<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Caótico regreso a clases en Medellín: hay retraso del 77% en las reparaciones a los colegios

Arranque de la temporada fue traumático para miles de estudiantes que tuvieron que empezar clases hacinados hasta en laboratorios. Ningún colegio intervenido en 2023 ha sido entregado.

  • En la Stella Vélez Londoño están más varados que antes de los arreglos con vigencias futuras. Están hacinados en lugares como el laboratorio. FOTO: ESNEYDER GUTIÉRREZ
    En la Stella Vélez Londoño están más varados que antes de los arreglos con vigencias futuras. Están hacinados en lugares como el laboratorio. FOTO: ESNEYDER GUTIÉRREZ
  • La Secretaría de Educación y la EDU confirmaron que existe un retraso en el 77% de las obras de infraestructura que se adelantaron desde el año pasado. Hay 40 colegios en riesgo. FOTO esneyder gutiérrez
    La Secretaría de Educación y la EDU confirmaron que existe un retraso en el 77% de las obras de infraestructura que se adelantaron desde el año pasado. Hay 40 colegios en riesgo. FOTO esneyder gutiérrez
  • Caótico regreso a clases en Medellín: hay retraso del 77% en las reparaciones a los colegios
  • Caótico regreso a clases en Medellín: hay retraso del 77% en las reparaciones a los colegios
22 de enero de 2024
bookmark

El inicio de la temporada escolar para buena parte de los 270.000 estudiantes matriculados estuvo marcado por el caos y el desconcierto, un caos que se había advertido desde el pasado viernes 19 de enero en una reunión que sostuvo el secretario de Educación, Luis Guillermo Patiño, con todos los rectores de los colegios oficiales.

En ese encuentro, tras relatar decenas de testimonios indignantes, los rectores le dejaron claro al secretario que lo que está en juego no son cifras ni números de balances sino la vida de miles de estudiantes cuyos procesos formativos están recibiendo un daño que empieza a ser irreversible.

Uno de esos casos es el de la Institución Educativa Stella Vélez Londoño, en el barrio La Quiebra. Con voz cansada, como si hubiera transitado ya por todo un año escolar, el rector Pedro Mena dice que todas las negligencias que se puedan cometer las han cometido contra sus estudiantes.

La historia de la sede de primaria de la Stella Vélez saltó a la luz pública el año pasado tras la denuncia que hicieron madres, el propio rector y hasta el cura de la parroquia en estas páginas. Hace año y medio la escuela tuvo que ser desalojada por riesgo de colapso y desde entonces tuvieron que repartir a los niños en la parroquia y la junta de acción comunal.

La Secretaría de Educación y la EDU confirmaron que existe un retraso en el 77% de las obras de infraestructura que se adelantaron desde el año pasado. Hay 40 colegios en riesgo. <b><span class=mln_uppercase_mln> </span></b>FOTO<b><span class=mln_uppercase_mln> esneyder gutiérrez</span></b>
La Secretaría de Educación y la EDU confirmaron que existe un retraso en el 77% de las obras de infraestructura que se adelantaron desde el año pasado. Hay 40 colegios en riesgo. FOTO esneyder gutiérrez

La Secretaría de Educación se comprometió a responder por los gastos tanto en la JAC como en la parroquia Santa Ana, mientras los 460 estudiantes estaban allí y mientras adelantaba la intervención de la escuela. Nunca hizo ni lo uno ni lo otro. Y ahora en el barrio temen quedarse también sin iglesia por la grave crisis financiera que atraviesa al tener que responder por los servicios públicos disparados por los cientos de niños instalados allí, muchos de los cuales, entre la pandemia y esta emergencia, nunca experimentaron lo que es estudiar en un salón y jugar en un patio.

La Secretaría de Educación se niega a pagar los servicios y lleva meses sin dar señales para arreglar la sede. Con las vigencias futuras no les fue mejor. La sede principal de la Stella Vélez había sido incluida entre las 411 sedes que recibirían intervención de infraestructura con la inversión de los $319.000 millones que el Concejo le aprobó a Daniel Quintero.

Sin embargo, la lista de irregularidades que relata el rector que les ha tocado presenciar es larga. Al colegio le asignaron $715 millones, de los cuales quedaron solo $400 millones pues lo que le dijeron al rector es que se habían ido poco más de $300 millones en temas administrativos.

Pero el resto de la plata tampoco se vio. Las obras empezaron en septiembre. Estaban pactadas para terminar en dos meses y ya van para cinco de unas obras que no tienen ni pies ni cabezas. Dice el rector que de cuenta de la intervención les toca estudiar con pico y placa pues apenas tienen espacio para 11 de los 14 grupos de bachillerato. No construyeron el restaurante escolar y los tienen sin alimentación digna, y de las tres unidades sanitarias que existían solo habilitaron una y hasta destruyeron una batería sanitaria que tenían para estudiantes con discapacidad. Con todos estos problemas, los estudiantes han tenido que embutirse como puedan en el laboratorio y hasta improvisando el auditorio para perder la menor cantidad de clases.

Otras historias que escuchó el secretario Patiño denunciaron irregularidades similares con la ejecución de las vigencias futuras. Colegios que parecen que los hubiera arrasado un ciclón porque las obras quedaron a medias pues según el contratista se acabó la plata para los materiales; colegios donde ‘arreglaron’ lo que estaba bueno y dañaron aulas y espacios comunes; colegios donde se quedaron esperando noticias de la plata y las obras que nunca llegaron. Según las cifras que entregaron ayer Patiño y la directora de la EDU, Luz Ángela González, de los 223 colegios que tenían que ser intervenidos en 2023 con recursos por $182.000 millones, solo en nueve sedes culminaron obras, aunque no han sido recibidas por la Secretaría ni mucho menos por los rectores y la comunidad educativa, a quienes dejaron por fuera de todo el proceso y no dejaron margen para hacer veeduría.

Caótico regreso a clases en Medellín: hay retraso del 77% en las reparaciones a los colegios

En otras 46 sedes las obras marchan a ritmo, pero en otras 121 hay retrasos, 40 están en riesgo, 24 se quedaron sin proceso contractual, otras cinco quedaron suspendidas por supuesta falta de materiales y otras dos no fueron contratadas. A estas se suman 16 que quedaron en un limbo jurídico pues arrastran líos por obras inconclusas desde 2022.

Según el balance que entregaron Patiño y González, las 188 sedes que deben arrancar obras este año tampoco tienen un panorama muy alentador. Hay 160 que no tienen ni diagnóstico ni presupuesto. Ante el aluvión de denuncias y reclamos que los rectores señalaron ante el secretario, Patiño les pidió que eleven con pruebas y fotos unos procesos ante la Contraloría para que se investigue. Sin embargo, no cayó del todo bien entre los rectores que el secretario no hubiera ofrecido compromisos concretos, pues señalan que aunque el desbarajuste para arreglar los colegios con las vigencias futuras lo dejó Quintero, la administración de Federico Gutiérrez tiene que encontrar la forma de brindar soluciones y no dejar solas a las instituciones con un problema que los desborda y a muchas las tiene a punto de sacar la mano.

La Secretaría de Educación señaló que en 30 de los colegios en estado crítico tuvieron que iniciar clases de manera remota o con planes de contingencia. Haciendo un sondeo con familias y educadores de comunas como Castilla, Aranjuez, Manrique, Robledo y Doce de Octubre casi la mitad aseguró que en sus colegios no se pudo iniciar clases con normalidad ayer por diversos motivos. ¿Cuándo se normalizará todo y podrán estudiar sin afugias? Esa es la gran pregunta que se hacen.

Caótico regreso a clases en Medellín: hay retraso del 77% en las reparaciones a los colegios

Daños de infraestructura también golpean las matrículas

Aunque la Alcaldía de Medellín alertó sobre el aumento en la deserción escolar, señalando que hasta la semana pasada solo se habían matriculado 270.000 de los más de 300.000 estudiantes que debían estar registrados en el sistema educativo oficial de la ciudad, lo que se vivió en la jornada de ayer en decenas de colegios evidencia que, más que deserción, lo que hay es un problema de logística y de infraestructura. En colegios de barrios como La Milagrosa, Villa Hermosa, Buenos Aires hubo filas desde la madrugada de familias buscando cupo para sus hijos, tras haber tenido problemas para entregar papelería y acceder a cupos en diciembre por falta de personal y servicios en los colegios de la ciudad, tal como se denunció en su momento. También los problemas de infraestructura golpean las matrículas. Otro de los problemas que le expusieron los rectores al secretario Patiño es que a sus instituciones están llegando decenas de familias pidiendo cupos que ellos no están en capacidad de otorgar, por los retrasos de las obras, la falta de salones y los cierres de grandes áreas de sus colegios por los arreglos que no avanzan.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD