<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
REFRESCANDO LA MEMORIA
  • REFRESCANDO LA MEMORIA |
    REFRESCANDO LA MEMORIA |
Por ALEJO VARGAS VELÁSQUEZ | Publicado el 11 de octubre de 2014

En los últimos días se han generado debates señalando que el actual Gobierno está haciendo cosas novedosas -algunos insinúan que son indebidas- en función de las conversaciones para terminar el conflicto armado. Lo que se evidencia son episodios de "memoria selectiva", se olvidan, por algunos de los anteriores presidentes y sus amigos, de aquello que ahora no quieren recordar.

Lo real es que los últimos nueve gobiernos -siete presidentes a partir de Belisario Betancur - han hecho esfuerzos para lograr una solución concertada al conflicto armado interno, lo cual concuerda con el mandato constitucional, solo que a unos les ha funcionado y a otros no, por diversas circunstancias, pero todos han intentado pactar la paz con la guerrilla.

Belisario Betancur (1982-1986) fue el pionero en intentar esta salida concertada y logró con las Farc los Acuerdos de La Uribe en los cuales se acordó, entre otras cosas, una tregua bilateral, la creación de la Unión Patriótica como mecanismo político para iniciar la transición de las Farc de las armas a la política y esto acompañado de unas reformas políticas, entre ellas la elección popular de alcaldes.

Luego Virgilio Barco va a formular la política pública denominada "Iniciativa para la Paz", con la cual se logra concretar y culminar acuerdos con las guerrillas del M-19, el EPL, el Quintín Lame y el PRT, en un contexto de cambios internacionales -terminación de la guerra fría- y de fuerte confrontación interna con los carteles del narcotráfico y que va a concluir en la Constituyente de 1991.

César Gaviria continúa con las políticas del anterior gobierno y culmina los procesos de conversaciones en curso; posteriormente y con la política del gobierno Barco va a lograr la desmovilización de la Corriente de Renovación Socialista y la primera desmovilización de los grupos paramilitares de Fidel Castaño y del Magdalena Medio. Igualmente intenta conversaciones, que no fructifican, con la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, que agrupaba a las Farc, el ELN y el sector minoritario del EPL, en Caracas y Tlaxcala.

Ernesto Samper intentó conversaciones con las Farc despejando el municipio de La Uribe, Meta, pero no se concretaron. Hubo acercamientos con el ELN, reconociendo como voceros a "Francisco Galán" y "Felipe Torres", presos de esta organización, se concretaron algunos acuerdos humanitarios para liberar niños y en relación con la presencia de la Comisión de Encuesta -mecanismo del Protocolo I de los Convenios de Ginebra, aplicable a conflictos internos armados-, luego la firma del Pre-Acuerdo del Palacio de Viana en Madrid y finalmente el Encuentro de Maguncia, Alemania, con un grupo representativo de personas de la sociedad civil.

Andrés Pastrana, luego de la reunión en medio de la campaña presidencial entre un delegado suyo y "Manuel Marulanda", jefe de las Farc, se comprometió a hacer la zona de despeje en el Caguán e iniciar diálogos con esta guerrilla, que desafortunadamente para el país, no terminaron positivamente. Igualmente hubo intentos con el ELN que nunca lograron consolidarse, entre otras razones porque esa no era la prioridad para este Gobierno.

Álvaro Uribe puso el acento en la desmovilización de los grupos paramilitares; en buscar la liberación de los secuestrados por las Farc -militares, policiales y políticos- incluyendo ofertas de zonas de distensión para ese propósito, la liberación presidencial del líder de las Farc "Rodrigo Granda" a solicitud del presidente de Francia Sarkozy, pero el resultado fue agridulce; inició conversaciones con el ELN que incluyeron la traída desde Caracas a Casa de Paz en Medellín de "Antonio García" del ELN, con autorización presidencial y casi dos años de conversaciones en La Habana con esta guerrilla, con el apoyo de Cuba como país huésped de las mismas y Venezuela como país encargado de transportar a los miembros del ELN; lamentablemente con la crisis andina de fines del 2007 estas conversaciones quedaron suspendidas.

Juan Manuel Santos, inició un proceso de conversaciones con las Farc en La Habana, precedido de una fase secreta de pre-negociación, y hasta el momento las mismas avanzan promisoriamente. Con el ELN se está en la fase de prenegociación y se espera que en las próximas semanas se formalicen las mismas y la terminación del conflicto armado interno sea una realidad.