<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Qué hacer para tener una memoria más saludable? Claves para no olvidar tan fácil

El 40 % del deterioro cognitivo puede prevenirse con buenos hábitos como hacer ejercicio, alimentación saludable y aprender nuevas actividades cada tanto.

  • La atención es la primera puerta para tener una buena memoria. FOTO: SSTOCK
    La atención es la primera puerta para tener una buena memoria. FOTO: SSTOCK
09 de febrero de 2023
bookmark

¿Le ha pasado que a veces se le olvidan las cosas sin razón aparente? Siempre y cuando sea una situación esporádica es un suceso normal. No siempre puede recordar todo. Lo que sí puede hacer es que esto le suceda cada vez menos con el fortalecimiento y el ejercicio del cerebro para que su memoria sea cada vez mejor y que este órgano, que es esencial en la vida, no se vuelva perezoso.

El cerebro es donde se almacena toda la memoria. Los recuerdos a corto y largo plazo se generan de manera simultánea y se guardan respectivamente en el hipocampo y en la corteza prefrontal. Como no toda la información queda almacenada en el cerebro a largo plazo, existen diferentes tipos. Por ejemplo, está la memoria de trabajo que son las actividades prácticas que se deben hacer en un periodo corto de tiempo: comprar algún producto en la tienda o aprenderse una información que le preguntarán y así prepararse. El médico David Aguillón, coordinador del equipo médico del Grupo de Neurociencias de Antioquia de la U de A, explica que también existe la memoria autobiográfica que es aquella en la que se almacena la información sobre cada persona y desde aproximadamente los 7 años se recuerdan las vivencias.

Hay otra que se llama memoria semántica que es la que almacena la información sobre las características y atributos que definen los conceptos y es por eso que, explica Aguillón, “esta memoria es diferente en los contextos sociales. Por ejemplo, los antioqueños dicen ‘déjame eso encima del poyo’, ¿qué es el poyo? En otras regiones no saben este significado”.

Aunque existen tipos de ellas y una parte fundamental para tener buena memoria es la genética, es un hecho que ella en general podría mejorarse con buenos hábitos. Según el médico David Aguillón, por lo menos el 40 % del deterioro cognitivo se podría prevenir con buenos hábitos como una alimentación balanceada con verduras, frutas y proteína como el pescado y también hacer ejercicio.

“La actividad física es esencial por lo menos 2 horas y media a la semana, porque al cerebro como a otros órganos les llega la sangre a través de unos vasos muy pequeños que tienen hacia dentro. Las personas que tienen problemas con la irrigación cerebral tienen más posibilidades de que el órgano envejezca antes de tiempo, son cerebros que sufren un poco más”, cuenta Carlos Restrepo, neurofisiólogo de la Universidad CES.

Además de esto, la primera puerta que debe abrirse es la de mejorar la atención, ya que es en ese proceso en el que se logra almacenar la información en el cerebro. “Si la persona no presta atención no será capaz de codificar ni almacenar la información, por lo que ni siquiera podrá evocar ese recuerdo”, explica Aguillón.

Para mejorar la atención en el estudio o trabajo puede concentrarse por períodos largos y descansar en períodos cortos, bloquear el celular y otros distractores y que intente finalizar la tarea que inició. También puede anotar la información, poner recordatorios y hacer listas para chequear lo que debe hacer.

Después de dominar la atención, otra acción importante para tener una memoria saludable es la de dormir bien porque es en este momento del día en el que el cerebro pasa la información y la almacena en el cerebro: “En el sueño se hace el proceso de consolidación de la memoria. Se refuerzan estos procesos y el cerebro está muy activo en estos períodos. Por ejemplo, en el sueño REM es donde ocurren la mayoría de sueños y ahí el cerebro elimina y guarda la información relevante para cada persona”, explica Restrepo.

Esta información relevante también se define de acuerdo a las emociones negativas y positivas de la persona. Tanto los momentos buenos como las experiencias negativas suelen ser almacenadas porque significaron lo suficiente para una persona, aunque a veces ocurre un fenómeno llamado estrés postraumático o amnesia que bloquea información de eventos traumáticos que no se quieren recordar. Es una forma de protegerse.

Si se pregunta en qué momento de la vida la memoria comienza a deteriorarse siguiendo el rumbo natural de la biología no hay una respuesta precisa. Los médicos explican que es relativo y puede variar de persona a persona.

Eso sí, al nacer la plasticidad neuronal que es la capacidad de generar nuevas conexiones es muy alta y a medida que se crece esa plasticidad se va perdiendo. Las que tienen menos plasticidad duermen menos porque ya no tienen la necesidad de que el cerebro descanse tanto.

Algunos estudios, dicen los especialistas, explican que a partir de los 30 años entre el 1.1 y 1.3 % de la masa cerebral se pierde por año. Sin embargo, eso no significa que se reflejará en una pérdida de la memoria.

Eso sí, con buenos hábitos y un ejercicio cerebral puede hacer mucho por ella.

Otras maneras de mejorar la memoria y ejercitar el cerebro

1. Aprender a tocar un instrumento

2. Cambiar la ruta para ir al trabajo (modificar la rutina)

3. Hacer actividades como ver documentales, leer, hacer sudokus, sopas de letras.

4. Socializar con otras personas y pasar tiempo con la familia y amigos.

5. Hacerse control de enfermedades como la hipertensión y la diabetes porque hay un alto riesgo de daño vascular.

6. No automedicarse y evitar el consumo de medicamentos que pueden generar trastornos en la memoria.

Daniela R. Gómez Isaza

Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana. El sueño de ser médica lo cumplí haciendo periodismo de salud. También escribo sobre ciencia y de vez en cuando cultura.

Te puede interesar

Las más leídas

Regístrate al newsletter