<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

El creador de las “fatales” criptomonedas colapsadas

Según el portal Coinmarketcap, US$40.000 millones se perdieron con la caída de las criptodivisas creadas por Do Kwon, un surcoreano de 30 años.

  • Luna y terra fueron creadas en 2018 y 2020. La primera llegó a cotizarse en US$118. FOTO getty
    Luna y terra fueron creadas en 2018 y 2020. La primera llegó a cotizarse en US$118. FOTO getty
10 de junio de 2022
bookmark

Cerca de US$40.000 millones se evaporaron de un día para otro con el colapso de luna y terra el pasado 13 de mayo. Se trata de dos criptomonedas creadas hace menos de cinco años por un científico surcoreano de la computación.

Do Kwon es el nombre de este personaje, quien luego del desplome ofreció disculpas a todos los que invirtieron en sus monedas electrónicas.

“Estoy desconsolado por el dolor que mi invento les ha producido a todos”, escribió el hombre en Twitter.

Ese mensaje de condolencias no significó mucho para un sector de los inversores porque, según agencias internacionales, uno de ellos se coló hasta su apartamento e intimidó a su esposa.

El sospechoso, cuyo nombre no ha sido revelado, fue arrestado por la policía en Corea del Sur y, horas después de su liberación, indicó que había perdido casi US$2,4 millones en muy corto tiempo.

Las historias detrás de esto son tantas, que inclusive en redes sociales se compartieron líneas telefónicas para la prevención del suicidio.

De héroe a villano

Do Kwon nació en Seúl, capital surcoerana, en 1991, y estudió ciencias de la computación en la Universidad de Stanford, EE. UU., en ese país trabajó para gigantes tecnológicas como Apple y Microsoft.

Algunos medios internacionales lo reseñan como uno de esos emprendedores que llegan a Silicon Valley, California, con la idea de lanzar un negocio revolucionario.

Pero solo se hizo mundialmente conocido en 2018, año en el que fundó a Terraforms Lab, un laboratorio enfocado en desarrollar diversos programas informáticos.

En ese entonces, Kwon aseguró que estaba trabajando en un “sistema financiero moderno” que los usuarios podrían utilizar sin tener que acudir a los bancos ni a ningún otro tipo de intermediario.

Así inició su carrera en el mundo de las criptomonedas, ámbito en el que logró llamar la atención de grandes inversionistas en capital de riesgo.

La revista Forbes llegó a incluirlo entre los profesionales jóvenes más exitosos del mundo. En 2018 lanzó a luna, una criptomoneda que a diferencia del bitcóin sí tenía un inventor con rostro visible.

Dos años después, le dio vida a terra, que hacía parte de un segmento llamado criptomonedas estables, dado que estaba vinculada a unos activos más seguros, como el dólar.

La dupla luna-terra tenía su propia fórmula matemática, por lo que el valor de una dependía de la otra y se les conocía como las “gemelas”.

Kwon había ganado credibilidad en el mercado de las criptodivisas y los inversionistas que ponían capital en sus proyectos llegaron a ser conocidos como los “lunáticos”, en alusión a la moneda desarrollada por el surcoreano.

La decadencia

2022 ha sido un año especialmente complicado para las criptomonedas. El bitcóin, la primera lanzada al mercado y la más valiosa, ha perdido más del 50% de su valor desde noviembre del año pasado, cuando alcanzó los US$69.044, su valor histórico. Actualmente se cotiza en cerca de US$30.000.

Luna y terra no fueron ajenas a esa atmósfera bajista y recibieron un golpe fulminantes cuando se empezó a especular que operaban como un esquema Ponzi, es decir, como un sistema piramidal. De ahí comenzó a correr el rumor que apuntaba a que en cualquier momento podían derrumbarse.

En consecuencia, luna perdió todo su valor (cayó en picada de US$118 a US$0,09). Por su parte, terra se desplomó junto a su hermana. Y el sistema de cadena de bloques que sustentaba la operación se paralizó desde entonces.

Alexánder Ríos, analista de la firma Inverxia, explicó que las criptomonedas deben entenderse como un “activo exótico” dentro de un portafolio completo.

“Uno no puede meter todos los huevos en la misma canasta. Si tú tienes $10 millones no los deberías meter todos en criptoactivos. Ese sería un error porque los estás arriesgando todo en un solo instrumento”, subrayó el experto

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado porque me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter