<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Captagón, el monstruo invisible de la guerra en Siria

  • Foto Stock
    Foto Stock
Por mariana escobar roldán | Publicado el 03 de diciembre de 2016
Infografía
Estado Islámico usa como droga el captagón
50

dólares puede llegar a costar una píldora de captagón en el sur de la Península Arábiga.

en definitiva

El tráfico del captagón desde Siria hacia el resto de Medio Oriente y África Oriental está poco tratado por las autoridades y requiere atención pata buscar una paz en ese país.

Captagón. Una droga sintética que lleva a la euforia; despista el hambre, la fatiga y el frío, y aumenta la fuerza y la destreza en escenarios como una batalla. Captagón. El estimulante que en Medio Oriente, sin hacer demasiado ruido, superó el número de incautaciones de los opiáceos. Captagón. La fuente perfecta de financiación para los actores del conflicto en Siria, y el narcótico de sus soldados y víctimas.

Su base, la fenetrilina, servía en la Alemania de 1961 como medicamento para niños con trastornos de atención. Pero más tardó en ser prohibido por su carácter adictivo y sus efectos sobre el sistema hepático, que en entrar al mercado negro con uso recreativo.

Los primeros en hacerlo fueron los búlgaros. El mundo se entibiaba con la caída del Muro de Berlín. En ese país exsoviético se desmantelaban las grandes empresas estatales, buena parte de ellas de la industria química y algunas, incluso, eran exportadoras de captagón.

Por la cooperación política y técnica entre Bulgaria y Siria, durante la Guerra Fría muchos sirios estudiaron química en Bulgaria y establecieron contactos que, si bien abrieron el mercado entre ambos países, también trazaron el camino del tráfico ilícito.

“Con una gran fuerza de trabajo técnicamente capacitada, y sin empleo, los químicos búlgaros se volcaron a fuentes ilegales pero lucrativas de financiación. La principal fue la de pastillas de captagón hacia Siria y el resto de Medio Oriente, por la ruta de Turquía”, detalla Bejamin Crabtree, experto en tráfico de drogas y crimen organizado.

Él elaboró una radiografía del comercio fluctuante de esta droga, luego de entrevistar a más de 20 agentes de la ley y con datos actualizados de incautaciones (ver infografía).

Entre los años noventa y comienzos de este siglo los centros de producción de captagón fueron Bulgaria y Turquía. Pero un incremento en los controles estatales trasladaron el negocio a Siria.

Siria entra al negocio

En ese país, según encontró Crabtree, el negocio se disparó en 2011, coincidiendo con el inicio del conflicto entre el régimen de Bashar al Asad, los rebeldes y demás actores locales y foráneos que se enfrentan con variados intereses.

Cuatro fenómenos hicieron de Siria un caldo de cultivo para el negocio del captagón: la ausencia de un Estado en zonas ocupadas por la oposición; la exigua veeduría nacional e internacional donde el Gobierno tiene presencia; la urgencia de hallar formas de financiación o de subsistencia en medio de un conflicto que dejó al 85,2 % de la población en la pobreza extrema, y un mercado creciente entre más de 10 millones de migrantes que huyen del conflicto.

Pese a las limitaciones para aplicar la ley en ese país y a las dificultades para recopilar la información oficial, el investigador halló que el número de incautaciones de la droga son incluso superiores a las de otros países de la región en mejores condiciones sociales. “Esto indica que el problema es mucho mayor de lo que se ve”, advierte. Solo en 2015 fueron incautados 24 millones de comprimidos en Siria (ver Informe).

Llama la atención que para otras drogas, como la heroína de origen afgano, la inestabilidad y el conflicto han tenido la trayectoria geográfica contraria: se ha ido de zonas de conflicto en Turquía y Siria.

Las redes de traficantes en Medio Oriente prefieren un entorno más estable. No obstante, los principales mercados de destino para el captagón son los países de la península arábiga, es más, los migrantes que intentan cruzan a Europa son un público, según detectó Crabtree.

El captagón, sin duda, es historia aparte.

La historia aparte

La producción y el tráfico de captagón se han convertido en una fuente perfecta de financiación para los actores del conflicto en Siria. La simplicidad y naturaleza móvil de las instalaciones de producción, y los conocimientos químicos limitados que se requieren, son ideales (ver Paréntesis).

Según detectó Crabtree en su investigación, la producción de una píldora ronda los 15 centavos de dólar, y es rentable, pese a que su precio en el mercado varía dependiendo del país: cuesta entre 5 y 10 dólares en Siria; hasta 29 dólares en Jordán, y 50 en el sur de la Península Arábiga.

Desde Siria, también ayuda la proximidad a los principales mercados de destino. Y se suma la creciente demanda dentro del país ofrece fuentes de ingresos altamente rentables con un bajo riesgo de interceptación, por las debilidades en la aplicación de la ley.

Ahora bien, en ese país no solo el crimen organizado se beneficia de este tráfico, sino actores estatales y no estatales disímiles (ver recuadro). Se destaca el Estado Islámico (EI), que no deja rastro de su participación en ese mercado.

“Ser vistos apoyando activamente el tráfico les significaría graves implicaciones en sus esfuerzos de propaganda”, destaca Sergio Moya, coordinador del Centro de Estudios de Medio Oriente, en Costa Rica. Agrega que el grupo deja ver esfuerzos ocasionales para demostrar que está contra el narcotráfico: en marzo de 2016 ejecutó a cinco traficantes y habría intentado destruir plantaciones de cannabis descubiertas en su territorio.

La teoría de Crabtree es que, por la caída de los precios del petróleo, los actores del conflicto en Siria necesitan acceder a fuentes nuevas y fácilmente explotables de financiación. El captagón cumple con ese propósito y tiene un efecto perverso: los soldados y rebeldes que la consumen se convierten en máquinas de guerra sin escrúpulos.

Pero hay más: “seis millones de migrantes sirios refugiados en países vecinos son una comunidad de riesgo para el consumo de drogas y actúan como mulas para pagar sus viajes a países europeos”, apunta el experto.

El captagón, por ejemplo, les quita el cansancio, la sed, y justo ahora, cuando se aproxima un crudo invierno en Medio Oriente, podría volverse elemento de necesidad.

En suma, hay una guerra, una droga y consumidores en todos los bandos. Lo que menos beneficia a los traficantes es que se asome la paz.

Una droga de guerra

En todos los países en conflicto de África y Medio Oriente donde ha estado Camilo Kuan, experto en salud pública y drogas, las anfetaminas son más comunes de lo que se cree. “En el norte de Siria, en la frontera con Turquía, en las zonas musulmanas de África, se cortan los alimentos, el suministro de gas y de agua. La gente siente miedo y debe hacer grandes desplazamientos, por lo que las drogas se vuelven el mejor amigo de los guerreros y de los sufrientes”, apunta.

De acuerdo con Hassan Turk, experto en Medio Oriente, los grandes movimientos de población, por las migraciones derivadas de conflictos armados, propician formas de transportar las drogas.

“Ahora es más fácil que antes. Entre migrantes y refugiados sirios hay inocentes, pero también terroristas y traficantes, que aprovechan una frontera muy débil con Turquía para movilizar un mercado negro que no percibimos”

Cuando se forme algún tipo de arreglo de paz en Siria será crucial desmantelar actividades ilícitas, como el captagón. Sin eso claro, concluye Crabtree, “el narcotráfico creará inestabilidad a largo plazo y actuará como un impedimento a la paz y al desarrollo”.

Sin una adecuada intervención de los gobiernos, el captagón seguirá siendo un monstruo invisible de Medio Oriente. Las consecuencias son indefinibles a largo plazo. Y Siria ya las sufre a diario.

Contexto de la Noticia

Paréntesis La producción es muy simple

El captagón se produce de manera clandestina y sencilla: solo se necesitan laboratorios caseros y precursores químicos. Si bien las sustancias base para fabricar esta droga son a menudo obtenidos directamente de un fabricante, los traficantes de anfetaminas también compran o roban grandes cantidades de medicamentos para la tos de las compañías farmacéuticas o farmacias que contienen
norefedrina u otros precursores similares.

Estas píldoras medicinales se reducen y se reutilizan en laboratorios clandestinos para crear píldoras de anfetaminas, como el captagón.

Los que están detrás del tráfico

Ejército Sirio Libre y Fuerzas Rebeldes Moderadas


No solo han usado, sino que se han beneficiado del tráfico de captagón, según se ha podido identificar en las incautaciones de la droga, que muestran trayectorias desde la provincia de Hatay, donde estos grupos rebeldes ejercen control.

Si bien esto no significa necesariamente una participación activa y directa en el mercado, de acuerdo con el grupo de investigación sobre crimen organizado Global Initiative, pero es muy probable: la droga proporciona una fuente fiable de financiación a estos actores, sobre todo cuando sus formas de sostenimiento más tradicionales, como el petróleo y la extorsión, proporcionan en la actualidad escasos retornos a los grupos en esta parte de Siria.

El régimen sirio

Si bien el vínculo directo entre el tráfico de drogas y el régimen no está del todo claro, Global Initiative evidencia que

varias de las grandes incautaciones realizadas en Turquía y Jordania, y las incautaciones marítimas frente a las costas de Libia, a partir de 2016, se encontraron en zonas de completo control por parte del régimen.

Además, la ausencia de hallazgos desde 2011 en el aeropuerto internacional de Damasco sugiere acuerdos entre traficantes y el régimen. Siria ha mantenido una fuerte economía ilícita durante muchos años. Y se pudo haber agravado por el alto desempleo oficial y la crisis económica: el producto interno bruto (PIB) se redujo en 15,4 % en solo cuatro años, hasta 55.800 millones de dólares en 2014.

Estado Islámico

La desaparecida oficina rusa contra el narcotráfico, FSKN, informó en 2014 que el grupo Estado Islámico percibió más de 1.000 millones de dólares en tráfico de drogas y producción de las mismas. Aunque no está claro si los terroristas son exportadores netos de drogas, para Global Initiative, definitivamente tiene una relación conflictiva con el narcotráfico.

Los combatientes muertos a menudo han sido descubiertos con bolsas de píldoras entre sus uniformes, que usan como una medicina de combate para hacer frente al trauma y también como sedante. Pero tienen una doble moral: los traficantes capturados dentro de su territorio, a menudo son ejecutados, según han mostrado en sus videos de propaganda terrorista.

INFORME ¿Cómo se mueve el captagón?

· Cuando los envíos se hacen por mar, van a través del Canal de Suez hasta los puertos en la Península Arábiga o en África Oriental. También, a través del sudeste de Turquía, hacia puertos en la costa mediterránea.

· Por tierra, hacia el sur, se mueve desde las zonas rebeldes de Siria hacia la frontera terrestre con Jordania.

· Por tierra, desde el oeste de Siria, sale a la Península Arábiga a través de Líbano.

· Hay pocas pruebas de que el captagón se traslade en grandes cantidades desde Siria directamente a Irak, por falta de seguridad territorial para un tráfico consistente.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección