<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
"Fue que se me chispotió"
  • "Fue que se me chispotió"

"Fue que se me chispotió"Por
Raúl Tamayo Gaviria

Arnulfo y Alfredo, dos amigos ingenuos y bonachones, estaban mirando las noticias de las nueve por televisión, en un bar, mientras tomaban tinto. En la pantalla mostraban a un hombre desesperado que amenazaba con aventarse de un puente peatonal sobre una autopista, mientras un comedido agente de policía trataba de persuadir al suicida de bajarse del puente y desistir de su intento.

-Te apuesto diez mil pesos a que el imbécil se tira del puente. dijo Alfredo.

-Acepto la apuesta. Yo digo que no se lanza. Contestó Arnulfo.

Momentos después el hombre se arrojó al aire cayendo sobre la autopista, causando una tragedia.

-Toma mis diez mil pesos, Ganaste, dijo Arnulfo.

-No los puedo recibir, dijo Alfredo. En realidad yo había visto las noticias de las seis y ya sabía que el hombre saltaba. Así que no sería justo aceptar tu dinero.

-Recibe la plata, hombre, que yo también vi las noticias de las seis, pero quién iba a pensar que el idiota se volvería a lanzar, con lo que le pasó esta mañana.

El presidente Chávez, con su intervención a favor de las secuestradas hizo un trabajo al revés. En lugar de proteger a las secuestradas les hizo un favor a los narcoterroristas de las Farc, pues a renglón seguido propuso ante su Asamblea Constituyente de bolsillo, levantarles el merecido "galardón" de terroristas, queriendo conseguir más apoyo guerrillero.

Con lo anterior, quiso desquitarse del Presidente Uribe por despedirlo como facilitador de la entrega de las secuestradas y lo que ha logrado, hasta ahora, ha sido unir a todo el pueblo colombiano a favor de nuestro Presidente y al mundo entero en contra de las Farc y el Eln.

Los ex presidentes César Gaviria y Andrés Pastrana, que andaban en la oposición, cada uno por su lado, salieron a apoyar al Presidente Uribe contra los insultos de Chávez y a ponerse a sus órdenes en contra de los terroristas, reviviendo la actitud de Laureano Gómez en los años treinta, cuando la guerra con el Perú, con su famosa frase: "Paz en el interior y guerra en las fronteras".

La oposición, representada por el Polo Democrático Alternativo, ha expresado a través de sus representantes, Carlos Gaviria, Gustavo Petro, Jorge Robledo y otros, su rechazo a los insultos y agresiones de Chávez y a su pretensión de declarar a los narcoterroristas como "grupo beligerante".

Las Farc "agradecieron" la vitrina y respaldo de Chávez y sus arrodillados diputados secuestrando dos grupos más de civiles: uno en Nariño y otro en Nuquí, Chocó, y se ha descubierto que hay más de seiscientos venezolanos secuestrados en Colombia, sin que su presidente Chávez haya hecho nada por liberarlos. Al contrario, está financiando a sus secuestradores, según dice el doctor Fernando Lodoño en su columna que Chávez y Kichner pagaron por la entrega de Clara y Consuelo.

El Ejército venezolano no debe estar muy contento con su coronel presidente, cuando lo compara con la guerrilla, diciendo que las Farc son un ejército. ¿Ejército de narcos y secuestradores? ¿Ejército de asesinos y torturadores de civiles inocentes y destructores de iglesias y escuelas?

El Chavo, como lo llama don Rafael Uribe, está repitiendo sus errores sin escarmentar, como el suicida de la televisión. Al menos eso creyó Alfredo, el del cuento, que uno fuera tan imbécil que se podía suicidar dos veces en un día. Eso "fue que se le chispotió".

ÑAPA. Me faltó espacio para decirles lo que pienso de la senadora Piedad Córdoba. Creo que ante sus compañeros en el Congreso deberá responder por alta traición. La vimos por TV aplaudir a Chávez, insultando a Colombia y a nuestro Presidente. No hay derecho que a punto de nalgazos se cuadre para la foto, aprovechando el dolor del secuestro ajeno. Venezolanos y colombianos estamos hartos de los gallinazos que viven a costa del dolor de los demás.

rtamayo@une.net.co