<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
No es ficción: Farc y el Eln atacan en Arauca y huyen a Venezuela
  • No es ficción: Farc y el Eln atacan en Arauca y huyen a Venezuela | Desde el municipio de Arauca, todos los días salen canoas hacia El Amparo en Venezuela. Según las denuncias, en ese poblado se esconden las guerrillas de las Farc y del Eln. FOTO JAIME PÉREZ
    No es ficción: Farc y el Eln atacan en Arauca y huyen a Venezuela | Desde el municipio de Arauca, todos los días salen canoas hacia El Amparo en Venezuela. Según las denuncias, en ese poblado se esconden las guerrillas de las Farc y del Eln. FOTO JAIME PÉREZ
Por JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 25 de marzo de 2012

Por las fronteras porosas de las llanuras y montañas de Arauca, están las huellas de alias "Grannobles" de las Farc y alias "Pablito" del Eln, quienes desde Venezuela conducen las filas guerrilleras que cruzan al territorio nacional para atacar a la Fuerza Pública y luego huir al país vecino.

Pobladores, autoridades e Inteligencia Militar, le relataron a EL COLOMBIANO cómo las condiciones de este rincón del país, uno de los 10 sitios donde las Farc libran su mayor escalada violenta, juegan a favor de los subversivos, que se mueven con el amparo de la Guardia Venezolana.

La guerra en Arauca
El paso silencioso del río Arauca es interrumpido constantemente por las canoas que surcan su extenso y manso caudal, y de vez en cuando, por la "tonina", uno de los delfines rosados que salta en medio de estas aguas ocres en la canícula de las dos de la tarde.

Aquellas inmensas embarcaciones van y vuelven desde las 6 de la mañana hasta el ocaso, justo cuando el sol tiñe de oro el río Arauca. La invensible (sic), uno de los barcos más viejos, lleva los pasajeros desde la orilla colombiana hasta la rivera de El Amparo, la primera localidad venezolana en la que los colombianos van a comprar "toneles" de arroz, azúcar, implementos de aseo, gasolina y hasta electrodomésticos. Artículos que se consiguen en Colombia, pero que del lado venezolano son más "baratos" y que se comercializan por las calles de Arauca.

El Amparo es un pequeño pueblo venezolano limítrofe con Colombia y separado por el río Arauca, de casas coloridas y árboles frondosos donde la gente se sienta a apaciguar el calor. Al llegar a su orilla llena de costales con arena, la Guardia de Venezuela pregunta a qué van y con quién.

Si se cuenta con suerte, y con bolívares para entregarles a las autoridades venezolanas, se puede pasar tranquilo. De lo contrario, tomar las lanchas de regreso a Colombia es la mejor opción, cuando de la seguridad personal se trata.

Guerrilla en la frontera
Más allá del comercio ilegal y el contrabando que se vive en la frontera, los habitantes de Arauca cuentan que en El Amparo, los guerrilleros de las Farc, el Eln y los llamados "boliches", (guerrilleros venezolanos), están en las calles sin uniformes. Las armas, dicen, muchas veces son escondidas en las mismas bodegas donde guardan los alimentos, y muchos de los guerrilleros pasan como ciudadanos venezolanos, pues consiguen hasta documentos de ese país.

"Por eso es que la Guardia (venezolana) está tan pendiente. Si va a pasar con cámaras no lo dejan y ellos les avisan a los guerrilleros. Cuando es desconocido, lo abordan y lo dejan allá un buen rato para saber quién es usted. Conviven todos tranquilos: los guardias y los guerrilleros", relató un arauqueño. Los residentes de los alrededores del Paso de las Canoas, y de otros barrios de Arauca, explicaron que en muchas ocasiones "los guerrilleros pasan en lancha, asesinan a alguien y se regresan tranquilos. No los persiguen. Hace dos meses mataron acá en el Paso a dos infantes de marina y se devolvieron tranquilitos".

Además de los asesinatos, se dan extorsiones y hasta secuestros. "La vez pasada se llevaron una señora para allá. La tuvieron ahí no más hasta que pagaron una platica", cuentan.

Fuentes de Inteligencia Militar aseguraron que las Farc y el Eln sí "se escampan en territorio venezolano". Informaciones que apuntan a que jefes guerrilleros como alias Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía , alias "Pablito", del Eln, está ubicado en la localidad de Elorza.

"Tenemos las posiciones de cabecillas como Germán Briceño Suárez , alias 'Grannobles' y alias 'Rafael', que se esconden entre Guadualito, Alto Apure, San Fernando Apure, Nula y Puerto Contreras, siempre en Venezuela. Sabemos también que 'Timochenko' se movió hacia la localidad de Machiques (Zulia)".

Pero no solo en El Amparo se refugian los subversivos. En La Victoria, frontera con Arauquita, dicen que es el centro de operaciones del Eln y en Cravo Norte (Arauca) las guerrillas hacen de las suyas para quedarse en esa zona. En las veredas Monserrate y Clarinetero de Arauca, y por el camino a Cinaruco en Cravo Norte, la presencia subversiva es fuerte y cometen acciones para luego trasladarse hasta Venezuela.

Los investigadores de inteligencia aseguraron que una de las pruebas más recientes de la presencia de guerrilleros en el vecino país fue la captura en Caracas de William Alberto Asprilla , alias 'Marquetaliano'.

"Lo traicionaron los mismos de las Farc porque ya no querían mantenerlo como jubilado y porque no era combatiente. Lo veían como un estorbo".

Habitantes de Arauquita, indicaron a EL COLOMBIANO, que en las pasadas elecciones los colombianos que se encontraban en La Victoria y que iban a votar fueron detenidos por los 'elenos', quienes les dijeron que si regalaban el voto "allá se las verían".

Otros cuentan que guerrilleros del Eln dispararon desde la frontera venezolana contra la canoa en la que se desplazaban "porque dijeron que votarían en blanco o por otros candidatos".

Pero la connivencia de las guerrillas en territorio venezolano ya ha comenzado a tener sus primeros inconvenientes. Los investigadores señalaron que pese a que en el 2009 las Farc y el Eln sellaron un pacto de no agresión, en territorios como El Amparo han comenzado a disputarse la zona, "lo que ha dejado ya varios muertos".

El panorama de las fronteras para las guerrillas ha cambiado. Residentes a lo largo de la frontera colombo-venezolana afirmaron que en este corredor se han presentado muchos asesinatos, se ha vuelto a presentar el desplazamiento y desde "Apure y Táchira realizan acciones armadas y la población civil las vive a diario".

Razón por la cual Joel, canoero que por más de 25 años se ha ganado el pan remando de orilla a orilla, trata de no mantenerse muy visible en la frontera. Aseguró que prefiere "perder un viajecito a quedar muerto en medio de una balacera".

"Tenemos el control"
Ninguna de las autoridades civiles o militares quiso referirse al tema de las guerrillas en Venezuela. En la Brigada 18 del Ejército, afirmaron que esos temas son manejados desde la Presidencia de la República o en el Ministerio de Defensa.

Sin embargo, el comandante de la Policía de Arauca, Wilson Bravo Cárdenas , explicó que dentro del territorio nacional se realizan controles policiales a diario. "Tenemos la situación controlada. Mantenemos constantes operativos para detectar situaciones anómalas que afecten a la población civil".

Muchos de estos operativos urbanos han sido coordinados con el Ejército Nacional y han arrojado resultados como la captura de un menor de edad, hace una semana, en el barrio Flor de mi Llano (Arauca), junto a la Brigada 18, que según fuentes de esa jurisdicción militar, "realizaba inteligencia de las Farc para hacer algunos atentados".

Estas labores de vigilancia y control se reforzaron luego de la captura de alias "Misael", segundo al mando del frente 10 de las Farc, quien tuvo que ser trasladado a Bogotá tras su intento de fuga del hospital y el fallido intento de rescate por parte de las Farc.

Martín Sandoval , secretario de Gobierno de Arauquita, una de las poblaciones más afectadas, indicó que "una frontera tan larga es muy vulnerable, ni las autoridades colombianas ni venezolanas pueden tener el control. Es normal que las guerrillas pasen de un lado a otro por falta de control". Según Sandoval, las fronteras "son un escampadero para evadir la presión militar. Los campesinos no se atreven a denunciar".

No obstante, el Secretario de Gobierno señaló que en las fronteras se vive un dinamismo que ha integrado a los dos países, "no solo en lo comercial, sino también en lo cultural".

El viejo conflicto
El sacerdote Luis Fernando Millán , párroco de Arauquita, aseveró que el descubrimiento del petróleo en el departamento es sinónimo de progreso, pero fue el que llevó el conflicto a esa región.

Dijo el sacerdote que por ser productor de petróleo comenzaron a llegar los primeros grupos armados ilegales, como el Eln, en búsqueda del "oro negro". "Pero detrás de ellos llegaron las Farc y comenzaron las disputas. Mientras el Estado buscaba proteger solo el tubo, ellos se fortalecieron en los territorios".

Esas disputas entre Farc y Eln, sumada a la llegada de los paramilitares en el año 2000, le dejaron al departamento de Arauca más de 2.000 muertos según datos de la secretaría de Gobierno y más de 52 mil campesinos desplazados.

Además de esto, el conflicto armado ha dejado a Arauca como uno de los municipios con más minas antipersonal sembradas en sus veredas, por eso claman al Gobierno un desminado urgente para que los labriegos empiecen a retornar.

Según datos de el Plan Integral de Acción contra las Minas Antipersonal, estos artefactos explosivos han dejado en Arauca 630 víctimas. "Necesitamos que miren al departamento. Es necesario quitar los artefactos explosivos que siguen en los campos y que nos han hecho tanto daño", pidió Sandoval.

Un nuevo día
El canoero Joel afirmó que prefiere no hablar del conflicto armado que le quitó a dos seres queridos. "Eso es cosa del pasado". Entre tanto se sienta a ver pasar las aguas tranquilas del río Arauca. Mete sus pies morenos en el agua y se queda lelo. Busca las explicaciones en las ondas de agua.

Sus cavilaciones son interrumpidas por el grito de un pequeño que lleva en sus bolsillos pesos colombianos y bolívares para devolver a quien solicita los servicios de la canoa. "Ve hasta la otra orilla para que traigas unos pasajeros", le dice el niño, encargado de cobrar el pasaje en el Paso de las Canoas, donde cada día le hacen el quite a la violencia y se rebuscan el sustento más de 25 canoeros, desde el amanecer hasta que el sol se esconde en las llanuras arauqueñas.