<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Cómo será y qué medirá el censo económico del Dane?

Con este ejercicio el país podrá conocer las características de todas las empresas, asegura el Dane.

  • Con el censo económico, el país podrá conocer las características de todas las empresas, asegura el Dane. FOTO SHUTTERSTOCK
    Con el censo económico, el país podrá conocer las características de todas las empresas, asegura el Dane. FOTO SHUTTERSTOCK
03 de octubre de 2019
bookmark
Infográfico

La transformación empresarial colombiana mediante el impulso del desarrollo productivo, la innovación y la adopción tecnológica es una de las grandes apuestas del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 (PND).

Uno de los insumos clave para alcanzar ese objetivo es la generación de información actualizada sobre los establecimientos del país, y para eso el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) realizará un censo económico, con el cual se pretende conocer los cambios estructurales en la distribución de la actividad del sector privado.

La idea es disponer de unas estadísticas precisas que tengan en cuenta la naturaleza y dinámica de ese universo frente a cambios demográficos, económicos, sociales y ambientales. “La información recolectada deberá cumplir con estándares de calidad internacionales que permitan una detallada caracterización empresarial y el entorno en el que opera”, se lee en el PND.

Este ejercicio costará 374.000 millones de pesos; para 2020 el Dane contempla 70.000 millones “que nos servirán para identificar las fuentes que van a coadyuvar en estas tareas”, aseguró el director de la entidad, Juan Daniel Oviedo (ver Entrevista).

Una necesidad

Jaime Echeverri, vicepresidente de Planeación de la Cámara de Comercio de Medellín, sostuvo que “a ciencia cierta el país no sabe cuántas empresas tiene entre formales e informales, y también desconoce cuántas funcionan en las zonas rurales”.

Atribuye el fenómeno a que hay muchas fuentes capturando información: cámaras de comercio, otras ante el Ministerio de Agricultura o ante las diferentes superintendencias. “Las bases de información son dispersas con criterios distintos”, enfatiza Echeverri.

Oviedo explicó que el censo económico será una operación estadística que se realizará sobre el conjunto de unidades del sector productivo, para establecer sus características.

“Vamos a levantar información contable, de gestión humana, de innovación y productividad. Será una operación compleja porque vamos a tener que ir por el país a contar establecimientos económicos, incluso los informales, lo que nos permitirá recaudar información valiosa sobre cómo se hacen las cosas en estos contextos”, dijo el director.

Justamente, esta posibilidad es la que valoró Luis Fernando Mejía, director del Centro de Investigación Económica y Social Fedesarrollo.

“Tendremos información de empresas que no se conocen mucho y entenderemos cuáles son sus procesos productivos, sus barreras de formalización y todo esto será un insumo importante para la formulación de las políticas públicas”, comenta Mejía.

Para Ernesto Rojas, exdirector del Dane, obtener una foto de la informalidad será un ejercicio difícil. “Aún la definición de informalidad no es muy clara. ¿Es un local abierto al público?, ¿no estar registrado para el pago de impuestos?, ¿es un negocio eventual o no continuo? Esta condición no es un asunto desastroso ni indeseable, por el contrario, hay que apoyarla para que se incorpore a la economía total no solo para pagar impuestos, sino para producir más”.

No obstante, reconoce que la estadística permitirá identificar las diferencias entre lo formal y lo informal, aunque en el segundo caso será todo un reto (ver Radiografía).

“Es importante tener unas medidas de lo que eso significa. La economía ha presionado la informalidad y, por ejemplo, buena parte de los servicios que antes ofrecían las compañías formales se han tercerizado en personas o individuos que no actúan como una empresa. Entonces, se quiere evitar, pero se está fomentando. Esos fenómenos se deberán analizar con los resultados”, afirmó Rojas en diálogo con EL COLOMBIANO.

Expectativas privadas

Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), explicó que durante la discusión de las bases del PND se resaltó la importancia de hacer el censo económico para identificar el panorama detallado y no solo muestras parciales.

“El país estaba en mora de hacerlo ya que el último censo se hizo en 1991. De esta manera vamos a tener una mejor caracterización de la economía, al contar con los tres censos: económico, poblacional y agropecuario”, agregó.

Mac Master afirmó que lo importante es que esta estadística se convierta en un instrumento para la toma de decisiones. Para ello es necesario que, atendiendo las recomendaciones y prácticas internacionales, se actualice esta medición cada cinco años.

Desde la perspectiva de Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), esto deberá servir para medirle el pulso a la rentabilidad del agro.

“Aquí solo se mide la tasa de crecimiento (1,7 % en el primer semestre de este año), y todas las informaciones del censo, más profundas, serán una buena herramienta para disponer de la mejor fotografía del sector. Los aspectos de rentabilidad, uso de la tierra y el empleo son esenciales para conocer el estado de las actividades del campo”, añadió.

El gremio reconoce el alto nivel de informalidad en la ruralidad, en lo laboral y tributario, por lo que se destaca el propósito del Dane de cuantificar este fenómeno. “En la medida en que se disponga de una radiografía amplia será posible formular políticas para eliminarla”.

¿Qué se sabe?

De acuerdo con la información construida por el Dane, hoy hay 939.868 empresas en Colombia a las que se les puede identificar la actividad económica y el empleo generado.

La mayoría se concentran en el comercio. Le siguen los servicios administrativos y de apoyo, las actividades profesionales, las industrias manufactureras y la construcción. En estos cinco sectores está el 72 % del total.

Por su parte, la Red de Cámaras de Comercio (Confecámaras) establece la existencia de 1,91 millones de sociedades, entre establecimientos de comercio y personas naturales y jurídicas, con cifras de la renovación del registro mercantil a marzo de este año.

El 97 % de las unidades productivas son micros y pequeñas, 68 % de las cuales son personas naturales. Por actividad económica, el mayor porcentaje se está en comercio con un 39,7 %, servicios con 38,4 % e industria 12,1 %.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*