ni trabajo desinteresado en ellas. La financiación es uno de los campos fundamentales para definir su incidencia. Para algunos: "los financiadores internacionales son los que tienen la sartén por el mango y le dosifican el protagonismo a las ONG". Aspecto que influye en muchos casos, positivos o negativos. Ciertas organizaciones llegan hasta influir en nombramientos, casi que cogobiernan en algunos campos. J. Lewis, investigador de este tema, sostiene que las ONG de Derechos Humanos y los Tanques de Pensamiento son algunos de los sectores que más fiscalizan las decisiones del Gobierno e intervienen en las políticas públicas. Pero repito: en las ONG de amor, Antioquia sobresale