En Antioquia, la pesca es cada vez más escasa

  • Especies como el bocachico y el nicuro están entre las más capturadas en el río Magdalena, en parte por los programas de repoblación que adelantan autoridades ambientales y pescadores artesanales. FOTO Juan Antonio sánchez
    Especies como el bocachico y el nicuro están entre las más capturadas en el río Magdalena, en parte por los programas de repoblación que adelantan autoridades ambientales y pescadores artesanales. FOTO Juan Antonio sánchez
Por Rodrigo Martínez Arango | Publicado el 25 de enero de 2018
104

toneladas pescaron en Berrío del 20 de diciembre al 13 de enero, según Asoambiental.

en definitiva

Los grandes ríos de Antioquia están agonizando por la deforestación, expansión ganadera, la minería ilegal y la contaminación. Es urgente intervenirlos para salvar especies amenazadas.

Mientras que hace 40 años en los ríos de Colombia se pescaban 80 mil toneladas de bocachico, pez emblemático del país, en la actualidad la cifra apenas pasa de seis mil toneladas, alertaron la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap) y las asociaciones de pescadores artesanales de agua dulce.

El director general de la Aunap, Otto Polanco, dijo que esta disminución se debe a la sobreexplotación pesquera, el cambio climático, la desaparición de las ciénagas, la contaminación, la deforestación de las cuencas y la minería ilegal.

Sin embargo, resaltó, desde hace 20 años, cuando existía el Instituto Nacional de Pesca (Inpa), inició una estrategia de repoblamiento en las ciénagas y hoy hay una subienda en el río Magdalena, que no se tenía desde hace 10 años.

Advirtió que si no se respetan las tallas mínimas y las vedas y siguen las malas prácticas de pesca, esta abundancia no se volverá ver por las amenazas que presenta este afluente.

Estadísticas de Aunap, realizadas en los principales sitios de desembarque de pescado en las cuencas del Magdalena, San Jorge y Cauca revelan esa disminución en las capturas. En 2012, la cifra fue de 6.504 toneladas; en 2013, 6.441; en 2014, 6.618; en 2015, 5.336; en 2016, 2.411, y en 2017, 2.130 toneladas.

En la cuenca del río Atrato, en 2012, pescaron 19, 52 toneladas; en 2013, 435 toneladas; en 2014, 186,6; en 2015, 64; en 2016, 46,45; y en 2017, de 77,60.

Es de anotar que las estadísticas son solo de desembarques en sitios donde se ubican empleados de la Aunap y no se hace todos los meses del año por la escasez de personal, por lo que el número puede subir un poco más.

Labor artesanal

En todo el país hay registrados por la Aunap 58.848 pescadores artesanales, de ellos 20.693 registrados en la cuencas de los ríos Magdalena, Cauca y San Jorge, que cobija 13 departamentos. En el Atrato hay carnetizados 530, pero la Aunap calcula que este es solo el 50 % de las personas que se dedican a la pesca artesanal en el país.

Hernando Muñetón, coordinador nacional de la Confederación de Pescadores Artesanales de Colombia, dijo que en estos momentos en el Magdalena sí hay una subienda fuerte de barbudos o nicuros y un poco menos de bocachico.

Indicó que este repunte se debe al repoblamiento hecho en las pocas ciénagas que le quedan al Magdalena, por parte de las asociaciones de pescadores, Cormagdalena, Cornare y Corantioquia.

Se lamentó por la falta de políticas para apoyar la pesca artesanal, cuando el río Magdalena tiene más de 120 municipios ribereños y en épocas como de la actual subienda el recurso se pierde, porque, por falta de suficientes sitios de acopio refrigerados, los tienen que vender a precios bajos que no satisfacen sus necesidades.

El pescador del río Cauca, en Caucasia, Wilfrido Martínez, dijo que allí, a comienzos de diciembre, hubo una pequeña subienda de bocachico, pero hoy el río está alto y las capturas han sido muy pocas.

Relató que lleva 30 años pescando en el río Cauca y desde 2010 ha venido observando la forma como se ha reducido la pesca, por lo que la mayoría de sus compañeros se fueron a trabajar en construcciones o en minería.

Contexto de la Noticia

Cadena que no se puede afectar

Luz Jiménez, investigadora de pesca del Instituto de Biología de la U. de A., recordó que en el país hay unas 1.432 especies de peces de agua dulce. Cerca del 20 % son migratorios. Entre ellas está el bocachico. Dijo que este crece en invierno en las ciénagas. Al llegar el verano viaja a ríos principales aguas arriba (subienda) donde madura sexualmente. Al retornar las lluvias, sube a los ríos tributarios donde se reproduce. Al crecer los tributarios, se llevan los huevos, que bajan al río principal donde se convierten en larvas que llegan a la ciénagas y se reanuda el ciclo. Por ello, si se interviene este proceso, afecta el ciclo.

Rodrigo Martínez Arango

Comunicador social-periodista de la Universidad de Antioquia. Redactor del área Metro hace 20 años. Periodista judicial hace 30 años. También ha trabajado como locutor y periodista de radio en la Cadena Caracol. Autor del libro Expresión oral para periodistas, editorial UPB.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección