<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Por qué está fuera de servicio la segunda turbina de Hidroituango? EPM lo explica

La unidad ya llegó a las mil horas de funcionamiento.

  • La segunda unidad está siendo monitoreada, ya lleva 1.000 horas en funcionamiento. Foto: Cortesía.
    La segunda unidad está siendo monitoreada, ya lleva 1.000 horas en funcionamiento. Foto: Cortesía.

Aunque la noticia causó sorpresa, EPM dice que se trata de algo completamente normal. La turbina dos de Hidroituango está temporalmente fuera de servicio. ¿Por qué, si su inauguración fue hace poco más de tres meses? La empresa lo explicó.

EPM contó que las turbinas, como un carro, tienen que recibir mantenimiento periódico. En ese sentido, esta turbina ya lleva más de 1.000 horas de funcionamiento, por lo que se hace necesario una revisión para su mantenimiento.

“Estas son actividades normales en una central en operación y en #Hidroituango se realizarán inspecciones a las mil, 2 mil, 4 mil y 8 mil horas de funcionamiento durante el periodo de garantía de las turbinas de las unidades 1 y 2”, explicó EPM.

La empresa precisó que esto está enmarcado dentro de un plan de manejo. Todas las centrales eléctricas tienen estos planes para evitar que haya problemas en la generación de energía. Hay que recordar que estas son dos de las ocho turbinas de la central. En noviembre de este año deberían entrar en operación otras dos turbinas.

Sin embargo, hay preocupación porque la terminación de las obras civiles está en vilo, como bien lo ha señalado el sindicato de profesionales, Sinpro. Todo porque el único consorcio que se postuló en la licitación, conformado por las chinas Yellow River, Powerchina Internacional y la colombiana Schrader Camargo. El problema es que al socio colombiano no se le validó la experiencia que acreditó.

Antes de que termine este mes, Empresas Públicas de Medellín (EPM) debería pronunciarse sobre el futuro de las obras finales de Hidroituango, luego de que el pasado viernes 17 de febrero rechazara la oferta del único oferente que se presentó al proyecto, integrado por las firmas chinas Yellow River, Powerchina Internacional y la colombiana Schrader Camargo.

Según informó esa entidad a este diario, en respuesta a un derecho de petición formulado a finales de enero pasado, el cronograma contempla que la decisión final sobre la segunda fase de la hidroeléctrica se produzca en marzo.

Hay un antecedente

La unidad dos ya ha estado fuera de servicio antes, pero por otros inconvenientes. Así ocurrió entre el 19 y el 23 de diciembre, entre el 26 y el 27 de diciembre, entre el 2 y el 8 de enero y entre el 9 y el 21 de enero. Después de esa fecha estuvo apagada en ciertos rangos: un día no operó por tres horas, seis días no estuvo disponible durante 11 horas diarias y un día (30 de enero) no funcionó por 15 horas.

¿Qué fue lo que pasó? EPM fue hermética sobre lo que estaba sucediendo mientras la unidad estuvo apagada y se limitó a decir que se estaban haciendo trabajos de mantenimiento, sin precisar en qué consistían. Luego de una petición de información por escrito, EPM respondió. Resulta que una vez se cumplió la prueba de rechazo de carga el 14 de diciembre, la unidad 2 de generación entró en atención de una garantía por parte del fabricante. Según dijo EPM en su momento, es una condición normal de toda máquina que en su etapa inicial de operación presente problemas. La unidad volvió a entrar en servicio y empezó a mostrar agua con aceite en el cojinete de turbina.

El cojinete es clave dentro de cualquier unidad de generación porque es el componente que permite apoyar la turbina, mientras el eje gira el mecanismo. Por eso esta era, a todas luces, una condición técnica que impedía operar normalmente cualquier máquina de este tipo, porque generaba la pérdida de capacidad de lubricación del aceite, aumento de fricción entre las partes, oxidación de las pistas del cojinete en la turbina, calentamiento excesivo y daños graves al cojinete y al eje.

En síntesis, si la máquina hubiera seguido funcionando con esa fuga ponía en riesgo la integridad de la unidad de generación, pudiendo desencadenar daños graves en equipos críticos. Había mucha premura pero lo urgente era encontrar por dónde estaba ingresando el agua para repararlo de inmediato.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter