<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Que no se le olvide: el perro no se devuelve

Llevar una mascota a casa suma nuevas responsabilidades. Piénselo bien, revise que sí pueda tenerla.

  • A los perros y a los gatos hay que garantizarles su bienestar, adoptarlos necesita compromiso. No los regale de aguinaldo, salvo que esté seguro de que estarán bien. FOTO sstock
    A los perros y a los gatos hay que garantizarles su bienestar, adoptarlos necesita compromiso. No los regale de aguinaldo, salvo que esté seguro de que estarán bien. FOTO sstock
06 de diciembre de 2019
bookmark

Una mascota parece ser el regalo ideal para los hijos en Navidad: son tiernos y juguetones. Solo que con ellos llegan responsabilidades. Se necesita tiempo, dinero e incluso paciencia.

La decisión de tener un animal de compañía debe ser meditada, para evitar que al siguiente mes sean abandonados o devueltos. Marcela Díaz, de la fundación Orca, señala que la adopción es un compromiso que se adquiere para la vida. Precisa que los animales son seres sintientes y la ley colombiana ya vela por su bienestar, por lo tanto no garantizarles lo que necesitan puede traer consecuencias (el maltrato animal está regulado por la Ley 1774 de 2016).

El adoptar debe ser un acto consensuado con los integrantes de la familia y la intención tiene que ir más allá de un regalo. Hay que pensar en el futuro del animal y de quienes convivirán con este, debido a que será una interrelación a largo plazo, dice Sergio Andrés Orozco, secretario de Medio Ambiente de Medellín. Sugiere no entregarlos como sorpresa, porque es posible que la persona receptora no se encuentre en condiciones físicas, económicas o emocionales para quedarse con él.

Qué debe saber

Víctor Molina, magíster en Medicina Veterinaria de Pequeñas Especies, comenta que los caninos y felinos se enferman, requieren calidad de tiempo con sus dueños, nunca les debe faltar el alimento y tampoco recibir maltrato. Asimismo necesitan ser vacunados, desparasitados y aseados cada cierto tiempo. Si estos no reciben sus vacunas pueden contraer enfermedades como la rabia, y ahí incluso se pone en riesgo al ser humano.

Molina expresa que si la mascota que se va adoptar ya padece alguna enfermedad, la responsabilidad es mayor. La razón es que requieren cuidados adicionales. Agrega que hay que quitar el estigma de que los cachorros son la mejor opción, cuando hay tantos adultos que requieren de una familia que los acoja y el comportamiento es igual de positivo si se les da cariño.

Para tomar decisiones los especialistas recomiendan hacerse preguntas como ¿tengo tiempo?, ¿soy paciente?, ¿para qué quiero una mascota en mi casa?, ¿económicamente le puedo ofrecer lo que necesita?, ¿el espacio en el que vivo es el adecuado?, ¿si salgo de viaje tengo a alguien que lo cuide? Los especialistas consultados precisan que es necesario recibir asesoría con centros especializados de adopción, que le ayudarán con sus dudas. Uno de esos lugares es El Centro de Bienestar Animal La Perla, de la Secretaría de Medio Ambiente.

Ventajas y desventajas

Los primeros días con la mascota son increíbles, pero luego llegan las obligaciones, y entonces hay que recordar que son un miembro más de la familia.

Díaz dice que en el caso de la fundación Orca se les aclara a los adoptantes que eso de tener mascota es un trabajo duro: “A ellos hay que educarlos igual que a un niño. Se les debe enseñar a comportarse y a no hacer sus necesidades fisiológicas en cualquier lugar”. Enfatiza que hay que tenerles paciencia, debido a que en cualquier momento van a causar un daño.

Claro que hay beneficios, precisa ella, como el cariño que dan, la compañía y el fortalecimiento de la salud. Por ejemplo, añade, se ayuda a combatir trastornos psicoafectivos, aunque eso se logra si estos animales no comienzan a tener comportamientos inadecuados y para ello se requiere un buen trato.

No todas las personas toleran convivir con un cuatro patas. Si a usted le incomodan los pelos o no acepta que ellos se comportan de forma distinta, a lo mejor no sean la mejor opción, comenta Víctor Molina. Ellos estarán en su hogar entre 10 y 15 años. No son un regalo y no tienen devolución. No lo olvide.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD