<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Mundo | PUBLICADO EL 26 octubre 2021

Giro del Gobierno Biden en política antidrogas con Colombia

  •  Según la Unodc los cultivos de coca en Colombia se redujeron en un 7 % menos de área sembrada en comparación a 2019. Foto: Colprensa.
    Según la Unodc los cultivos de coca en Colombia se redujeron en un 7 % menos de área sembrada en comparación a 2019. Foto: Colprensa.
  •  Según la Unodc los cultivos de coca en Colombia se redujeron en un 7 % menos de área sembrada en comparación a 2019. Foto: Colprensa.
    Según la Unodc los cultivos de coca en Colombia se redujeron en un 7 % menos de área sembrada en comparación a 2019. Foto: Colprensa.
Redacción y EFE

La Casa Blanca fortaleció el enfoque ambiental en la lucha contra el narcotráfico y no mencionó si apoya la aspersión con glifosato.

Estados Unidos anunció este 25 de octubre la nueva estrategia de lucha contra las drogas que promoverá en Colombia, la cual tendrá como pilares fundamentales la reducción de la producción de cocaína, el desarrollo de las zonas rurales y la protección del medioambiente.

La Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, por sus siglas en inglés) explicó –en un comunicado– que el resultado del nuevo enfoque es producto de un trabajo conjunto que busca potenciar la lucha antidrogas con una mirada binacional.

Para reducir la oferta, Washington advirtió que quiere redoblar esfuerzos contra el lavado de dinero y potenciar la erradicación, para reducir la demanda y, de paso, apuntar con fuerza a destruir los laboratorios de procesamiento. Además, se busca llevar con más rigor a los capos ante los estrados judiciales.

Respecto a la seguridad y desarrollo de regiones rurales, la iniciativa aboga por promoverlas con la implementación del acuerdo de paz que el Gobierno colombiano firmó –en 2016– con la extinta guerrilla de las Farc, además de invertir en estas regiones y facilitar el acceso a la justicia.

Esto incluye, indicó la ONDCP, proteger a los líderes comunitarios que promuevan la aplicación de la ley, reducir la dependencia de los cultivos de coca, ampliar la regulación de los títulos de propiedad de las tierras y modificar la forma en que Estados Unidos y Colombia miden sus progresos en esta materia.

Además, Washington ayudará a Bogotá en sus esfuerzos para vigilar y combatir los delitos ambientales cometidos por los grupos narcotraficantes.

En este punto, ambos gobiernos apostarán por medidas como la restauración de los bosques tropicales y la eliminación tanto de zonas sembradas con cultivos de coca como de refugios para los laboratorios ilegales.

No obstante, el comunicado de la ONDCP no menciona una polémica medida que quiere retomar Colombia. Se trata de la erradicación forzosa de cultivos de uso ilícito a través de la aspersión aérea con glifosato, que está suspendida desde 2015 por orden de la Corte Constitucional, después de reconocer las consecuencias adversas que trae para la salud esta práctica.

El expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) intensificó las presiones a Colombia para reanudar las fumigaciones con este herbicida, y la línea parece continuar con su sucesor, Joe Biden, ya que su Gobierno certificó el 1 de marzo pasado a Colombia en la lucha contra el narcotráfico y, de paso, apoyó el retorno de la aspersión aérea.

Durante su viaje a Colombia –entre el 20 y 21 de octubre–, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, no se refirió a esa controvertida decisión de las autoridades colombianas.

En su estancia en Bogotá, Blinken aseguró que para luchar contra el narcotráfico hay que abordar las raíces del problema, como la inequidad o “reducir la demanda en Estados Unidos, que es la que está alimentando toda la actividad ilícita”.

De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, en inglés), los cultivos de coca en Colombia se redujeron en 2020 a 143.000 hectáreas, un 7 % menos que el área sembrada que se reportó en 2019.

Hasta la noche de este 25 de octubre, Colombia no se había pronunciado de forma oficial.

.