<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
La arquitectura ha transformado a Medellín
Jaime Sarmiento* | Publicado el 20 de mayo de 2011
En los últimos años Medellín se ha convertido en un ejemplo paradigmático de la arquitectura mundial. Esto, al grado de haber sido designada el año pasado como sede de la VII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, en la cual concursan las principales obras recientes de los países de América Latina junto con España y Portugal.

A diferencia de las versiones anteriores, es la primera vez que una ciudad que no es capital ha sido seleccionada como sede central. Tal mérito se debe a la gran transformación que ha tenido en los últimos años, promovida por sus recientes administraciones, que han logrado transformar territorios hostiles en lugares de peregrinación de curiosos y especialistas venidos de muy diversos lugares.

Una década atrás hubiese sido impensable imaginar a los Reyes de España inaugurando una biblioteca, en el que entonces era el barrio más inseguro de la ciudad más insegura de América Latina.

El cambio se comenzó al erradicar la violencia a través de la educación, y con el lema "Medellín la más educada", se remodelaron y construyeron nuevas escuelas, se erigieron imponentes parques bibliotecas en las zonas más conflictivas, de tal manera que los focos de violencia se fueron transformando en espacios de convivencia para la comunidad.

Esta labor ha resultado ser un laboratorio de experimentación social que ha modificado el comportamiento general de los ciudadanos. Los índices de criminalidad se redujeron considerablemente, lo que nos lleva a pensar que detrás de una adecuada gestión la arquitectura puede ayudar a cambiar el comportamiento de la gente.

Es emocionante ver cómo los niños de las comunas más pobres, alejados temporalmente de los problemas familiares y los riesgos de la calle, encuentran resguardo en estos centros donde pueden acceder al conocimiento a través de los libros o el internet y al juego o a la alimentación. Así que los nuevos edificios extienden ahora su influjo sobre los vecindarios, creando nuevas redes físicas -calles-, y sociales -vecindario-, que se extienden y arraigan cual si fuesen las raíces de los árboles. El experimento de las bibliotecas y las escuelas se extiende incipientemente a las viviendas de interés social en altura y próximamente, a las guarderías infantiles. El motor dinamizador ha alcanzado también los centros deportivos de los recientes Juegos Suramericanos. Es destacable que la mayoría de estas obras han surgido a través de concursos públicos, generando excelencia en los diseños.

Algunas de ellas han traspasado las fronteras porque han obtenido menciones y reconocimientos nacionales e internacionales, como la Biblioteca España y el Colegio en Santo Domingo Savio, premios de la VI Bienal Iberoamericana y de la Bienal Colombiana de Arquitectura 2010, respectivamente; el Parque Explora, Premio Nacional de Arquitectura 2009; el Orquideorama del Jardín Botánico o los reacondicionamientos de los Coliseos y Piscinas de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot. Este modelo político de transformación social y físico ha tenido tal impacto positivo que comienza a exportarse a otros países como en algunas favelas brasileras o zonas de extrarradio en ciudades mejicanas agobiadas por la delincuencia. Como se ha mencionado "la arquitectura no puede cambiar el mundo, pero puede hacerlo mejor".

*PhD Arquitecto