<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Se ampliarán los propósitos por los que ahorran los colombianos?

  • Solo el 15,2% de los colombianos ahorra, según el Dane. FOTO: COLPRENSA
    Solo el 15,2% de los colombianos ahorra, según el Dane. FOTO: COLPRENSA
Razones por las que ahorran los colombianos
JUAN FELIPE ZULETA VALENCIA | Publicado el 06 de enero de 2021

De 33 millones de colombianos mayores de 18 años, el 15,2 % aseguró que ahorra, frente a un 67,6 % que dijo no hacerlo y un 17,2 % que respondió no recibir ingresos, según la Encuesta Longitudinal 2019 del Dane publicada el pasado 29 de diciembre de 2020.

Entre quienes ahorran, por amplio margen (52,4%), el propósito predominante es pensar en el futuro y la vejez, seguido por la inversión en la educación de los hijos y la propia (25,3%), emergencias (20,7%), mientras que la compra de activos o invertir en un negocio figuran rezagados entre la lista de motivos (ver infografía).

La incógnita es, ¿podría la pandemia, con los cambios y consecuencias que ha traído, modificar tanto los propósitos como las prácticas y cifras de ahorro entre los colombianos? Hay indicios que sugieren que podría suceder.

A septiembre de 2020, el país sumó 7.114.835 nuevas cuentas de depósito de ahorros para un total de 78.321.501 cuentas, por un valor de 232,4 billones de pesos, conforme informó Asobancaria. Además, según Banca de Oportunidades la bancarización en Colombia se disparó hasta el 85,9% del total de la población adulta, es decir, 31 millones de ciudadanos, y superó la meta establecida dos años antes de lo previsto.

Las cifras que arroja esta encuesta anual hallan relación con lo que muestran por otros estudios al respecto, como el de Kantar en 2019, según el cual el 23% de los colombianos ahorran para tener reservas para el futuro, siendo la motivación más común junto con la compra de vivienda (también 23%).

Expertos aclaran que tal fenómeno responde en buena medida a la coyuntura de la pandemia (restricciones de movilidad, entrega de subsidios y temor ante la crisis), pero el director de Banca de Oportunidades, Freddy Castro, recalcó que “el acceso a productos financieros es la puerta de entrada para la educación financiera y con esta facilitar la construcción de proyectos de vida para las familias a mediano y largo plazo y cerrar brechas por falta de acceso a programas y servicios necesarios para planear a futuro”.

Infográfico

Sin embargo hay un amplio frente por conquistar para lograr una cultura del ahorro más robusta en el país. En un ejercicio de participación planteado por EL COLOMBIANO en Twitter, Facebook e Instagram con la pregunta, ¿Cuáles son sus propósitos para ahorrar este año? El 95% de quienes respondieron (96) cerraron de tajo la posibilidad de ahorrar argumentando, en mayor medida, el aumento del mínimo considerado insuficiente para solventar los gastos y también las secuelas en la economía familiar que ha dejado la pandemia.

Efectivamente, según el informe “Ahorro en los hogares colombianos, un lujo que no todos pueden darse” del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana publicado en junio de 2020, el 55% de los encuestados en el país no tiene capacidad de ahorro y el 50% de los hogares que sí pueden hacerlo tardan hasta 16 meses para recoger lo equivalente para solventar un mes de gastos.

No obstante, expertos señalan que una buena porción de colombianos que cree imposible o inviable realizar ahorro podría lograrlo siguiendo algunas estrategias prácticas. Incluso entre quienes tienen el hábito podría mejorar y elevar sus propósitos. Por ejemplo, en el estudio reseñado anteriormente de Kantar, se refleja que el 12% de los colombianos que ahorran no tienen claro con qué objetivo lo hacen.

¿Cómo hacerlo?

Lo primero entonces es tener una buena estrategia de presupuesto. Cristina Arrastía, vicepresidente de negocios de Bancolombia, señala como un error habitual reducir la planeación al mes a mes.

"Es fundamental contemplar los gastos en periodos de 3 y 6 meses para identificar si tus ingresos consolidados cubren hasta los gastos estacionales que se tienen durante el año", explica. Estos son, por ejemplo, la temporada escolar y matrículas, época de declaración de renta, etc. De esta forma, señala, se puede garantizar salud financiera al tener un indicador clave en tus finanzas que es el flujo de caja.

Señala además que más que porcentajes teóricos para destinar al ahorro, la principal estrategia es establecer razones y metas claras, visualizarse a dónde quiere llegar. Ejemplo: si alguien quiere tener decorado el cuarto de bebé que viene en camino antes de que nazca, debería imaginar el proyecto finalizado y ponerse plazos. "El cuarto del bebé me costará 2 millones. Nace en 6 meses. ¿Cuánto tengo ahorrado ya? ¿Cuánto me falta? De acuerdo con eso, ¿cuál es el monto que debo destinar mensual para alcanzarlo?", expone. Además conviene dividir el proyecto por etapas.

Édgar Jiménez, especialista en finanzas y coordinador del Laboratorio Financiero de la Jorge Tadeo, dice que, contrario a lo que suele pensarse, los propósitos de ahorro “no son necesariamente excluyentes y pueden llevarse a cabo de manera simultánea. Para ello hay que tener conocimiento respecto a los mecanismos de ahorro y que las características que ofrecen se ajusten a los propósito, el tiempo proyectado y los montos requeridos”.

Jorge Florez, capacitador de Educación Financiera de BBVA, señala que es fundamental tener cada vez mayor consciencia de que además de emplear el ahorro en gastos y para reducir el gasto de endeudamiento, como suelen hacer los colombianos, se puede con estos generar ingresos adicionales y empezar a migrar de un enfoque de solución de problemas a una perspectiva de generación de riqueza.

“Dentro de las alternativas de inversión, usted puede optar por: acciones, fondos colectivos, CDT, entre otros productos que ofrece el sector financiero. Cuando piense en invertir indague sobre los siguientes aspectos: margen de pérdida y porcentaje de utilidad, reglas que rigen el mercado, costos de administración, documentación que compruebe su inversión y pida los títulos o certificados de la operación realizada”.

Según el Dane el 14,1% de los hogares destina sus ahorros en CDT, acciones, bonos y similares.

Jorge Hernán Villa, gerente del Fondo de Empleados de EPM y coach financiero y ontológico de Oktu Ser Financiero, quien cree es necesario que el colombiano edifique una nueva mentalidad en función del ahorro que trascienda el corto plazo de y el “por si algo pasa”.

“La gente ahorra pensando que habrá una crisis, es decir, no hay consciencia de que el ahorro debería ser una palanca para el mejoramiento en la calidad de vida y se vuelve repetitivamente un asunto de sentirme seguro cuando llegue una crisis; primero por un tema cultural y dos por un tema educativo el cual carece desde la niñez hasta la universidad de un componente en finanzas personales. Uno ahorra para oportunidades, no para crisis. Distinto es ahorrar para previsión, que son gastos esporádicos”, explica.

Esa falta de educación financiera y además lo que él llama una programación neurolingüística que de entrada no contempla el ahorro como un punto de partida desencadena una serie de condicionamientos sociales y carencias del ego que ponen trampas en la búsqueda de objetivos superiores a través del ahorro. “En mis encuentros les hago cuestionarse generalmente “cuando estoy gastando, ¿realmente qué estoy satisfaciendo, mi ego o una necesidad real?

Del resultado de la encuesta del Dane, Jorge Hernán resalta el porcentaje que ahorra para la educación, un propósito que considera ofrece muchas perspectivas hacia el futuro. En cambio considera que el ítem de ahorrar para vejez y futuro, como una acción motivada más por el temor, es un sofisma.

“Si la motivación es guardarla para que no se pierda, porque piensas que invertir implica riesgos, es un error porque, claro, toda inversión viene con un riesgo, pero ese dinero guardadito es el primero que sacas ante una situación grave, no contemplada. ¿Y qué queda?”.

Finalmente, el director de Oktu piensa que en un corto y mediano plazo el efecto de la pandemia hará incrementar el ahorro orientado hacia solventar una eventual crisis y aumentará el porcentaje de quienes no tienen posibilidad de hacerlo.

No obstante, dice: “cuando llegue la reactivación real (junio de 2022), y siempre y cuando haya una buena divulgación sobre la educación financiera, es posible que empiece una tendencia de ahorro para ser responsable del propio mundo financiero. Esto vendrá de la mano de un consumo más consciente, de una simplificación de gastos que de a poco las personas parecen adoptar”.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección