<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Siete claves si está pasando por una crisis emocional

  • Si el nivel de angustia es manejable todo está bien. Sin embargo, cuando no lo es, las personas requieren ayuda. FOTO SSTOCK
    Si el nivel de angustia es manejable todo está bien. Sin embargo, cuando no lo es, las personas requieren ayuda. FOTO SSTOCK
Helena Cortés Gómez | Publicado el 17 de febrero de 2020

Las angustias emocionales no son todas iguales. Tienen niveles, dependen de varias circunstancias complejas. Pueden desencadenarse si está angustiado por el trabajo, vive un desamor, presenció un desastre natural, un acto de violencia o tiene problemas económicos.

Uno de estos niveles, describe Juan Vásquez Muriel, psicólogo clínico de la U. de A., con maestría en psicología de la Universidad del Norte, es “un momento durante el cual uno pierde la capacidad de gestionarse a sí mismo”. Allí la angustia y el pánico son tan intensos que no permiten pensar con claridad, por eso puede estar en riesgo la vida de los otros o la propia”.

Este puede ocurrir por eventos externos. En este caso un asunto fortuito puede hacer que se llene de pánico.

También puede ser el resultado de un periodo crítico. Es decir, es como si usted llevara un buen tiempo intentando organizar algo que no ha sabido gestionar y como consecuencia se puede llegar a un etapa de desorientación.

En este caso la atención básica, agrega Vásquez, es buscar algo o alguien (no tiene que ser un profesional), que le ayude a tramitarlo. Esto significa que alguien más puede ayudarlo a orientarse. En el Manual ABCDE para la aplicación de Primeros Auxilios Psicológicos de la Organización Mundial de la Salud se lee que cualquier persona puede prestar esta asistencia.

Vásquez basa sus recomendaciones en su experiencia clínica. Destaca diferentes estrategias implementadas por sus pacientes. Lo que podría hacer quien acompaña, explica, es estar ahí hasta que quien esté en crisis pueda gestionarse a sí mismo. Estar ahí para escuchar significa al otro lado del teléfono, atento por el chat, pero idealmente lo mejor es la presencia física. Evite la tentación de juzgar o hacer recomendaciones, es mejor escuchar.

¿Y si la crisis no se detiene?

Si hay una sensación de angustia profunda e incurable y luego de dos o tres horas no se calma ni con una aromática, la mejor opción es acudir a las urgencias médicas. Allá le deberán ofrecer los medicamentos necesarios. “Lo siguiente que debe pasar es que le hagan una valoración médica, psicológica o psiquiátrica. Esto sucederá para tratar de identificar si se dio por factores de salud (hay personas que entran en pánico como efecto adverso de la ingesta de algún medicamento) o si es un asunto de orden psicológico”, explica el psicólogo.

Las crisis psicológicas no son simulación

Es importante entender que no todo el personal médico está entrenado para atender estos casos. Otros sí. Si se le presenta el primer escenario y quien lo atiende considera que no existen los daños psicológicos permanentes (trauma) o que usted se puede controlar sin atención médica, manifieste que está muy angustiado y no puede estar solo. Vásquez sugiere revelar su preocupación.

Puede leer: Seis ideas erróneas sobre la visita al psicólogo

¿A quién llamaría en una crisis?
Plantéese este escenario. Adelantarse y meditar sobre esa persona a la que acudiría en un momento de malestar le ayudará a tomar una decisión rápida cuando sea necesario. Píenselo bien y establezca redes, esta es una buena forma de prevenir. Así que esa persona debe ser alguien que lo tome en serio, porque de lo contrario asegurará que el malestar sea el doble.

¿Y si siente que en su vida hay cosas que no están bien?

No todas las crisis implican que se piense que el asunto es angustiante o que todo se va a desbaratar. Piense en el periodo de tiempo mientras espera los resultados de unos exámenes médicos, Vásquez pone el ejemplo para explicar que este es un periodo crítico. Usted no está en crisis, pero en este momento es importante tener estrategias como hablar con alguien y no automedicarse con información en internet. Esa es, de alguna forma, una profilaxis para afrontar ese momento. Otro ejemplo serían las auditorías en un trabajo, este sería un periodo crítico. ¿Por qué? Pues estos momentos representan una antesala de la otra crisis, esa que se expuso primero en este artículo.

“Por lo general una persona que lleva mucho tiempo en silencio en un periodo crítico puede desencadenar una crisis de angustia”, puntualiza el psicólogo. Si no le llegan los exámenes médicos a tiempo y usted busca en internet alguna condición o síntoma que el médico mencionó, las fantasías como pensar que puede morir, o que no sabe qué hará con sus hijos, lo podrían abrumar.

Lea: ¿Qué hacer si su ánimo baja?

Atento en periodos de crisis

En ese tiempo crítico es prudente estar atento a cambios repentinos en el estado de ánimo, como sentirse fácilmente triste o con ira; cambios en el sueño, cambios en los hábitos alimenticios o si incluso tiene la sensación de que va a enloquecer o cuando piensa después de una decepción amorosa que puede haber algo malo con usted. En estos momentos es normal que la gente piense en el futuro, se esté reevaluando o tenga preguntas sobre sí mismo. Hablar con alguien es lo mejor, se está buscando contenerse. Pero, dice Vásquez, si está en ese periodo y no lo tramita, lo que significa que no lo habla, si no se acompaña de seres querido o no tiene otras actividades que le interesen, se puede desatar la crisis de angustia.

¿Son lo mismo psiquiatra que psicólogo?

Es en este periodo es prudente buscar ayuda psicológica y el psicólogo lo podría remitir a apoyo psiquiátrico. Nada de malo en esto. El psiquiatra es un profesional especializado en la salud mental. Si usted se fractura una pierna debe ir al médico. Lo mismo si se afecta su bienestar psicológico.

Un psicólogo hace terapias a partir de la palabra, en cambio los tratamientos psiquiátricos suelen requerir acompañar su proceso con medicamentos o terapias de tercera generación. No siempre es así. El médico psiquiatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, Cristian David Upegui, asegura que en casos graves (un episodio de depresión mayor, por ejemplo) lo más efectivo según los más recientes estudios es la combinación de ambos: las palabras en terapia psicológica y los tratamientos médicos en psiquiatría.

El psicoanalista se ha diferenciado por los diferentes momentos históricos de la psicología. Hoy en día se puede decir que un psicoanalista es una especie de psicólogo que también escucha, cuenta Vásquez. Sin embargo ellos aseguran estar alejados de la academia. No hay títulos. Para ser psicoanalista se requiere conocer de la doctrina psicoanalítica (haber estudiado a Sigmund Freud) y haber pasado por el propio psicoanálisis. Históricamente hubo un momento donde el psicoanálisis fue importante para pensar la salud mental. Actualmente se ha distanciado de la psicología. Esta ha estado en medio de las ciencias sociales y se desempeña en la salud y en Colombia ya se comienza a dar el paso de sacar la psicología de las facultades de ciencias humanas y llevarlas a las de salud.

Herramientas de las que echar mano en Medellín

En la ciudad existe la Línea Amiga Saludable: +57 (4) 444 44 48 y el acompañamiento a jóvenes y adolescentes por medio de los Servicios de Salud Amigables. Pregunte por ellos.

Lo importante es buscar ayuda, no sentir vergüenza ni estigmatizar. Se trata de cuidar tanto la psiquis como el cuerpo. La salud mental no se debe silenciar.

Puede interesarle: Dolor emocional, también en el paraíso de la fama

Contexto de la Noticia

Para saber más Mito: solo los locos van al psicólogo

No es cierto que la psicoterapia sea para personas con problemas mentales. Algunos persiguen la psicoterapia para el tratamiento de la depresión, la ansiedad o el abuso de sustancias, pero otros quieren ayuda para hacer frente a las principales transiciones de la vida o cambiar los comportamientos problemáticos: la pérdida de un trabajo, un divorcio o la muerte de un ser querido.

Otros necesitan ayuda para administrar y equilibrar las demandas de la crianza de los hijos, las responsabilidades laborales y familiares, para hacer frente a las enfermedades médicas, mejorar las habilidades de relación o manejar otros factores estresantes que pueden afectarnos a todos. Cualquiera puede beneficiarse de la psicoterapia para convertirse en un mejor solucionador de problemas.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección