<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Oiga, toque, vea: ¿cómo detectar fallas del carro?

No hay que saber mucho de mecánica para usar los sentidos y entender cuándo algo anda mal con el automóvil. Aprenda a leer las señales.

  • Si se genera un ruido anómalo al encender el motor hay que verificar dónde se localiza, abriendo el capó. FOTO sstock
    Si se genera un ruido anómalo al encender el motor hay que verificar dónde se localiza, abriendo el capó. FOTO sstock
  • Otro chirrido típico es el de los frenos al operarse, lo cual indica desgaste de las pastillas o suciedad entre la pasta y el disco. FOTO sstock
    Otro chirrido típico es el de los frenos al operarse, lo cual indica desgaste de las pastillas o suciedad entre la pasta y el disco. FOTO sstock
Publicado el 12 de diciembre de 2020

El conjunto que conforma el motor, la transmisión, la suspensión y la propia carrocería de un automóvil está diseñado para trabajar de manera acompasada, con sincronía y sin producir ningún tipo de ruidos que afecten el confort de marcha. Tampoco debe emitir olores que alteren el ambiente. Cuando los sentidos captan estas anomalías son señales inequívocas de que algo anda mal. Escuchar, ver, tocar y oler los síntomas puede ayudarnos a detectar el problema y hasta salvarnos de una avería mayor o un accidente por un fallo mecánico.

Escuchar las señales

El oído, es tal vez el sentido más utilizado para detectar fallos en un auto. Casi todo comienza con un “ruidito” que en principio es difícil de interpretar, pues primero hay que descartar que no sea parte del funcionamiento normal y segundo, saber con precisión qué, cómo y desde dónde se genera. Si es permanente o esporádico, cuando se enciende o cuando se rueda.

“Es muy gracioso escuchar a la gente cuando describe los ruidos del carro. Muchos dicen que tiene como una tos, mientras otros dicen que es un pajarito o un grillito lo que le suena. Hay otros más descriptivos y tratan de imitar el sonido que los atormenta. A veces damos con el chiste, pero en la mayoría de ocasiones hay que darle una vuelta al carro para poder saber qué es lo que le pasa”, dice William Álvarez, técnico automotriz en un taller de la ciudad.

Hay ruidos que se producen por el rozamiento de piezas, mientras otros son golpeteos. Si, por ejemplo, se genera un ruido anómalo al encender el motor hay que verificar dónde se localiza, abriendo el capó. Hay un sonido muy característico y es el chirrido agudo que producen las correas desgastadas. Estas son las que mueven accesorios como la bomba de agua y el alternador. Si dejamos que el chirrido persista probablemente se rompa la correa y cause daños de consideración en estos elementos.

Otro chirrido típico es el de los frenos al operarse, lo cual indica desgaste de las pastillas o en el mejor de los casos, suciedad entre la pasta y el disco o que se haya cristalizado. En la suspensión por su parte, encontramos diversidad de sonidos y golpeteos que pueden indicar que hay problemas con los amortiguadores, los ejes, las veletas o las barras estabilizadoras e incluso la caja de la dirección.

El olfato también indica

Así no esté sonando nada raro, a veces nos llegan olores que delatan anomalías en el funcionamiento del carro. El olor a gasolina, por ejemplo, es uno de los más característicos. Cuando huela a carburante, lo primero que hay que verificar es que no haya fugas.

El motor y sus partes están compuestos por elementos susceptibles a fisuras, roturas o calentamientos, como el caucho. El olor a este elemento quemado puede tener diversos orígenes “Este es uno de los más difíciles de descubrir, porque puede ser desde una llanta frenada, hasta algún componente del motor como los empaques o las mangueras, también es importante detectar si va a acompañado por un olor húmedo, lo que podría delatar problemas de temperatura o algún problema relativo al aire acondicionado”, indica el técnico William Álvarez.

Testigos a la vista

Los automóviles suelen tener una serie de alertas visuales para anunciar algún inconveniente mecánico. Generalmente estos avisos luminosos vienen en varios colores según la gravedad del asunto. Los verdes o azules indican que algún accesorio está en funcionamiento, como el control de crucero o las luces. Aquí no hay fallos pero sirven para evitar que estas se queden encendidas, por ejemplo.

Las luces amarillas en el tablero nos anuncian que ya se presenta una anomalía en el funcionamiento del carro, pero son una advertencia, es decir, no implican necesariamente que haya que detener el auto y llamar a la grúa, pero sí que se les ponga atención, como el aviso del bajo nivel de combustible, el inflado de las llantas o el líquido del lavaparabrisas.

Los que sí hay que mirar bien y no perder de vista son los testigos que iluminan en rojo. Cuando se encienden, lo más recomendable es parar el carro y buscar asistencia. La temperatura, los frenos, la batería, la presión de aceite, todos ellos vienen en rojo y cuando se activen en marcha, por el bien de su bolsillo, detenga el carro o llévelo de inmediato al servicio técnico.

No olvide prestar atención si ve humo. Por ejemplo, si este residuo es negro indica fallas en el proceso de la quema de combustible. ¿Posibles fallas?: carburador, inyectores, filtros. Si es blanco y abundante, lo que tenemos son problemas de temperatura y si tiene un tono azuloso, hay problemas con el aceite, lo cual delata una avería grave pues este lubricante es la vida del motor y lo más seguro es que haya que hacer una reparación grande.

Finalmente los pedales pueden indicar según su vibración que hay una situación con el embrague e incluso con los soportes del motor, información que nos puede brindar el acelerador. Si la palanca de cambios vibra mucho al manipularla o no tiene un ajuste determinado, el problema será con la caja y sus propios soportes .

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS no olvidar el tacto

Las manos pueden alertar sobre las posibles fallas del vehículo por medio de vibraciones generadas o por el motor o por las ruedas, que son las que tienen contacto con el piso. “Para descartar si el tema de la vibración lo producen las llantas o el motor hay que hacer la prueba con el carro parado y en movimiento. Si al rodar la dirección vibra, es señal de una rueda mal balanceada o que tiene alguna malformación por golpes o si al frenar se presenta el movimiento el problema son los frenos”, dice Elkin Arroyave, técnico en una serviteca de la ciudad.

Si quiere más información:


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección