<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Agudelo, el nuevo secretario de Educación que también le copia a Albert Corredor

Juan David Agudelo recibe una dependencia dedicada a la campaña de Albert Corredor. Fue directivo de la Coruniamericana, universidad de esta familia, durante una cuestionable bonanza de diplomas.

  • La relación entre Alexandra Agudelo y Juan David ha sido cordial, pero podría tener choques por la intención de Alexandra de mantener influencia en la Secretaría. FOTO cortesía
    La relación entre Alexandra Agudelo y Juan David ha sido cordial, pero podría tener choques por la intención de Alexandra de mantener influencia en la Secretaría. FOTO cortesía
04 de marzo de 2023
bookmark

Un día después de que le dictaran medida de aseguramiento a Alexandra Agudelo por el escándalo de Buen Comienzo, Juan David Agudelo Restrepo, el nuevo secretario de Educación, convocó a las principales cabezas de la Secretaría a una reunión que disolvió en un par de minutos y en la que les aseguró que nada iba a cambiar y cuidarían del legado de Alexandra.

Desde el momento en el que la jueza 39 de control de garantías envió a detención domiciliaria a Alexandra, en la Secretaría ya estaba claro que Agudelo Restrepo quedaría al mando, no solo porque en los tres años de gobierno fue quien secundó a la secretaria en espacios importantes sino –sobre todo– porque el entonces subsecretario administrativo y financiero de Educación es un hombre de la entraña de la familia Corredor, particularmente de Albert Corredor, padre del hoy candidato a la Alcaldía de Medellín.

Desde hace casi dos semanas Agudelo Restrepo dirige una secretaría en la que reina la paranoia y la desconfianza y en la que el cambio de números de celulares, reacomodos de chats, conversaciones en voz baja y ausencias en las oficinas se hicieron pan de cada día.

El nuevo jefe de la dependencia es uno de los funcionarios más veteranos de la administración Quintero. Llegó a la subsecretaría con la bendición de Corredor padre, rector y fundador de la Corporación Universitaria Americana sede Medellín, que hace parte del conglomerado de empresas del sector educativo de la familia Corredor.

Juan David fue vicerrector administrativo y financiero de la Coruniamericana entre abril de 2018 y enero de 2020, época de prolífica entrega de títulos académicos a decenas de personas que hoy orbitan alrededor de Daniel Quintero y sus principales aliados.

Antes de figurar en las empresas educativas de los Corredor, Juan David estuvo durante casi 20 años, entre 1998 y diciembre de 2017, a cargo de la dirección administrativa y financiera tanto del Liceo como de la Institución Universitaria Salazar y Herrera. Sobre su gestión durante esas dos décadas hay versiones encontradas.

El caso es que tras el triunfo de Quintero, Agudelo Restrepo llegó a liderar una subsecretaría enorme con diez equipos a cargo y a administrar el talento humano, es decir, cientos de docentes y directivos en toda la ciudad, así como la administración de infraestructura.

¿Fricciones a la vista?

Aunque Juan David prometió que nada cambiaría en el despacho lo primero que hizo fue reacomodar los asesores, algo que al interior de la Secretaría consideran apenas normal.

El secretario decidió alejar del despacho a quienes le hablaban al oído a Alexandra y rodearse de tres asesores de confianza, y particularmente de uno de ellos, llamado Germán Sánchez, amigo personal y de quien se dice jugó un papel clave en la elección de Albert Yordano Corredor como concejal en 2019.

Pero salvo este movimiento normal, la relación entre Alexandra y Juan David se mantiene cordial, tal como lo fue durante los tres años que laboraron juntos. Cordial y hasta ahí, porque lo que cuentan desde la Secretaría es que su carácter y forma de trabajo son tan dispares que en varios momentos hubo críticas de la entonces secretaria y no descartan que en los próximos meses haya choques entre ambos. En la Secretaría hablan de Alexandra como una persona directa e incluso confrontativa y que constantemente debatía con Juan David a quien consideraba como un administrador al que le costaba pasar del dicho al hecho.

De Juan David dicen que es un hombre al que le cabe toda la Secretaría en la cabeza; cifras, proyectos, procesos. Sin embargo, su capacidad de ejecución es discutible. Eso sí, en lo que existe consenso es en que es un hombre tremendamente carismático. Alguien que sabe dorar la píldora para no entrar en disputa con nadie. Tan diferentes son, que cuentan que Juan David goza de mayor estima en el piso 12 y el círculo de poder de la Alcaldía que la propia Alexandra, a quien su áspera forma de ser le habría costado cierta factura.

Precisamente una de las prioridades que le habrían encargado a Agudelo Restrepo es bajarle la espuma a una secretaría que está en la mira de todo el mundo y que podría enfrentar una pugna en los próximos meses porque, aunque hasta ahora no ha ocurrido alguna contraorden, Alexandra está interesada en seguir de cerca el curso que tomen los procesos de la Secretaría y mantiene un número importante de personas allí que le son leales, varias de las cuales no tienen su continuidad asegurada más allá de junio próximo.

De dientes para afuera

Esta semana, a través de su gente de confianza, el secretario Agudelo le envió un mensaje a contratistas y funcionarios: si quieren hacer política, lo hacen de la Secretaría para afuera.

Y es que el nerviosismo que se respira no es solo por las secuelas que dejó el escándalo de Buen Comienzo sino por la intempestiva investigación que abrió la Procuraduría por las presuntas presiones denunciadas por EL COLOMBIANO contra contratistas y funcionarios para apoyar con dinero y firmas la campaña de Albert Yordano Corredor, y que vincula concretamente a once personas: Santiago Botero, Camilo Jiménez, John Jairo Rico, Daniel Castrillón, Ana Milena Roldán, Ana María Henao, Lina Cardona, Óscar Pasos, Dayan Alcides Marulanda, Juan Esteban Grisales Correa y Alejandro Mira.

Después de las publicaciones y el anuncio de la Procuraduría los once mencionados dejaron de pasearse por la Secretaría y cambiaron de estrategia: de las presiones por chats (disfrazadas de invitaciones) al voz a voz en persona.

Pero según testimonios, todo sigue igual y la orden de Agudelo no es más que una fachada. Aseguran que al Censa siguen llegando carros de la Alcaldía y contratistas que entran y sacan cajas con planillas para firmas y material de la campaña de Corredor. Para ejercer mayor coerción con el tema de las firmas (les exigen 300.000 para el 4 de abril) decidieron ponerle consecutivos a todas las planillas, tarea realizada en el Censa para la cual utilizaron en los últimos días a contratistas que deberían estar en ese tiempo en las labores de interventoría en Buen Comienzo.

En Educación se sigue viendo de todo, según los testimonios. Como el caso de un contratista de la Secretaría a quien se le descubrió una sistemática falsificación de la seguridad social y cuyo premio fue contratarlo para la interventoría de Buen Comienzo, para seguir cercano a la Alcaldía en su verdadera labor: participar en las convocatorias pro Corredor y la recolección de firmas.

Voces desde la Secretaría lo reconocen abiertamente: “Si entran a hacer una revisión medianamente juiciosa de los indicadores, acá no van a encontrar nada”.

Las metas para reducir la deserción escolar y la implementación de la jornada única tienen un avance del cero por ciento. Denuncian que programas como Bilingüismo y las medias técnicas para las 229 instituciones no tienen ningún seguimiento ni vigilancia, mientras muchos siguen dedicados a tomar recaudos y a moverse en función de la campaña de Corredor antes de que llegue la ley de garantías en junio y paralice el desarrollo de una Secretaría a la que le quedó casi todo por cumplir y ejecutar .

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD