<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

En Caldas, avalancha dejó en la ruina a diez familias

La emergencia ocurrió en la vereda La Valeria, en la zona occidental de la localidad. Todo pasó en 10 minutos.

  • La comunidad de la vereda La Valeria, donde hay varias familias venezolanas y otras víctimas del conflicto armado en Colombia, sufrió el sábado los rigores del invierno. FOTO carlos velásquez
    La comunidad de la vereda La Valeria, donde hay varias familias venezolanas y otras víctimas del conflicto armado en Colombia, sufrió el sábado los rigores del invierno. FOTO carlos velásquez
Publicado el 17 de octubre de 2022

Tirada en el suelo, sobre un colchón a la orilla de la pequeña vía que lleva hasta su casa de residencia en la vereda La Valeria, de Caldas, Kimberly Manzanilla era el reflejo de la tristeza y la impotencia que da el perder todo lo conseguido en años en menos de cinco minutos y no ver esperanzas de recuperarlo.

Ella y su familia hacen parte del grupo de damnificados por la empalizada que desató el sábado en la tarde la quebrada La Solita, en la zona occidental del municipio, la cual arrastró gran cantidad de árboles que se precipitaron sobre las casas levantadas a la orilla y en la zona donde empieza a elevarse la montaña.

La joven madre llevaba ocho meses allí como inquilina, junto a su madre, su niño y un hermano, con los que llegó de Venezuela en busca de una mejor vida. Y aunque no vivía una situación boyante, por lo menos tenía un refugio que creía seguro y algunas cosas básicas, como las camas, una nevera, lavadora y televisor, lo esencial para vivir con alguna dignidad en un país extraño.

“Las cositas las conseguimos con sacrificio, pero nos toca empezar de cero otra vez, hay que agradecerle a Dios que al menos logramos a sacar mi mamá viva, porque ella había quedado atrapada”, comentó Kimberly, de 23 años.

La vivienda, ubicada a orillas de la vía y la quebrada, que bajan paralelas desde la montaña, fue construida en los últimos años por Sergio Cano, un caldense de 28 años que llegó al sector hace un lustro y pegado al afluente fue levantando adobe tras adobe. Al final logró hacerle divisiones y segundo piso. Hoy todo el esfuerzo se ve perdido.

“Vivo con mi esposa y mi niño en el segundo piso, eso nos salvó de perder las cosas, pero la casa nos dicen que está en riesgo, que debemos desocupar, ¿pero para dónde vamos a coger?”, se preguntó y añadió que por haber construido junto a la quebrada le toca pagar $500 mil cada mes por una multa que le impuso la alcaldía. Sergio dice que a los venezolanos, dos familias diferentes, no les podrá cobrar el arriendo por ahora, pues es consciente de que lo perdieron todo y no tendrán los recursos. Su destino es incierto.

Luego de que los Bomberos de Caldas laboraran casi toda la noche y desde las 6:00 a.m. de ayer domingo, hacia el mediodía el alcalde, Mauricio Cano Carmona, llegó al sitio de la emergencia. Precisó que fueron en total 9 casas evacuadas, cuatro de ellas con imposibilidad de volverse a ocupar, diez familias afectadas y un total de 52 personas, 16 de estas menores de edad.

El desastre se desató a las 5:30 de la tarde en medio de un aguacero. Lo originó el desprendimiento de un talud que generó una empalizada y un atascamiento de la corriente en un punto, cuya acumulación de agua hizo que luego la quebrada bajara con más fuerza afectando casas y caballerizas. Aunque no hubo pérdidas humanas ni lesionados, sí se dieron la muerte de un caballo, además gallinas, conejos y otros animales domésticos.

Andrea Atehortúa Castaño, cuyo esposo perdió una caballeriza de la que solo se salvaron los equinos, describió la avalancha como “una cosa espantosa, de la que nos salvamos de milagro, pero quedamos prácticamente sin nada”, pues la empalizada arrastró muebles, electrodomésticos y todo lo conseguido en diez años, el patrimonio familiar.

El alcalde indicó que 92 % de las emergencias que han ocurrido en su municipio este año tienen origen en la construcción en zonas de invasión de los afluentes, por lo que pidió evitar esta práctica n

Contexto de la Noticia

radiografía el riesgo de vivir en las orillas

Sobre las consecuencias de construir a orillas de quebradas, sin conservar el retiro de 30 metros que permite tener más seguridad frente a avalanchas, el mandatario caldense indicó que este es un problema de todo el país, pues las familias, en su necesidad, no acatan la norma y terminan siendo víctimas. La Solita, al bajar por la montaña, no mide más de un metro de ancho, pero en la creciente multiplicó su tamaño y arrasó con todo a su paso, incluido un vehículo nuevo que estaba parqueado junto a una caballeriza de la que debieron evacuarse diez equinos.

Si quiere más información:

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección