<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Ruta N, 10 años de aporte a la innovación de la ciudad

  • Complejo de la innovacion Ruta N,Este centro de innovación y negocios se encuentra ubicado en el norte de la ciudad, donde se concentrará el Distrito Tecnológico de Medellín. Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry
    Complejo de la innovacion Ruta N,Este centro de innovación y negocios se encuentra ubicado en el norte de la ciudad, donde se concentrará el Distrito Tecnológico de Medellín. Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry
Por Viviana Suárez L. | Publicado el 21 de octubre de 2019
en definitiva

La articulación de Universidad-Empresa-Estado para garantizar una mayor inversión en Ciencia, Tecnología e Innovación, ha sido clave para posicionar a Medellín como líder en esa materia.

Trabajar en el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de Medellín a través de la innovación es uno de los objetivos que dio origen a la Corporación Ruta N en 2009. En ese entonces, el presupuesto que se invertía en el desarrollo de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI) era el 0,7 % del PIB de la capital antioqueña. Gracias a la labor de esta entidad al articular diversos sectores empresariales, universitarios y públicos, poniendo en el centro el conocimiento, ese monto pasó a ser más relevante y ahora es de 2,27 % del PIB, lo que equivale a 1,4 billones de pesos.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Alejandro Franco, director de Ruta N, destacó cómo ha sido este camino que ha posicionado a Medellín como una de las capitales para la Cuarta Revolución Industrial y centro estratégico para la apropiación de las tecnologías más avanzadas para incorporarlas en las actividades del sector productivo. En estos diez años han logrado atraer la inversión de más de 333 empresas de 32 países, generando más de 8.500 empleos.

¿De dónde surgió la idea de crear Ruta N?

“Las ciudades tienen un reto enorme: planear su futuro. Hace diez años nos encontrábamos con un desafío grande frente a la apertura y globalización de los mercados. Allí lo importante era cómo repensar el tema de crecimiento de ciudad, teniendo en cuenta que no somos la capital y que teníamos una economía muy apegada a lo industrial, era muy tradicional. Así no íbamos a ser más competitivos en el largo plazo. A partir de reflexiones de ciudad, en acercamientos con Universidad-Empresa-Estado, empezamos a pensar qué hacer distinto, cómo inyectarle a nuestra economía. Entonces, cambiamos la gasolina por uranio reforzado, que fue apostarle al CTeI”.

¿Qué sectores priorizaron para impulsar su crecimiento con CTeI?

“Empezamos a trabajar sobre un plan que privilegió un crecimiento del sector de la Tecnología, Información y Comunicaciones (TIC), energía y salud. Lo más bonito que uno ve de ahí es que estos diez años permitieron una alianza público privada y académica importante, que se tradujo en lo que hoy conocemos como el Comité Universidad-Empresa-Estado, que permitió la consolidación de una institución como Ruta N, que propende por articular esos tres actores con el fin de lograr una mayor inversión en esas actividades sobre el PIB. Eso se traduce en mayor empleo, competitividad y productividad para las empresas y en entender cómo solucionar retos o problemáticas de ciudad con CTeI”.

¿Cómo se pueden solucionar problemas con innovación?

“Toda esa dinámica nos permite atraer más empresas, capital y talento. Entonces, es muy grato tener la oportunidad de celebrar un proceso de transformación de una economía tradicional a una que basa su desarrollo en el conocimiento. El propósito superior es contribuir al mejoramiento de la calidad de vidaI.

La innovación tiene que ser ese motor del desarrollo económico y social y que lo hacemos a través de tres grandes palancas: atraer capital, talento y empresas a la ciudad, así desarrollamos el tejido empresarial y aportamos a resolver grandes problemáticas de la ciudad”.

¿Cómo podría medirse la participación empresarial?

“Con el Gran Pacto por la Innovación. Empezamos con 400 firmantes, hoy ya son casi 4.900 que ha priorizado a la innovación en el centro de sus esfuerzos como empresas, de apoyarla a través de inversiones específicas y que esperan de ellas nuevos productos, servicios o modelos de negocios para seguir creciendo. Entonces ahí está gran parte del secreto de lo que hemos logrado hacer: comprometer al sector privado, llámese empresas o universidades, a invertir en actividades de CTeI. Antes los aportes para el desarrollo de CTeI en la ciudad provenían en un 30 % de privados y 70 % del sector público. Ahora ya vamos más o menos en un 60 % privado, 40 % público”.

