<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Antioquia, con el reto de acabar los vehículos de tracción animal

En el Plan de Desarrollo se plantea sacar de circulación 360 de un total de 528 que subsisten.

  • Estas escenas persisten en varios municipios por fuera del Valle del Aburrá. La Gobernación invertirá en este cuatrienio cerca de $6.000 millones para acabar con esta práctica. FOTO Jaime Pérez
    Estas escenas persisten en varios municipios por fuera del Valle del Aburrá. La Gobernación invertirá en este cuatrienio cerca de $6.000 millones para acabar con esta práctica. FOTO Jaime Pérez
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 27 de julio de 2020

Mientras en 2019 el Valle de Aburrá, con sus diez municipios, quedó totalmente libre de los vehículos de tracción animal, en el resto del departamento la situación sigue siendo difícil para cientos de equinos que en las localidades aún son usados como mulas de carga, sometidos a maltrato, a llevar más del peso que pueden soportar y a extensas jornadas de trabajo, casi sin descanso entre un día y otro. La idea es terminar con esta tortura.

Un censo de la Gobernación determinó que en todo el departamento hay 528 equinos utilizados en vehículos de tracción, con situaciones muy críticas en regiones como Urabá y el Bajo Cauca.

Algunas imágenes vistas de esta penosa situación motivaron el pasado 19 de septiembre un trino del gobernador (en ese momento candidato), Aníbal Gaviria, en el que expresó lo siguiente: “Una imagen que tiene que desaparecer. Me comprometo a que Antioquia esté libre de vehículos de tracción animal. Este cruel sistema de explotación y maltrato animal no puede estar más en nuestras calles. Será reemplazado por motos y los caballos deberán volver a una vida tranquila”, dijo.

Diez meses después, Gaviria sigue con la decisión de combatir este flagelo, que no se compadece con los tiempos actuales, cuando ya la crueldad contra los animales es rechazada por amplios sectores de la sociedad y hay ejemplos que demuestran que es posible erradicar esta práctica como forma de sustento de muchas familias.

El caso del Aburrá

En la subregión metropolitana, Medellín fue la ciudad que empezó a erradicar esta práctica de las calles. El proceso terminó el 24 de diciembre de 2010 con un desfile de motocarros que partió de La Alpujarra hacia al aeroparque Juan Pablo II. Al volante iban 80 cocheros que celebraron haberles dicho adiós a sus caballos como medio de transporte de escombros para empezar a hacerlo en vehículos de motor. La inversión fue de $2.968 millones. A Medellín lo siguieron Bello e Itagüí y se fueron sumando Envigado, Sabaneta, La Estrella, Girardota y Copacabana. Los últimos fueron Barbosa, el 29 de marzo de 2019, y Caldas, el 14 de mayo también del año pasado.

“Es una historia de vida que se entrega. He sido cochero desde los 13 años y tengo 42, se siente nostalgia, pero el cambio es para mejorar”, dijo ese día Alexánder Patiño, cochero de Caldas. El proceso se hizo con apoyo de las alcaldías y el liderazgo del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Amva. Lo que viene para el departamento será ambicioso, pues el mayor costo lo asumirá la Gobernación.

Plan de Desarrollo

El secretario del Medio Ambiente departamental, Carlos Ignacio Uribe, señaló que antes este tema solo fue del resorte de su dependencia, pero el gobernador Gaviria lo incluyó en el Plan de Desarrollo aprobado por la Asamblea, por lo cual tiene garantizados los recursos para su ejecución.

“El Gobernador le dio un enfoque muy importante al animalismo y en el Plan de Desarrollo incluye cinco componentes, entre los que figura la erradicación de los vehículos de tracción animal”, indicó.

El plan animal incluye la protección de la vida silvestre, el bienestar de los animales domésticos, salud para los animales (la meta de la Secretaría Seccional de Salud es esterilizar 126.000 perros y gatos en el departamento), la erradicación de los vehículos de tracción animal y el animal mi amigo, consistente en brindar acompañamiento psicosocial con animales a discapacitados, enfermos y adultos mayores.

“La meta en los vehículos de tracción animal es erradicar 360, pero queremos llegar al 100 %. La sustitución no será solo con motocarros sino darles a los cocheros también la opción de montar otro tipo de negocio si así lo desean”.

Señaló que hay factores a favor del proyecto: el respaldo del total de diputados, el censo (que no existía), la promoción de modelos de asociatividad para los beneficiarios y el apoyo de los alcaldes: “Ellos se comprometieron a expedir decretos y resoluciones que prohiban el uso de estos vehículos en sus localidades, lo que garantiza que el problema se erradica definitivamente”, recalcó el secretario

Álvaro Múnera Builes, diputado de la bancada animalista, celebró la inclusión del proyecto en el Plan de Desarrollo por dos razones: “porque la financiación está garantizada con recursos propios y alternativos, como las regalías, que son fijos”.

Advirtió que a los equinos que salgan deben garantizarles su adopción por personas del Valle de Aburrá, el Oriente y el Suroeste, para que lleguen a fincas de recreo y sea fácil supervisarlos.

“En algunas regiones no confiamos en que los animales vayan en realidad a descansar y podrían volver a utilizarlas en tareas pesadas y de maltrato, cuando no en mataderos”, advirtió el diputado.

Para todo el componente animal la Gobernación destinó $33.000 millones. Se calcula que el proceso con la tracción animal valdría alrededor de $6.500 millones.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS obligaciones para los adoptantes

En el país, la Ley 679 de 2002 prohibió a los municipios de categoría especial y de primer categoría la circulación de estos vehículos. En 2003, la sentencia C-355 de la Corte Constitucional ordenó a los gobiernos locales adoptar medidas alternativas para garantizar el derecho al trabajo de los carretilleros. Medellín la primera ciudad del país en lograrlo y siguieron luego Bogotá, Manizales y Cali. La opción más usada es darles motocarros a los cocheros mientras los animales se dan en adopción. Medellín cuenta con un protocolo del adoptante definido por el Amva que incluye 13 obligaciones como ser mayor de edad, no negociar el animal, usarlo solo con fines de jubilación, equino-terapia o recreación, demostrar capacidad económica para tenerlo, llevarlo a vivir en zona rural y firmar un compromiso de protección del individuo, entre otros requisitos.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección