<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Universidad Nacional propone diseños carcelarios para resocialización
  • Universidad Nacional propone diseños carcelarios para resocialización |
    Universidad Nacional propone diseños carcelarios para resocialización |
Colprensa | Publicado el 22 de marzo de 2014

Frente a la emergencia carcelaria decretada por el Gobierno en 2013, la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios firmó un convenio con la Universidad Nacional para formular soluciones al problema de hacinamiento en las cárceles.

En ese sentido, Pablo Abril, profesor de la facultad de artes de la Universidad, indicó que la propuesta del estudio fue diseñar nueve sectores penitenciarios de mediana seguridad para dar alivio a las condiciones de hacinamiento en la que viven al rededor de 6 mil 300 internos en el país, y que estarían diseñados para generar la resocialización.

“Esa infraestructura puede favorecer los programas de resocialización, y lo que hizo la Universidad fue tomar el nuevo código penitenciario para aplicarlo al diseño de los centros penitenciarios”, explicó Abril.

En el marco del seminario internacional Una ventana al mundo de la reclusión, que culminó este viernes en el Museo Nacional de Bogotá, se presentaron varios conferencistas de distintos países, quienes aportaron experiencias aplicables en Colombia para afrontar los problemas en las cárceles y evitar que estas se sigan llenando.

El académico, quien dio a conocer las propuestas en el seminario, dijo que los proyectos fueron presentados al Gobierno y los cuales “a nuestro juicio debe ser un cupo carcelario, cuyo eje central sea la rehabilitación de los presos”.

Agregó que en el proceso de los proyectos “ya se iniciaron tres obras en Tuluá, Buga y Espinal”, que están bajo esa idea de arquitectura para la rehabilitación.

Sin embargo, aclaró que el diseño de estos centros no son el único eje para lograr que los presos se rehabilite, y aclaró que el Gobierno debe apoyar con políticas de educación, trabajo y convivencia.

Además, resaltó que en el proceso de estudio, participaron cerca de 80 arquitectos y más de 100 profesionales de la ingeniería, y que culminó con la publicación del libro Nueve lugares para habitar y resocializar.

Explicó también que el diseño de las nuevas cárceles integra “espacios para el tiempo libre, estudio, trabajo, reflexión personal, atención psicológica, entre otros”.

Durante uno de los foros con expertos internacionales, se habló de que la necesidad del sistema penitenciario en el país es la de invertir más en programas penitenciarios que busquen la educación de los presos, políticas de Estado que permitan que estos vuelvan a la vida social con oportunidades de empleo, y evitar así que quienes han quedado en libertad regresen a la cárcel.

Por su parte, la directora de la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (USPC), María del Pilar Bahamón, destacó que en el propósito de bajar los índices de hacinamiento en las cárceles del país se debe apoyar la resocialización y mejorar las condiciones de infraestructura.