<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Medellín se lee desde las calles

Se puede recorrer la ciudad y encontrar escondites de lectura en todas partes

  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
Galería de Imágenes
§SSI_79adc0aba7a94de6b83f3a6f898f75d9_SSI§