<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las historias, el antídoto contra la xenofobia en Alemania

  • 1. Kristine Tauch, promotora del libro ¿Por qué estamos aquí? 2 y 3. Imágenes del libro. 19 ilustradores escucharon las historias de los refugiados las plasmaron en él. FOTO Robinson Sáenz
    1. Kristine Tauch, promotora del libro ¿Por qué estamos aquí? 2 y 3. Imágenes del libro. 19 ilustradores escucharon las historias de los refugiados las plasmaron en él. FOTO Robinson Sáenz
Por juan manuel flórez arias | Publicado el 14 de enero de 2019
en definitiva

La crisis de refugiados en Alemania, a la vez que alentar los movimientos nacionalistas, ha generado iniciativas ciudadanas como la de Tauch de acogerlos entendiendo sus relatos.

Cuando la guerra obliga a la huida, el lugar que se habita no es la única pérdida. Las cerca de 1 millón y medio de personas que, desde 2015, han llegado a Alemania provenientes de Países como Siria y Afganistán también han perdido, como explica la pedagoga alemana y experta en trabajo con migrantes Kristine Tauch, la capacidad de contar su propia historia.

La consecuencia de ese silencio de los refugiados, incluso en una Alemania que aún le teme al legado xenófobo del nacismo, ha sido el rechazo y la estigmatización. En 2017, por primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, un partido de extrema derecha volvió al parlamento alemán. Alternativa por Alemania (AfD), un movimiento político creado en 2013, obtuvo 12,6 % de los votos. Uno de sus líderes, Alexander Gualand, envió un mensaje a los migrantes en su país: “Que se vayan preparando”.

Muchos de los refugiados, que habitan allí sin hablar alemán, no entendieron siquiera la amenaza. La gran carencia, explica Tauch, es comunicativa. Ese descubrimiento la motivó a trabajar en la construcción de un libro en el que, con el acompañamiento de personas locales, los refugiados pudieran narrar la ruta que los llevó hasta allí, los sabores, sonidos y personas que debieron abandonar en el camino.

El título –¿Por qué estamos aquí? Historias de viaje de nuestro mundo– es una invitación a entender el fenómeno de la migración desde esos fragmentos de vida. Tauch, quien trabaja con apoyo de la ONG promotora de paz Master Peace, habló con EL COLOMBIANO sobre el proceso de creación de esa publicación.

¿En qué consiste su

proyecto de integración

de refugiados?

“En primer lugar no hacemos integración, vivimos juntos. Trato de no usar la palabra integración. Lo importantes es que para vivir en paz con otro que es distinto a ti, primero debes escuchar la forma en que se cuenta a sí mismo. No puedes solo decirle: ‘En Alemania tenemos esto, así funciona el sistema, ahora intégrate’. Las personas que llegan a Alemania están perdidas, sin siquiera la oportunidad de contar lo que les pasó. Por eso, invitamos a 20 refugiados y 10 personas locales. Durante dos días hablamos en general sobre la estructura de una narración, cómo contar, etcétera. Luego, armamos equipos de un local y dos refugiados. En mi caso trabajé con tres, dos de Siria y uno de Afganistán. Fue un proceso de varias sesiones en la que ellos contaban y, juntos, íbamos convirtiendo ese relato en un texto en alemán. En total fueron 19 historias de refugiados que llegaron desde 2015”.

¿Hubo alguno que no quisiera que su vida fuera publicada en un libro?

“Con uno de ellos, proveniente de Siria, el trabajo fue lograr que me contara una historia, cualquiera. Lo que le sucedió había anulado su capacidad de contar. Nos encontramos varias veces, sin mucho éxito hasta que construyó un relato totalmente inventado que, poco a poco, fue modificando hasta convertirlo en el suyo, aunque prefirió usar un seudónimo”.

¿Y cuál es su propia historia, la que la llevó a trabajar en esto?

“Antes trabajé en un centro de atención de refugiados en el que había cerca de 80 niños, el 90 % varones, entre los 15 y los 17 años. No era fácil, todos tenían distintos orígenes: africanos, árabes, persas, viviendo juntos en plena adolescencia. De esa experiencia recogí muchas historias, gran parte de mi trabajo era acerca de escucharlos narrarse. Entonces supe qué era lo que quería hacer. Mi hijo está en la misma edad que ellos e imaginaba, en caso de que tuviera que irse lejos porque una guerra lo expulsara de Alemania, qué clase de gente me gustaría que encontrara en su camino. He tratado de ser como ellos”.

¿Puede compartir un relato que la haya cambiado?

“Está el caso de un refugiado de 24 años que, en realidad, es una narración de amor. Cuenta de forma detallada cómo, en el proceso de dejar Siria, debió romper con su novia. Así inicia. Luego cuenta su travesía por los Balcanes para llegar a Frankfort. La última oración del texto dice: ‘A pesar de que esta no es una historia con cosas buenas, estoy feliz de contarla, porque creo que el ser humano no puede ser libre si no es capaz de contar historias’. Porque estas no son solo historias de refugiados, son miradas universales de vidas humanas, compuestas (como las de todos) por principios y finales. Con motivos comunes como estar en casa y, de pronto, no poder permanecer, emprender un viaje, amar, tener amigos y familia, todo eso está dentro de este libro. Cuando sabes eso, puedes olvidar las diferencias culturales, religiosas, nacionales y comenzar a ver las semejanzas”

Contexto de la Noticia

radiografía De la bienvenida al rechazo

En 2015, cuando comenzó la migración masiva de sirios producto de la guerra, Alemania sorprendió al mundo por su apertura hacia los refugiados. En las estaciones de tren los alemanes se agolpaban con pancartas de bienvenida. En tiempo récord, la potencia europea recibió a 900.000 solicitudes de asilo. Sin embargo, en los países de los balcanes que servían de ruta para los migrantes -Serbia, Macedonia, Hungría, Austria y Croacia- comenzaron a aflorar discursos nacionalistas que llevaron al cierre de sus fronteras. En la propia Alemania, los partidos de derecha retomaron un auge con su discurso antimigración y en 2016 la canciller Angela Merkel promovió un pacto entre la Unión Europea y Turquía para devolver a ese país a todo migrante al que no se le concediera asilo. Las peticiones de refugio disminuyeron a 280.000 ese año y a 187.000 en 2017.

Juan Manuel Flórez Arias

Periodista del Área Internacional, formado en la Universidad de Antioquia. Interesado en acercar con las palabras las historias lejanas en la geografía.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección