<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Hace diez años Colombia llevó al poder a Uribe
  • Hace diez años Colombia llevó al poder a Uribe
POR ÁREA ACTUALIDAD | Publicado el 25 de mayo de 2012

El 26 de mayo de 2002 hace 10 años, Álvaro Uribe Vélez fue elegido Presidente de la República, en un momento crucial para el país, donde reinaba la desesperanza y la angustia por la inseguridad y la violencia que azotaban el territorio nacional.

En una pequeña oficina prestada, ubicada en la Autopista Sur, en Medellín, comenzó a gestarse, en 2001, ese sueño.

Con un computador, un teléfono y un fax, Any Vásquez fue quien acompañó al entonces exgobernador de Antioquia y exsenador en su propósito de convertirse en el siguiente Presidente.

"A él solo lo conocían en Antioquia. Lo llamaban mucho de las universidades y de las Cámaras de Comercio a dictar conferencias, pero aún no tenía el reconocimiento que alcanzó luego", cuenta esta comunicadora, quien fue su consejera para las Regiones.

Para Vásquez, es claro que las declaraciones polémicas y contundentes a través de los medios de comunicación, fue lo que elevó su popularidad.

La sensación generalizada de inseguridad y el fracaso de los diálogos de paz con las Farc, en el Caguán, que tuvo como detonante el secuestro de Íngrid Betancourt , sumado al discurso franco del entonces candidato presidencial, marcaron el ascenso de Uribe en las encuestas, en febrero de 2002.

"Lo recuerdo claramente, fue luego de unas declaraciones en las que él dijo que al día siguiente de su posesión acabaría con la zona de distensión, cuando su popularidad comenzó a crecer", cuenta Any.

El empresario Fabio Echeverry, otro de los escuderos de Uribe en su ascenso a la Presidencia, recuerda que "el 28 de diciembre de 2001 cuando recibí una encuesta donde pasaba del 4 por ciento al 10 por ciento de favorabilidad, ahí descubrí que estábamos acercándonos".

Para el hombre que gerenció la campaña presidencial, la seguridad y claridad de los planteamientos de Uribe y su personalidad arrolladora lo llevaron a la Casa de Nariño.