¿Por qué es tan importante la inversión de los privados?

“Es una buena pregunta, la respondo con un ejemplo: las empresas tradicionales que vemos que lideran el tejido empresarial tienen para los próximos años un reto enorme. Las economías emergentes pueden entrar a desplazarlas, lo estamos viendo con iniciativas como Rappi o Sempli en el sector financiero. Acá hay que ayudarles a entender cómo el privado debe pensar en horizontes de mediano y largo plazo. Vincularse o asociarse con nuevos emprendimientos que le ayuden a establecerse o a desempeñarse en esos horizontes es clave.

La importancia radica en que necesitamos un sector empresarial comprometido con su crecimiento de mediano y largo plazo.

De ahí que aprendan a invertir o de trabajar de una manera abierta con universidades, con emprendimiento de base tecnológica (startups), centros de desarrollo tecnológico que le inyecten conocimiento, tecnologías y desarrollen nuevos modelos de negocio para repensarse en los próximos cinco años”.

¿Cómo articular la

tecnología con la generación de empleo?

“Acá hay dos cosas: no ser productivos y competitivos nos va a hacer desaparecer. Acá lo que hay que entender es cómo está cambiando el futuro del empleo en nuestro contexto. El empleo tradicional, repetitivo, con poca incorporación de conocimiento, ese tiende a desaparecer. El Internet de las Cosas (IoT), la Inteligencia Artificial (AI), la analítica de datos, va a propender por otro tipo de empleos. Acá la pregunta es cómo vamos a asumir el reto del empleo en el futuro (no más allá de dos años). La Alcaldía de Medellín a través de Sapiensa, Ruta N, ha venido haciendo inversiones importantes para generar becas afines a las condiciones que se necesitan para la Cuarta Revolución Industrial” (ver Paréntesis).

¿Cuáles son los retos a futuro?

“El más importante es llevar al siguiente nivel el proceso de articulación Empresa-Estado- Universidad. Eso nos lleva a repensar el plan de CTeI a 2030 y ¿cómo lo vamos a lograr? Aprovechando las tecnologías habilitantes de la Cuarta Revolución Industrial. Segundo, es que las inversiones sobrepasen el 3 % en 2021, y llegar a 7 % en 2030, que eso se vea reflejado en mejores servicios públicos, de salud y educación, mayor productividad y competitividad. Esperamos alcanzar una densidad empresarial de 55 empresas por cada 1.000 habitantes, actualmente son 41. Todo esto se traducirá en un aumento del PIB de la ciudad y mayor calidad de vida. Tenemos que seguir trabajando por eso”.

La gestión de la Corporación ha hecho que la inversión en CTeI de la ciudad pasara del 0,7 % del PIB de la ciudad a 2,27 %. La meta a 2030 es que sea de 7 %. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA
La gestión de la Corporación ha hecho que la inversión en CTeI de la ciudad pasara del 0,7 % del PIB de la ciudad a 2,27 %. La meta a 2030 es que sea de 7 %. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA

Contexto de la Noticia

Paréntesis $3.000 millones para formación

A través del fondo Sumanti, Ruta N está trabajando en una estrategia de talento hacia la cuarta Revolución Industrial. Ese fondo de $3.000 millones se financia con recursos de la corporación, Comfama, Sura, Asset Management y Protección. El objetivo es formar por competencias. “Hoy entendemos que la demanda de talento no es para quien ostente un título de cinco años, sino es para quien tenga una competencia específica en algo que demanda el sector TIC. Necesitamos 25.000 nuevos empleos en ese sector a 2022. Entonces, ¿cómo nos vamos a preparar para proveer ese talento?”, destacó Alejandro Franco, director de Ruta N.

Viviana Suarez L.

Periodista y feminista egresada de la Universidad del Rosario.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección