<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Precios de la carne de res han cedido pero las exportaciones van en caída

El precio de la carne de res pasó de subir 20% en 2022, a 3,4% en 2023. Sin embargo, las exportaciones han caído 40%. Para este 2024, se espera que el alza de precios sea menor y se recupere el consumo interno y externo.

  • Las ventas al exterior de carne y preparados no pasan por su mejor momento: a noviembre de 2023 cayeron 40,5%. Foto: Manuel Saldarriaga
    Las ventas al exterior de carne y preparados no pasan por su mejor momento: a noviembre de 2023 cayeron 40,5%. Foto: Manuel Saldarriaga
18 de enero de 2024
bookmark

Debido a sus elevados precios, que llegaron a aumentar más de 18% a inicios de 2023, los consumidores colombianos decidieron reemplazar la carne de res por otras proteínas como pollo y cerdo. Sin embargo, en los últimos meses esta tendencia cambió: ahora se ve una desaceleración en la oferta de sustitutos, unos valores de la res más bajos y una industria ganadera que intenta aprovecharlo.

Y es que de acuerdo con el más reciente reporte del Dane, los precios de la carne aumentaron en diciembre 3,46%, un porcentaje mucho menor al registrado en el mismo mes de 2022, cuando subieron 20,21%.

En Medellín, por ejemplo, según el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) un kilo de sobrebarriga pasó de costar en promedio $27.850 en las primeras semanas de enero de 2023 a $26.600 en lo que va del mismo mes de 2024. Es decir, tuvo una disminución de 4,49%.

Puede leer: Estos son los límites que estableció el Gobierno para el uso de lactosuero en la leche

Si se mira otro corte como la punta de anca, el kilo pasó de valer $49.275 en enero de 2023 a $46.450 en 2024. Una caída de 5,73%.

“Esto explica que el sacrificio bovino para consumo interno haya mostrado a octubre un crecimiento del 4,7% (peso en canal), después de que retrocediera en 2020, 2021 y 2022 un 6,2%, 1% y 3,7%, respectivamente”, explicó el equipo económico de Bancolombia, liderado por Laura Clavijo.

Para los analistas, el reto en 2024 proviene del mal desempeño de los restaurantes y un consumidor con menor capacidad de compra, “que se ha visto obligado a buscar las opciones más económicas en todo tipo de productos, lo que podría ir en contra del negocio de ganadería bovina por sus mayores precios comparados con otras carnes”.

Lea más: MinAgricultura destinó $9.000 millones para productores de mora, plátano y piña

Un consumo interno más fuerte

Frente a la situación de la res en el país, Óscar Cubillos, director de la Oficina de Estudios Económicos de Fedegán, indicó que este año el consumo interno de la proteína no disminuiría, pues tuvo uno de los precios que menos incrementó, junto al cerdo (3,4%). Mientras tanto, la carne de pollo subió 7,4%, los embutidos 23% y los huevos 4%.

“De hecho, la mejora en el consumo de carne significó un ligero pero positivo repunte en el sacrificio respecto a 2022. Ya controlados en buena medida los factores que generaron inflación mundial en 2021, 2022 y parte de 2023, el alza de precios de la carne sería menor en 2024, mejorando el consumo”, explicó Cubillos.

Sin embargo, si se habla de carnes preparadas, estas llevan dos años con variaciones anuales de dos dígitos.

Lo anterior, dijeron los analistas de Bancolombia, podría ser señal de una demanda creciente de productos de menor valor, y una migración del consumo fuera del hogar desde restaurantes hacia negocios de comida rápida, donde son carnes diferentes a la res las que más se benefician de esa tendencia.

Además, agregaron, también se debe tener en cuenta que el pasado mes de noviembre comenzó la aplicación de los impuestos saludables, que cobija muchos de los derivados cárnicos.

Exportaciones siguen en picada

Las ventas al exterior de carne y preparados no pasan por su mejor momento: a noviembre de 2023 cayeron 40,5%; mientras que las de carne congelada y ganado en pie disminuyeron 35,2 y 29,3%, respectivamente.

Una de las razones que explican esta situación, según los analistas, es que los precios del ganado colombiano ahora superan los de sus competidores por cambios en las cotizaciones del ganado y las tasas de cambio en los diferentes países.

Entérese: Exportadores esperan levantar cabeza este 2024: la meta es superar los US$50.000 millones

“En particular con Brasil, con el que competimos en las ventas de ganado en pie al Medio Oriente, pasamos de tener una ventaja competitiva vía precio a estar por encima de ellos en alrededor de 35 centavos de dólar el kilo; es decir, somos un 23% más caros”, puntualizaron.

Así las cosas, para el futuro exportador de este sector sería clave lograr consolidar la entrada de la carne a China; aunque para Cubillos el verdadero reto está en no solo proveer ese mercado, sino en continuar abasteciendo a los demás países con el ánimo de “no colocar los huevos en un solo canasto” y repetir malas experiencias.

Debido a sus elevados precios, que llegaron a aumentar más de 18% a inicios de 2023, los consumidores colombianos decidieron reemplazar la carne de res por otras proteínas como pollo y cerdo. Sin embargo, en los últimos meses esta tendencia cambió: ahora se ve una desaceleración en la oferta de sustitutos, unos valores de la res más bajos y una industria ganadera que intenta aprovecharlo.

Y es que de acuerdo con el más reciente reporte del Dane, los precios de la carne aumentaron en diciembre 3,46%, un porcentaje mucho menor al registrado en el mismo mes de 2022, cuando subieron 20,21%.

En Medellín, por ejemplo, según el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) un kilo de sobrebarriga pasó de costar en promedio $27.850 en las primeras semanas de enero de 2023 a $26.600 en lo que va del mismo mes de 2024. Es decir, tuvo una disminución de 4,49%.

Si se mira otro corte como la punta de anca, el kilo pasó de valer $49.275 en enero de 2023 a $46.450 en 2024. Una caída de 5,73%.

“Esto explica que el sacrificio bovino para consumo interno haya mostrado a octubre un crecimiento del 4,7% (peso en canal), después de que retrocediera en 2020, 2021 y 2022 un 6,2%, 1% y 3,7%, respectivamente”, explicó el equipo económico de Bancolombia, liderado por Laura Clavijo.

Para los analistas, el reto en 2024 proviene del mal desempeño de los restaurantes y un consumidor con menor capacidad de compra, “que se ha visto obligado a buscar las opciones más económicas en todo tipo de productos, lo que podría ir en contra del negocio de ganadería bovina por sus mayores precios comparados con otras carnes”.

Un consumo interno más fuerte

Frente a la situación de la res en el país, Óscar Cubillos, director de la Oficina de Estudios Económicos de Fedegán, indicó que este año el consumo interno de la proteína no disminuiría, pues tuvo uno de los precios que menos incrementó, junto al cerdo (3,4%). Mientras tanto, la carne de pollo subió 7,4%, los embutidos 23% y los huevos 4%.

“De hecho, la mejora en el consumo de carne significó un ligero pero positivo repunte en el sacrificio respecto a 2022. Ya controlados en buena medida los factores que generaron inflación mundial en 2021, 2022 y parte de 2023, el alza de precios de la carne sería menor en 2024, mejorando el consumo”, explicó Cubillos.

Sin embargo, si se habla de carnes preparadas, estas llevan dos años con variaciones anuales de dos dígitos.

Lo anterior, dijeron los analistas de Bancolombia, podría ser señal de una demanda creciente de productos de menor valor, y una migración del consumo fuera del hogar desde restaurantes hacia negocios de comida rápida, donde son carnes diferentes a la res las que más se benefician de esa tendencia.

Además, agregaron, también se debe tener en cuenta que el pasado mes de noviembre comenzó la aplicación de los impuestos saludables, que cobija muchos de los derivados cárnicos.

Exportaciones siguen en picada

Las ventas al exterior de carne y preparados no pasan por su mejor momento: a noviembre de 2023 cayeron 40,5%; mientras que las de carne congelada y ganado en pie disminuyeron 35,2 y 29,3%, respectivamente.

Una de las razones que explican esta situación, según los analistas, es que los precios del ganado colombiano ahora superan los de sus competidores por cambios en las cotizaciones del ganado y las tasas de cambio en los diferentes países.

“En particular con Brasil, con el que competimos en las ventas de ganado en pie al Medio Oriente, pasamos de tener una ventaja competitiva vía precio a estar por encima de ellos en alrededor de 35 centavos de dólar el kilo; es decir, somos un 23% más caros”, puntualizaron.

Así las cosas, para el futuro exportador de este sector sería clave lograr consolidar la entrada de la carne a China; aunque para Cubillos el verdadero reto está en no solo proveer ese mercado, sino en continuar abasteciendo a los demás países con el ánimo de “no colocar los huevos en un solo canasto” y repetir malas experiencias.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*