<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Netanyahu choca con su historia

  • El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, fue el primer político nacido después de la creación del Estado en llegar a ese cargo. También es el que más ha durado en el poder. FOTO AFP
    El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, fue el primer político nacido después de la creación del Estado en llegar a ese cargo. También es el que más ha durado en el poder. FOTO AFP
Por Juliana gil gutiérrez | Publicado el 22 de noviembre de 2019
120

diputados tiene el Parlamento de Israel, conocido como el Knéset.

en definitiva

Tras diez años en el poder, el primer ministro de Israel enfrenta la mayor crisis de su carrera. El país está acéfalo y tendrá semanas decisivas para definir si tendrá un nuevo gobierno.

En los 71 años de historia del Estado de Israel jamás un primer ministro había sido imputado por corrupción. Hasta ayer, cuando la Fiscalía General presentó cargos contra Benjamín Netanyahu por los delitos de cohecho y fraude en tres casos abiertos en 2015. Desde comienzos de este año, cuando Netanyahu estaba en campaña, ya se escuchaban los señalamientos, pero solo la decisión del ente acusador oficializó el proceso.

El país tuvo dos golpes en un mismo día. Horas antes de que el fiscal general, Avichai Mandelblit, imputara a Netanyahu, se confirmó que su opositor Benny Gantz no pudo formar gobierno, a pesar de que se estudió la posibilidad de que ambos se unieran. Así, el político de 70 años, quien suma una década en el poder está cada vez más cerca de dejar el cargo.

Según la jurisprudencia, Netanyahu no está obligado a renunciar hasta que haya una sentencia en firme, pero tiene todo en contra. En lo judicial, la imputación abre la puerta a un juicio formal. En lo político, el Parlamento tiene tres semanas para encontrar a su sucesor. Si no lo logran, se convocaría, por tercera vez en este año, a elecciones generales.

El arma de Netanyahu es su cargo. Como lo explica el experto en temas de Medio Oriente de la Universidad del Norte, Janiel Melamed, de momento el bloqueo le favorece porque sigue en el Gobierno hasta que alguien lo reemplace. Pero, en el largo plazo, podría ser desgastante en la medida en que tantos comicios terminan socavando las bases de los electores.

Gobierno sin salida

Israel suma dos elecciones este año. La primera, en abril, cuando tanto el Likud (de Netanyahu) y Azul y Blanco (de Gantz) consiguieron 35 curules en el Parlamento. En ese momento el presidente Reuven Rivlin encargó a Netanyahu la tarea de formar gobierno, pero para finales de mayo fracasó en el intento, se disolvió el legislativo y convocaron a nuevos comicios.

En la segunda, en septiembre, el panorama empeoró. Azul y Blanco obtuvo 33 y el Likud 32, mientras el resto de las curules se distribuyeron en colectividades minoritarias. Con ese resultado fue Gantz quien recibió el encargo de formar gobierno. En ambas ocasiones, para liderar, Gantz y Netanyahu necesitaban de los escaños del otro a su favor, pero las negociaciones se frenaron.

Con el fracaso, Israel entra en un bloqueo político de tres semanas durante el que el Parlamento debe buscar entre sus diputados a una persona que cuente con el apoyo de al menos 61 legisladores para formar gobierno, sin importar el partido al que pertenezca. Si no lo logran, nuevamente convocarían a elecciones para un plazo máximo de tres meses.

El maestro en estudios de Medio Oriente, Sebastián Brizneda, recuerda que mientras Netanyahu esté en el poder tiene inmunidad jurídica, “uno de los motivos por los que ha buscado mantenerse”. Para Brizneda, tres factores miden su desgaste: el tiempo, los escándalos de corrupción y las alianzas con los partidos más conservadores y religiosos del país. Nada más sus promesas de campaña fueron la supremacía del sionismo y a la anexión a Cisjordania.

El aliado de Trump

Nunca antes Israel tuvo un bloqueo político de esta magnitud, menos en un escenario en el que el primer ministro en funciones se enfrenta a la justicia. El antecesor de Netanyahu –Ehud Ólmert, del partido Kadima– renunció al cargo antes de que estallarán escándalos de corrupción en su contra. Pero quien hoy es la cabeza del país promete mantenerse firme, tal como lo anunció ayer.

“Es un intento de golpe de Estado con falsas pretensiones y en el proceso de investigaciones sucias y trágicas. Un juicio diseñado para derrocar a un primer ministro titular, yo”, dijo. Él, quien es el único primer ministro nacido después de la creación del Estado de Israel y que participó como militar en dos guerras en Gaza, tiene una particularidad: es la mano derecha de Trump en Medio Oriente.

Justamente el martes, cuando el reloj avanzaba marcando el fin del plazo para formar gobierno, Trump reconoció como legítimas las colonias israelíes en territorio palestino. En diciembre de 2017 fue el primer país (y el único) en considerar a Jerusalén como capital de Israel y en mayo del siguiente año trasladó la embajada a esa ciudad.

En campaña Netanyahu hizo propaganda con fotos suyas junto a Trump y aún publica imágenes a su lado en redes sociales, una estrategia que pierde fuerza mientras la justicia y los electores marcan el nivel de un desgaste político que podría llevarlo al fin de su carrera.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Los procesos contra netanyahu

Son tres los procesos por los que le imputaron los delitos de cohecho y fraude a Benjamín Netanyahu. El primero es Bezeq, el caso 4.000, en el que presuntamente habría dado millones de dólares en beneficios al jefe del portal digital Walla, Shaul Elovitch, a cambio de favorecerlo en el cubrimiento de su gestión. El segundo lo vincula a él y a personas de su familia por posiblemente haber recibido sobornos cifrados en más de 200.000 dólares de varias personas. El último se conoce como Mediagate. En este, habría intentado tener un acuerdo con el dueño del periódico de mayor circulación Yediot Aharonot, Arnon Moses, para que dejara de publicar información en su contra.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista internacional, amante de los perros y orgullosa egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección