<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
<p>REFUGIOS Y ESPEJOS</p><p>“Petite maman”, de Céline Sciamma</p>
Crítico

Samuel Castro

Publicado el 17 de enero de 2022

REFUGIOS Y ESPEJOS

“Petite maman”, de Céline Sciamma

Samuel Castro

Miembro de Online Film Critics Society

Twitter @samuelescritor

Una niña de 8 años y su padre conversan en una cocina iluminada con tibieza por el sol de otoño que se cuela por la ventana. La niña le cuenta a su papá que encontró en el campo que linda con esta casa, en la que están empacando los objetos de la abuela, que acaba de morir, la choza hecha de ramas que su mamá les había contado que construyó hacía años, cuando chica. El padre hace cara de extrañeza. Nelly, su hija, le dice: “no es que lo hayas olvidado, es que no la escuchaste”.

Unas cuantas escenas después padre e hija vuelven a estar juntos en la cocina y la niña pregunta por una cirugía que su mamá tuvo que afrontar cuando tenía su misma edad. El padre le dice que ya lo saben todo de esa cirugía, y ella aprovecha para quejarse de que nunca hablen de la infancia del padre. De las cosas importantes de su infancia, precisa, que no son los regalos de Navidad ni su sabor favorito de pizza, sino por ejemplo saber a qué cosas le tenía miedo.

En estas dos conversaciones se adivina el espíritu que anima este relato, tan pequeño y sencillo como insinúa su nombre, y tan entrañable como los gestos de sus protagonistas infantiles. Porque solemos olvidar que los niños escuchan todo lo que decimos y que a partir de esas palabras que toman de sus padres y familiares, van haciéndose una idea de cómo es el mundo y cuál es su lugar en él. Hay algo de magia en el ambiente para ellos (y para nosotros cuando nos tocó, hagan memoria) cuando oyen a los adultos recordar sus días como niños. ¿Significa entonces que yo también voy a ser papá de alguien cuando crezca?, se alcanza uno a preguntar. Sería el momento para conversar más con los niños y escucharlos, pero escucharlo de verdad, parece insinuarnos el guión, como ellos hacen con nosotros, y no con ese falso interés con el que tantos adultos van por ahí, mientras comparten antes de tiempo tabletas y celulares que les evitarán tener que responder las preguntas complicadas.

En la segunda escena que describo, parte de este leve y bello relato, que también escribe la directora de la película, Céline Sciamma, el papá termina confesándole a su hija que una de las cosas a las que le temía era a su propio padre. Y entonces percibimos que en esta historia de melancólica fantasía y de juegos con el tiempo, hay también una invitación a aprovechar esa cercanía entre adultos y niños que nunca había existido antes en la Historia. No a ser los “amigos” de los hijos, como intentan algunos, sino a ponernos en los zapatos de los niños, de todos los niños. A que recordemos que hubo un tiempo en que las sombras de los árboles también nos hacían estremecer de miedo. A que les hablemos como las personas inteligentísimas que son cuando razonemos con ellos, sin que desconozcamos sus necesidades de fantasía, juego e imaginación. A que les dejemos conectarse con esos niños que alguna vez fuimos, para que se sientan seguros en un mundo cada vez más temible. A que seamos su refugio y el espejo donde reconozcan que crecer, al fin de cuentas, puede que no sea tan malo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Críticos
José Rafael Arango
José Rafael Arango