<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Hallan dos genes de la violencia extrema
  • Hallan dos genes de la violencia extrema | Varios grupos de investigación buscan la relación entre criminalidad y genética, con resultados mixtos. FOTO CORTESÍA B. C. UNIVERSITY
    Hallan dos genes de la violencia extrema | Varios grupos de investigación buscan la relación entre criminalidad y genética, con resultados mixtos. FOTO CORTESÍA B. C. UNIVERSITY
POR RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ | Publicado el 28 de octubre de 2014

Una prueba más de la relación genética y criminalidad fue presentada ayer en Molecular Psychiatry: dos genes relacionados con la violencia extrema.

Sí, dos genes que responden, de acuerdo con el estudio publicado, por el 5 al 10% de los crímenes violentos en Finlandia. Estos incluyen el homicidio repetido o el intento de homicidio.

La mayoría de los crímenes violentos son cometidos por un pequeño grupo de antisociales, criminales reincidentes. Estudios previos habían relacionado una variante del gen oxidasa monoamina (MAOA) con criminalidad. Este contribuye a una disminución del reciclaje del neurotransmisor dopamina.

Fue por eso que en un momento se le denominó gen guerrero, explicaron los investigadores en el artículo, pero diferentes estudios arrojaron resultados contradictorios.

En la nueva investigación Jari Tiihonen y colegas analizaron los genes de 895 finlandeses hallados responsables de conducta criminal y los clasificaron por los crímenes cometidos, desde los delitos no violentos como las drogas o el robo en propiedades, a los más violentos (10 o más crímenes violentos, considerando varios grados de homicidios y agresiones).

Los 16 investigadores hallaron un posible vínculo entre el MAOA y los delitos violentos, con la asociación más fuerte en el grupo de los más violentos de todos.

Con análisis adicionales identificaron también una variante del gen CDH13, involucrado en la conectividad de las neuronas, que está relacionada con el control de los impulsos en criminales extremadamente violentos.

Al comparar con otros no violentos no se observaron esas variantes, indicando que deben estar relacionadas específicamente con el comportamiento violento.

Los autores sugirieron también que el bajo reciclaje de dopamina asociado con el genotipo MAOA puede derivar en niveles más altos de agresión durante la intoxicación, aumentando el riesgo de una conducta violenta.