<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
MÁS CAPITALISMO
  • MÁS CAPITALISMO |
    MÁS CAPITALISMO |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 25 de diciembre de 2013

A mediados de los años ochenta, un conocido quiso montar una pizzería en la ciudad de Bucaramanga. El día en que inauguró el restaurante lo visitaron dos hombres, haciendo muchas preguntas sobre su negocio. Al final, le advirtieron: "Nosotros somos los pizzeros de la ciudad y usted no puede trabajar en este barrio, debe ir a donde le digamos, si no lo hace, somos capaces de obligar a que nadie le venda queso para sus pizzas". En efecto, los personajes representaban a la pizzería más grande de Bucaramanga, mi conocido tuvo que resignarse a montar su negocio en un lugar poco atractivo de la ciudad, señalado por los dos hombres.

Esta es solo una anécdota de una tragedia vieja de la sociedad colombiana: la ausencia de capitalismo. Ya sé, ya sé, la palabra ha sido tan denigrado en los últimos años que casi parece un insulto. Pero no lo es. Todo lo contrario, es más capitalismo lo que necesita Colombia. Por supuesto, esto supone que en nuestro país no funciona un sistema económico realmente capitalista. Sino, más bien, una economía de rentistas, latifundios y monopolios.

La competencia está coartada por la influencia política y sin ella, la innovación y la productividad son casi imposibles de incentivar ¿para qué mejorar un proceso industrial que reduciría los costos de producción de un producto cuando se puede, por mucho menos, comprar un congresista que mantenga privilegios y subsidios?

Por eso no sorprende la poca innovación que acompaña el desarrollo económico en el país: Colombia ha registrado menos de trescientas patentes en los últimos veinte años. En 2012 fueron 12, mientras Chile registró 37 y Brasil 196. Tampoco es extraño que Colombia ocupe el puesto 89 en el Índice de Libertad Económica de 2013.

El capitalismo es un sistema de iniciativa individual libre, en el que las relaciones económicas y sociales se regulan por unas reglas claras de igualdad; en las que los hombres se comprometen como agentes libres, pero respetuosos en la búsqueda de su sustento. Está determinado por la competencia, por el ideal liberal de que los logros son un asunto de mérito, no de cuna, ni de influencia política.

Colombia necesita reformas reales y profundas que incentiven la competencia libre y garanticen una arena de acción igualitaria para el desarrollo económico. El país necesita más capitalismo, pero del verdadero capitalismo.

Tuit: Las vías colombianas son su mejor ejemplo de nuestros peores vicios: corrupción política, favoritismo sectorial y desidia estatal.