<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Fumigación con drones arrancó con reparos campesinos en Antioquia

  • La iniciativa comenzó con dos drones, con capacidad para fumigar hasta tres hectáreas de cultivos ilícitos en un día, cada uno, según los estimados de la Gobernación de Antioquia. FOTO agencia efe
    La iniciativa comenzó con dos drones, con capacidad para fumigar hasta tres hectáreas de cultivos ilícitos en un día, cada uno, según los estimados de la Gobernación de Antioquia. FOTO agencia efe
Por juan diego ortiz jiménez | Publicado el 18 de octubre de 2018
Infografía
Image
$108

millones cuesta el alquiler de los dos drones durante los 45 días que dura el plan piloto.

en definitiva

La implementación de drones cargados con glifosato para fumigar cultivos ilícitos en la subregión del Bajo Cauca generó reproches de las asociaciones campesinas. Piden socialización.

Tras la consecución de las pólizas que cubran las posibles afectaciones de la fumigación, empezaron ayer las aspersiones con glifosato mediante drones en cultivos ilícitos en los municipios de Valdivia, en el norte; Tarazá y Cáceres, en el Bajo Cauca.

Se trata de un plan piloto adelantado por la Gobernación con dos drones que operarán durante 45 días con una meta de 130 hectáreas erradicadas (promedio de 1,4 hectáreas al día por dispositivo).

Según la Gobernación, la Dirección Antinarcóticos suministra el glifosato y la Fuerza Pública se encarga de la operación de los drones que son alquilados por una empresa privada. El alquiler diario cuesta $1,2 millones por equipo. La operación tiene un tercer dispositivo de reserva.

Lina Marcela de los Ríos, gerente de Antioquia Libre de Coca, explicó que pese a la adquisición de los seguros que pagará el privado, su operación depende del clima. Dijo que las coordenadas de fumigación son de conocimiento exclusivo de la Fuerza Pública.

“En el plan piloto de Tumaco se fumigaron 4,1 hectáreas por dron pero en terreno plano. Además, por condiciones climáticas no se pudieron elevar durante ocho de los 45 días del plan. Al final, Antioquia evaluará su impacto y el costo-beneficio para determinar si continúa en 2019”, dijo.

El gobernador Luis Pérez afirmó, por su parte que se suscribieron pólizas por “si se llega a perjudicar a algún vecino que se queje porque le están echando glifosato a sus matas” e indicó que “la fumigación será a dos, tres metros de altura, en el lugar exacto definido por geolocalización”.

Protesta campesina

William Muñoz, presidente de la Asociación Campesina del Bajo Cauca (Asocbac), movimiento que integra comunidades de Valdivia, Tarazá, Cáceres, Caucasia, Nechí, El Bagre, Zaragoza e Ituango, dijo que no comparten las fumigaciones con glifosato porque este “veneno esteriliza la tierra, contamina y no deja crecer los cultivos de pancoger”.

Manifestó su preocupación porque en el corregimiento de Puerto Valdivia y en el municipio de Tarazá, dos de las posibles zonas de fumigación con drones, se están implementando programas de sustitución. “Tirar glifosato sería acabar con estos cultivos, la sustitución fracasaría”, contó.

Pidió a la Gobernación y al Gobierno Nacional articular los programas Antioquia libre de coca y el Programa nacional integral de sustitución de cultivos de uso ilícito. “Dicen que los drones contaminan menos pero no deja de ser glifosato y los campesinos no tenemos sino dos o tres hectáreas. Si tiran veneno la tierra queda contaminada”, añadió.

Jorge Ríos, líder de la Asociación Campesina Unidos del Río Nechí, criticó que la Gobernación no haya adelantado una socialización. “Va en contra del medioambiente, pueden cambiar glifosato por cualquier veneno, pero no utilizan una dosis como la que usa un campesino contra la maleza”, dijo Ríos.

Contó que pese a los acuerdos adquiridos para la sustitución de cultivos (con piña, yuca y plátano, entre otros) y al desarrollo de proyectos productivos, estos no se han cumplido. “La gente se está desplazando de las fincas donde ya fumigaron y se mete en otras porque no han cumplido con los pagos”, reprochó.

La gerente De Los Ríos respondió que el piloto con los drones tiene una segunda etapa, al término de los 45 días de aspersión, en los que un comité interdisciplinario tomará muestras para mirar el impacto que, señaló, es análogo a la fumigación terrestre.

“No tenemos reportes de afectaciones porque se garantiza aspersión de precisión. El dron fumigará áreas específicas por lo que no tiene porque afectar predios vecinos, no es como una avioneta. Igual haremos análisis de suelos y de agua para que la gente esté más tranquila”, afirmó.

Matas de coca, al alza

Según los registros de la Gobernación, pese a que desde 2017 fueron erradicadas 15.000 hectáreas de coca en el departamento, aún hay 13.681 hectáreas sembradas (último reporte del 31 de diciembre de 2017).

“El problema es gravísimo, los bandidos son muy ágiles”, señaló el gobernador.

De los Ríos indicó que pese a que se solicitó un nuevo registro con corte a agosto, este no se ha podido realizar y los datos actuales son inciertos. “Tener datos obsoletos es trabajar con ojos vendados”, dijo.

Dijo que la Gobernación tiene en curso la implementación de un sistema de monitoreo en tiempo real, basado en imágenes con alta resolución.

“La otra alternativa es dotar con sensores un avión de la Policía para hacer sobrevuelos e inspecciones puntuales. Estamos en esa evaluación”, concluyó.

Contexto de la Noticia

Paréntesis en tumaco comenzó el plan piloto

En julio pasado, con 10 drones, comenzó una prueba de fumigación con glifosato en Tumaco (Nariño), el municipio con más extensión de cultivos ilícitos del país con 19.000 hectáreas. El ministro de Salud Juan Pablo Uribe, dijo en septiembre en el Senado que los riesgos por fumigar con drones son mitigables. “Es de bajo riesgo, similar al uso de este herbicida en la actividad agrícola”, indicó. La Corte Constitucional suspendió en 2015 el uso del glifosato. Pese a ello, en mayo pasado abrió la puerta, pero cumpliendo parámetros estrictos.

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección