<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Fiscalía le llamó la atención a la Policía por congestión en las URI de Bogotá
Colprensa | Publicado el 01 de abril de 2013

Eduardo Carranza, director seccional de fiscalías en Bogotá, le hizo un llamado de atención a las autoridades para que no lleven a las personas adictas a las Unidades de Reacción Inmediata (URI), para evitar que estas dependencias se congestionen. Según Carranza, estas personas deben tener un tratamiento diferente.

Para el funcionario, la Policía debe analizar qué tipo de persona es la que captura, especialmente las que tienen porte de estupefacientes. Según el funcionario, la mayoría de estas "merecen un tratamiento diferente al penal".

Al respecto Carranza expresó que "no se pueden confundir los positivos, con los falsos positivos. Aquí la justicia penal está para llevar a las personas que han cometido un delito y que son responsables. Nosotros lo que encontramos es que son personas adictas, que viven en la calle, que son consumidores habituales. Ellos están presentando una enfermedad y en ningún momento están en incursión de una conducta penal".

El funcionario añadió que, por lo tanto, "deben ser llevados a otro sitio donde se les dé el tratamiento que requieren. Desde ese punto, nosotros no podemos cohonestar con unos positivos que de alguna manera no corresponden a la justicia penal".

Además, expresó que esto ya fue hablado con el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, y añadió que tiene un reporte de que las capturas, por porte de estupefacientes, ha disminuido en un 90 por ciento.

"Esto ha permitido que se descongestionen las URI, porque estas capturas no conducen a nada, pues su condición requiere un tratamiento más de tipo de salud que penal", insistió.

Una cárcel metropolitana en Bogotá
Por otro lado, Carranza aseguró que en este momento está conjurada la crisis de hacinamientos en las celdas de las Unidades de Reacción Inmediata (URI) de Bogotá. Según el funcionario, "en las cárceles de la ciudad ya se puede hablar de normalidad en su funcionamiento".

Insistió en la necesidad de que la capital del país tenga un complejo carcelario para que las personas sindicadas cuenten con otro lugar diferente a, por ejemplo, la cárcel La Modelo. Según dijo Carranza, se están adelantando conversaciones con el Ministerio de Justicia y la Alcaldía de Bogotá para que en el 2014 se empiecen a construir megacárceles en la ciudad.

"Mientras Bogotá no construya una cárcel metropolitana vamos a tener soluciones parciales", señaló.

El funcionario advirtió que se tiene un estimado de que en la cárcel La Picota se van a concentrar más de doce mil personas detenidas, hecho que calificó como "inviable".

"Por ello, se requiere que el Distrito se apersone y realice una cárcel metropolitana", dijo.