<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
La amenaza aún vive en las comunas
Paula López | Publicado el 02 de octubre de 2008
La presión de los grupos armados ilegales todavía convive en los barrios de Medellín.

Así lo han hecho saber algunas instituciones de derechos humanos que registran un incremento del desplazamiento este año en el país, y un recrudecimiento del destierro intraurbano como consecuencia de la amenaza.

Según la Personería de Medellín, entre enero y julio 31 de este año, 863 personas han declarado ser víctimas de desplazamiento intraurbano (195 familias), aunque no todos los casos son de 2008.

Incluso se han recibido declaraciones de personas que fueron desplazadas en 2004. Pero como van las cifras, el fenómeno superará las de 2007, cuando se registraron 1.069 desplazados en la ciudad.

El número de personas que dicen haber huido de sus barrios este año asciende a 450, unos 115 hogares.

Los sitios donde la problemática está en aumento son las comunas 13 y 1 (barrios San Javier, 20 de julio y los Populares), de donde sólo este año se han registrado como víctimas de la violencia 168 y 122 personas respectivamente.

Santo Domingo, el Popular, 20 de julio, San Javier, Belencito, Blanquizal y El Salado siguen siendo los mayores expulsores. Y los barrios receptores son Robledo, Castilla, el mismo Popular, Caicedo y Moravia.

Jorge Ceballos, coordinador de la Unidad de Derechos Humanos de la Personería, cuenta que las razones de las personas para salir de sus barrios "son las amenazas, el miedo o la violencia en el sector".

De hecho al enumerar los grupos que obligan al destierro, las víctimas hablan de "los paramilitares, un grupo armado no identificado, la guerrilla (en el caso de Santa Elena, de donde se han desplazado 25 personas este año) y delincuencia común. También mencionan la banda La Terraza, como principal expulsora en el Popular.

Jesús María Ramírez, secretario de Gobierno de Medellín, señala que en las declaraciones las personas mencionan como fuentes de amenaza "a grupos que ya no existen -caso La Terraza, bloque Metro, Cacique Nutibara, Farc o Eln- y que generalmente son grupos o personas de la delincuencia común que se ponen cualquier nombre, en los casos donde la amenaza es real", advierte el funcionario.

"Nosotros recibimos con precaución esas cifras, porque son la suma de denuncias recibidas y éstas son el primer paso para el reconocimiento como desplazado", asegura.

Además, explica el Secretario, "nos hemos encontrado que se habla de desplazamiento intraurbano para conductas muy disímiles, como conflictos vecinales o familiares que originan el desplazamiento de una familia de un barrio a otro".

También hay casos, sigue el Secretario de Gobierno, en los que las personas recurren a esta declaratoria para resolver sus problemas económicos.

Sin embargo, cuando las declaraciones son reales, la Alcaldía y la red de instituciones "nos hacemos cargo, protegiendo tanto a la persona como a sus bienes cuando huyen del barrio", puntualiza Ramírez.