<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Muerte de Silvio Berlusconi: sus mayores escándalos sexuales y políticos

Desde que llegó al poder, su carrera política se caracterizó por los constantes procesos judiciales, que terminaban por mezclarse con su vida personal, además de sus intereses económicos.

  • Su carrera como ministro de Italia, estuvo plagada de escándalos políticos y sexuales. Foto: Tomada del Twitter de @berlusconi.
    Su carrera como ministro de Italia, estuvo plagada de escándalos políticos y sexuales. Foto: Tomada del Twitter de @berlusconi.
13 de junio de 2023
bookmark

Silvio Berlusconi, el “II Cavaliere”, pasará a la historia como el primer ministro de Italia más polémico. Su carrera política siempre estuvo marcada por sus múltiples escándalos, que iban desde su gestión política, que se caracterizó por el capricho y el beneficio personal, hasta por sus fiestas sexuales, en las que, en la mayoría de los casos, hubo presencia de menores.

Berlusconi también llegó a ser un empresario millonario, magnate de medios, presidente de uno de los clubes de fútbol más grandes del mundo: el AC Milan, además de político.

Las salidas de tono más mediáticas del político ocurrieron a inicios de 2000, cuando condenó los atentados del 11-S mientras señalan la “superioridad de nuestra civilización”, es decir, del pueblo europeo, sobre los países árabes, además de haberse vanagloriado por usar “su arte de playboy” con la presidenta finesa Tarja Halonen, de haber posado durante la foto oficial del Congreso en Cáceres, mientras le ponía unos cuernos al empresario español Josep Piqué.

También calificó en alguna ocasión al gobierno de España, en ese momento en cabeza de José Luis Rodríguez Zapatero, como “demasiado rosa” por la numerosa presencia de mujeres en este, y en una ocasión se atrevió a acusar a China de “hervir a los niños” durante su mayor época comunista.

Caso Ruby y las fiestas “bunga-bunga”

Fue uno de sus más grandes escándalos durante su trayectoria política, que lo llevó a una condena de siete años de cárcel. El magnate fue encontrado culpable por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores. Sin embargo, un año más tarde, la sentencia fue revocada, y este quedó absuelto por el caso Ruby, porque los testigos empezaron a retractarse.

Karima El Mahroug, de nacionalidad marroquí, también conocida como “Ruby Rompecorazones”, acusó a Berlusconi de haber sostenido relaciones sexuales con ella a cambio de dinero y regalos cuando aún era una menor de edad. Durante la audiencia, los magistrados lo señalaron por haber sostenido “actos sexuales consumados públicamente” en algunas de las fiestas que el político solía dar, lo que habría probado que Ruby –quien en realidad de llama Jarima el Mahrug–, decía la verdad, y quien desde muy joven se prostituyó y sostuvo relaciones sexuales “retribuidas” con el político.

Este señalamiento, entonces, sacó a la luz las llamadas fiestas “bunga-bunga”, unas orgías que solían celebrarse en la mansión del entonces ministro italiano, en donde un grupo de trabajadoras sexuales muy jóvenes, pasaban varios días con el político al interior de la piscina, realizando todo tipo de juegos sexuales con él.

Por lo que el II Cavaliere buscó una rebaja en la edad estipulada para establecer relaciones sexuales consentidas, además de que si un presidente, un primer ministro o el presidente de la Cámara de los Diputados y el Senado se vieran mezclados en actuaciones como estas, fueran exentos de juicios que no estuvieran estrechamente relacionados con su función.

Sus fraudes fiscales y sobornos

Pero no de todas sus malas jugadas salió exento. A Berlusconi nunca le perdonaron sus delitos por fraude fiscal. Es más, fue el inicio del fin de su carrera política, ya que le costó la inhabilidad y una multa por $10 millones de euros por el caso Mediaset.

Según encontró el tribunal de Milán, Mediaset aumentaba el valor sobre el precio de los derechos de las películas estadounidenses que se transmitían en aquella época en Italia, y de esta manera evadir impuestos. Después enviaba ese dinero extra hasta una de las cuentas del magnate en el extranjero. Los jueces estimaron que la evasión de impuestos al país habría sido de cerca de $12 millones de euros.

El entonces ministro había utilizado su posición política para la manipulación del mercado televisivo italiano y presionar a quienes se encargaban de regular el mercado para que tomaran decisiones en favor de Mediaset, a través del bloqueo de nuevos competidores en el mercado de la industria televisiva.

Los sobornos al abogado Mills

El abogado David Mills fue sobornado por Berlusconi con $600.000 euros con el fin de que diera un testimonio falso en dos de los juicios que atravesaba en el caso Mediaset. El objetivo era que no revelara ningún tipo de información sobre sus negocios que pudieran comprometerlo más en los procesos legales por los que ya atravesaba.

Finalmente, David Mills fue sentenciado a cuatro años de cárcel, y Berlusconi absuelto en 2010 por concepto de prescripción.

Red de espionaje

El sonado caso “P3” fue otra de las sombras durante la carrera política de este poderoso hombre. Según encontraron las autoridades, un abogado que habría trabajado en el pasado con Silvio Berlusconi, formó una red de espionaje y corrupción, en la que resultaron involucrados varios empresarios y miembros del servicio secreto italiano.

Cesare Previti fue uno de más salpicados en este caso, ya que fue acusado por corrupción y tráfico de influencias por haber ayudado al ex primer ministro –quien de esta manera se quería beneficiar de la red– por el intento de soborno contra un juez para así obtener un fallo favorable en medio del proceso de la adquisición de una empresa.

Así mismo, Berlusconi fue acusado de haber utilizado la red “P3” para influir en la elección de jueces y fiscales en Italia.

La lista de batallas no termina

La trayectoria de juicios del magnate italiano claramente es bastante larga, pero por una razón u otra, siempre ha conseguido salir bien librado de muchos de ellos.

Es el caso de “Unipol” en que el Berlusconi fue acusado en 2006 por el tráfico de influencias que movió durante la venta de la empresa de seguros Unipol. Sin embargo, y pese a que fue hallado culpable en la primera instancia, el Tribunal Supremo terminó por absolverlo.

Es así que Berlusconi fue señalado por parte de la población italiana de no haber cumplido una de las más importantes de sus promesas: el saneamiento moral de la política y la administración pública. El magnate italiano, mientras estuvo en el poder, nunca se desprendió de ninguna de sus empresas, así como tampoco le importó que con su estancia en el poder, se pudiera generar un conflicto de intereses por esa misma razón. Por lo que sus negocios privados surtieron las mayores ganancias mientras realizaba sus labores políticas.

“Berlusconismos”

El personaje que construyó no solo se caracterizó por pasarse por la zanja a la justicia y que le gustara sostener encuentros sexuales con menores en las más exóticas fiestas al interior de su mansión; también fue su manera de referirse a otros. Sus comentarios despectivos, ofensivos y machistas, se hicieron famosos en toda Italia, en especial su abierto odio contra algunos países extranjeros. Es así que, que los italianos empezaron a hablar de ‘Berlusconismos’ a todos aquellos excesos verbales en los que pudiera incurrir alguien en el país, o todas aquellas salidas en falso que pudieran tener un tono parecido al primer ministro.

El ex primer ministro italiano nunca se medía, ni siquiera con otros estadistas. Pasó con Barack Obama, a quien calificó de “joven, guapo y bronceado”, o con a la expresidenta de Finlandia, Tarja Halonen, después de que Parma fuera elegida para ser la sede de la Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria en 2005, cuando dijo ”He tenido que rescatar mis armas de ‘playboy’ para seducir a la presidenta Halonen y que cediera”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*