<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La “gran mordida” que le querían pegar al lote de Carabineros

El llamado lote de Carabineros tiene una historia de película. En los años 80 quedó en manos de un temido lugarteniente de Pablo Escobar. Ahora, según testimonios en poder de la Fiscalía, Miguel Quintero –hermano del alcalde de Medellín– quería pegarle una gran ‘mordida’.

  • Este es el lote de Carabineros que, según un testimonio en Fiscalía, el hermano del alcalde Quintero quería vender bajo cuerda. FOTO manuel saldarriaga
    Este es el lote de Carabineros que, según un testimonio en Fiscalía, el hermano del alcalde Quintero quería vender bajo cuerda. FOTO manuel saldarriaga
La “gran mordida” que le querían pegar al lote de Carabineros
Publicado el 15 de mayo de 2022

“Yo trabajo en la estructuración de proyectos de vivienda. Un día llama un comisionista y me dice que le están ofreciendo el lote de Carabineros. ‘Eso es con la EDU, ¿te consigo una reunión?’. Yo le dije que claro. Y cuatro días después me llama y me dice ‘tenemos reunión este viernes 27 de agosto’.

“Llegamos, a la oficina de la EDU al lado del Parque San Antonio, pasamos tres controles y nos sentamos con el gerente, Wilder Echavarría, y dos acompañantes: Carlos Maya y David Rodríguez. Durante dos horas me contaron en qué estaba el lote. Y yo les dije que me interesaba”.

Así comienza el relato que un testigo le entregó a la Fiscalía sobre lo que podría ser un escandaloso caso de corrupción. El lote de Carabineros es uno de los terrenos más atractivos de Medellín: está cerca a la Autopista Norte y la carrera 65, al metrocable de Picacho, al Sena de Pedregal y a la Plaza de Ferias. Se le conoce así porque es vecino de la Escuela de Policía Carlos Holguín.

“El lunes o martes de la semana siguiente me contacta el comisionista y me dice ‘esta gente se quiere volver a sentar con vos. Nos vemos el miércoles 10:30’. Y yo le respondo: ‘Listo. Buenísimo’.

“Ese miércoles me dice: ‘ve, la reunión va a ser en Salamanca’, y yo le pregunto: ‘¿Pero Salamanca no es un edificio? ¿Por qué vamos a pasar de las oficinas principales de la EDU a ir a un edificio particular?’. Y él me responde: ‘eso fue lo que me dijeron’. Me pareció raro pero fui”.

“En la portería di mi nombre, ‘vengo para donde Sebastián’, ese era el nombre que me habían dado. Subimos al apartamento 1301. Nos abrió este Sebastián. Entramos, y el apartamento estaba vacío, solo tenía un sofá. Entonces, me di vuelta y le dije al comisionista ‘¿qué es esta vaina?’, y pensaba ‘qué cosa tan maluca’. Nos ofrecieron Coca Cola”.

El lote de Carabineros es un terreno de 73.000 metros cuadrados, más o menos el tamaño de toda la Unidad Deportiva Atanasio Girardot. Y en él se pueden construir unas 3.000 viviendas. Pertenecía a Julio Schwarzberg, un alemán que llegó a Medellín en 1927, que compraba tierras para construir urbanizaciones. Este predio lo entregó al Departamento de Antioquia en 1974.

El Departamento a su vez se lo transfirió un año después a la Cooperativa de Municipalidades de Antioquia (Coomunicipios). Y apenas unos años más tarde, sin saberse cómo o por qué, terminó en manos de un grupo de personas entre las cuales estaba Fernando ‘el negro’ Galeano, uno de los socios de Pablo Escobar en el cartel de Medellín. Eso ocurrió en 1980, cuando la mafia estaba en su mayor esplendor criminal.

Hay una curiosa coincidencia de fechas, cuando Pablo Escobar fue recluido en La Catedral, en junio de 1991, Galeano quedó por fuera de la cárcel para manejar los negocios del capo. Apenas un par de meses después, el 21 de agosto, Galeano hizo varias maniobras para quedar como único dueño del terreno. Y entre el 4 y el 5 de julio del año siguiente (1992), Pablo Escobar ordenó asesinarlo –junto a Kiko Moncada–, porque desconfiaba de ellos. No sería raro que maniobras como la que hizo Galeano con el lote de Carabineros hubieran tenido que ver algo con su muerte. Lo cierto es que los desmembraron e incineraron en la cancha de fútbol de la ‘cárcel’.

En el 2000, la Fiscalía incautó el predio de Carabineros y desde entonces quedó como congelado en el tiempo hasta el pasado 15 de julio cuando el presidente Iván Duque, en un acto en Medellín, le hizo entrega del mismo al alcalde Daniel Quintero para que fuera usado con fines de “reactivación económica” en medio de la pandemia.

Lo mismo ocurrió con otros lotes en el país. En Cali, por ejemplo, la SAE (Sociedad de Activos Especiales) entregó al alcalde Jorge Iván Ospina seis terrenos, entre ellos los del antiguo Club San Fernando.

El testigo le siguió narrando los hechos a la Fiscalía. “El comisionista que iba conmigo le preguntó al tal Sebastián: ‘¿Y en este apartamento vivís vos? Muy bueno’. Y él le contestó ‘No, solo lo tenemos para reuniones, aquí solo hacemos reuniones’. Ahí sí que más raro me parecía todo y en esas aparece otro señor que se llama Fernando Gutiérrez de Piñeres, es de Santa Marta, pero trabaja en Medellín en un negocio de drywall”.

Consultado sobre el apartamento, uno de los vigilantes del edificio comentó a un periodista que en efecto por esa época, agosto del año pasado, ese apartamento no estaba ocupado ni amoblado pero que llegaban a menudo carros a reuniones.

Y así mismo lo registró el portal IFM Noticas que reveló parte de este caso de presunta corrupción. Según el portal, vecinos del apartamento contaron que Sebastián, Miguel Quintero y Julio Gil, hijo del Notario 26 de Medellín, eran habituales visitantes del lugar.

“Yo entonces –sigue el testigo– puse el tema que nos convocaba del lote y me dijeron ‘No, esperate que ya va a llegar el señor’. Y yo ‘¿Ya va a llegar el señor?’. Se nos arrima este Sebastián y nos dice ‘bueno, me entregan los celulares, por favor’, yo como que no entendía lo que me estaba diciendo y le extendí la Coca Cola. Y él me dice ‘No, no, el celular me lo deben entregar todos. Así se manejan estas reuniones’. Pues entregué mi celular, él se los llevó, y tocaron la puerta. Entró un gordito, bajito, ojiclaro: ‘Mucho gusto, Miguel Quintero’.

“Fernando Gutiérrez tomó la palabra y dijo: ‘Bueno, hoy vinimos a hablar del lote de Carabineros, para ver cómo podemos hacer aquí este negocio’. Y Miguel le contestó: ‘Vea, esto es muy fácil, el propietario del lote es la EDU, ese lote está en papeles entre 10.000 y 12.000 millones de pesos, pero vale 45.000 millones. Entonces se lo compras a la EDU por esa plata, vas y pagas los 10.000 o 12.000 millones que sean, y los 33.000 o 35.000 restantes nos los das a nosotros. Nos los das por debajo”.

“Yo de una le dije: ‘Ve, en representación de donde yo trabajo te digo que, la verdad, no nos interesa estar en este tipo de negocios. Me podés decir que 500 millones de pesos y tampoco. Es que no aceptamos nada por debajo’”, le explicó el testigo a los investigadores.

“Entonces comenzaron a hablar Fernando Gutiérrez y Miguel Quintero: ‘¿Y si armamos otra estrategia? Nosotros tenemos unas empresas de minería y en esas empresas te hacemos una facturación o nos compras acciones, y por ahí sacas este valor...’. Seguían hablando como si no les importara. Y les dije: ‘No, no, no me interesa la verdad nada. Muchas gracias por todo, pero no’. Ellos seguían conversando y yo les alcancé a decir: ‘De una vez les digo, creo que a nadie que sea serio le va a interesar este lote en estas condiciones, porque eso que quieren no se puede hacer. Entre otras cosas porque ustedes tienen el lote más bonito de Medellín y lo van a vender supuestamente por 12.000 millones de pesos. Eso no casa. No resiste un análisis’”.

“Pero ellos seguían hablando. El uno le decía al otro: ‘Hay que mirar la manera de ver cómo se da eso, hay que lograrlo’, y Miguel le decía a Fernando: ‘No, hombre. Yo te he dicho siempre que de pronto es mejor coger ese lote y partirlo en varios lotecitos y vendérselos a varios constructores, porque ahí sí en cada venta escondemos de a 2.000 o 3.000 millones y ahí sí se puede más fácil, que esconder 33.000 o 35.000 millones de entrada’”.

“Yo era como asombrado de verlos hablar de esa manera y en un momento les dije: ‘Bueno, listo. Muchas gracias por todo’. Me levanté, pedí mi celular y ‘chao que estén bien’. Él me dijo: ‘Yo estoy haciendo otros negocios, pero ya míos, por si te pueden interesar, tengo otros lotes y otras cosas’, y yo ‘Dale, muchas gracias’, me paré y me fui”.

El caso está siendo investigado por un equipo de la Fiscalía. En él ya declararon varios empresarios y otras personas que han tenido que ver con lo ocurrido. Han sido llamados desde febrero de este año al búnker, ubicado en el sector de Caribe. El supuesto negociado no se concretó y eso puede dificultar la acción de las autoridades. Sin embargo, hay indicios y otros testimonios que señalan que no se trataría de un caso aislado si no de un modus operandi recurrente.

Gutiérrez da nuevos datos

EL COLOMBIANO consultó con otros de los personajes implicados. El empresario Fernando Gutiérrez de Piñeres confirmó que sí se dio la reunión, que se hizo en efecto en el edificio Salamanca y que allí estaba Miguel Quintero. “En esa reunión estuvo Miguel Quintero. Claro que sí. Es el hermano del alcalde. Lo he visto tres veces, no tengo negocios con él”.

También confirmó que les quitaron los celulares. Lo cual, dijo, es normal en reuniones. Gutiérrez explicó que él llegó a la reunión no por el lote de Carabineros, del cual dice que no sabe ni siquiera si existe, sino porque le interesaba otro terreno de propiedad privada: “Tenía interés particular en un lote que el señor Miguel Quintero y otra persona que estaba ahí tenían en Caldas para un desarrollo inmobiliario”.

Sin embargo, sí admite que esa mañana se habló del lote de Carabineros, pero de manera general: “Se mencionó este otro negocio (el del lote de Carabineros) y yo hice unos comentarios, pero relacionados con el tema inmobiliario, la dificultad que hay para llevar tributariamente los lotes que tienen menores valores a los valores correctos”.

Concluyó que no puede “dar fe de que se estuviera vendiendo un lote” y fue enfático en tratar de deslindarse de alguna maniobra ilegal que involucre bienes del Estado: “Le quiero ratificar que no tengo ni he tenido nunca un solo negocio con el sector público”.

Por último, Gutiérrez reveló que el Sebastián que ofició como anfitrión es Sebastián Ortega, hijo de William Ortega, a quien dice que conoce por negocios inmobiliarios. Ortega es un político de Bello y excongresista que fue investigado por parapolítica.

El detalle del precio

Hay un detalle importante y es el tema del precio del lote. Porque, según el testigo que ya declaró, Miguel Quintero habría dicho que en papeles el predio estaba en 12.000 millones de pesos, pero que en realidad valía 45.000 millones y que pretendía embolsillarse la diferencia. Este diario consultó a la EDU y esta respondió –hace unos días– que aún “no se ha realizado un avalúo para el predio por parte de la EDU, ya que está en proceso de registro de la transferencia de dominio en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos”.

Es decir, en caso de que alguien quisiera manipular el precio tendría una ventana de oportunidad para hacerlo.

EL COLOMBIANO constató que Carlos Maya y David Rodríguez, mencionados por el testigo como acompañantes del director de la EDU en la primera reunión, serían el subdirector de Planeación Urbana e Inmobiliaria y director inmobiliario de la EDU, respectivamente.

El caso de Carabineros dio pie a un cruce de trinos, en septiembre pasado, entre el expresidente Álvaro Uribe, que dijo que la Alcaldía de Medellín había pedido un soborno por un lote, y el alcalde Daniel Quintero, quien le respondió diciendo: “El lote de Carabineros era de la SAE, no puede ser vendido a particulares. Cuando ingrese a la Alcaldía, como anunciamos, será utilizado para vivienda de interés social”.

EL COLOMBIANO consultó con el presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín, Federico Estrada y este explicó, en términos genéricos, que sí es posible que los municipios le traspasen a privados lotes para que desarrollen proyectos inmobiliarios. De hecho, así ocurrió en el Gobierno pasado, dentro del plan de viviendas gratis que encabezó el vicepresidente Germán Vargas Lleras, en el cual los urbanizadores recibían los terrenos y luego estos procedían a la escrituración de las unidades residenciales a los beneficiarios. Lo que sí se requiere es que sea mediante un proceso de convocatoria abierta.

Lo que no dijo el Alcalde en su trino es que desde el principio de su administración pusieron los ojos sobre este predio y hubo varias reuniones para ver cómo ese terreno en poder de la SAE podía pasar a ser propiedad del Municipio. Se les preguntó a funcionarios competentes si la SAE podía permutarlo a cambio de no tener que pagar el impuesto de plusvalía y les contestaron que sí era posible y quedaría como propiedad de la Alcaldía.

Sin embargo, en las reuniones de consulta plantearon que el interés del Municipio era que la EDU realizara un desarrollo inmobiliario, a lo que se informó que si el inmueble ya iba a ingresar al Municipio como dación en pago, no podría trasladarse a la EDU, porque para disponer de dicho inmueble tendrían que solicitar autorización al Concejo de Medellín, lo que no parecía ser el interés del alcalde Quintero.

Una opción que aparentemente resolvía ambos dilemas era que la SAE cediera el terreno y el Municipio a su vez hacía un convenio interadministrativo para que la EDU gestionara el proyecto inmobiliario. Y en efecto así se hizo.

A pesar de que el Gobierno Nacional cedió el lote de Carabineros a Medellín con el objeto de impulsar la reactivación económica postpandemia, en ese enorme y apetecido pedazo de tierra no ha pasado nada. Desde que el escándalo salió a la luz pública, se han replegado. La Fiscalía sigue investigando para ver si logra establecer alguna irregularidad

Infográfico
Infográfico

Contexto de la Noticia

Paréntesis ¿cómo se ha enriquecido miguel quintero?

Desde finales de 2021 la Fiscalía y la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) le pusieron los ojos al patrimonio de Miguel Quintero, hermano del hoy suspendido alcalde Daniel Quintero. Así lo reportó EL COLOMBIANO en un informe el pasado 18 de abril, que da cuenta de que el “pudiente” hermano del alcalde posee bienes por más de $5.000 millones, incluyendo una lujosa finca entre Girardota y Copacabana, otra en San Vicente Ferrer, un apartamento en El Poblado y dos vehículos cuyo valor asciende a unos $350 millones. La fortuna que ha amasado es difícil de explicar con sus ingresos laborales. Por ejemplo, cuando adquirió el predio en San Vicente devengaba $7.800.000 como director de Planeación encargado en la gobernación de Luis Pérez.

Testimonio El empresario Fernando Gutiérrez amplía su versión

¿Usted tiene conocimiento del proceso que hay en Fiscalía sobre el supuesto ofrecimiento para vender el lote de Carabineros de manera irregular?

“Tengo conocimiento del tema, no de la investigación o algo que está en la Fiscalía. Sé del tema porque salió publicado en el medio digital IFM noticias. Publicado por allá en septiembre. Salieron dos artículos en los que mencionaba mi nombre. Uno, primero, en el que decían que yo era el conector entre los señores que se mencionaban ahí y el sector privado. Después, a los dos días, dijeron que yo había llegado allá engañado por los señores que se mencionaban ahí. Esos son los dos artículos que salieron publicados y se pueden buscar en internet”.

¿Qué papel jugó entonces usted en todo este tema?

“Yo le voy a decir hechos. No sé exactamente lo que está pasando en la Fiscalía. Nunca he trabajado con el sector público. Trabajo en el sector privado desde hace 27 años, aquí en Medellín. Trabajo en el sector inmobiliario. Conozco muchísimas personas de todo tipo: empresarios inmobiliarios. Con algunos no se pueden hacer negocios, con otros sí, como todo en la vida. Nunca he licitado con el sector público. No soy comisionista. Soy un desarrollador de proyectos y me la paso, como muchas personas, buscando lotes para proyectos futuros. De diez lotes que se ven se descartan normalmente nueve o los mismos diez. Entonces, en una reunión a la que yo fui sí habían intereses particulares míos en el sector privado por personas que estaban ahí, que tenían lotes en el sector privado del sur de la ciudad y de lo cual, en medio de la conversación, salieron de manera coloquial temas relacionados con un lote que personalmente ni conozco. Es un lote que está en la zona norte de la ciudad. En ese orden de ideas, lo que se mencionó y que yo puedo dar testimonio, es una conversación sobre temas hipotéticos acerca de qué se hace con un lote que no tiene norma, que tiene que tener un plan parcial. Yo no soy ni cinco afín a la administración municipal actual. No tengo ni relación social ni relación económica. De ningún tipo. No hay ningún empresario que pueda decir que yo le he conectado con el sector público. Ni con esta administración ni con ninguna. No porque sea malo. Hay personas que se dedican a eso, es parte de la vida. Particularmente no es el alcance de mi negocio ni de mi trabajo. Los detalles es mejor que los investigue la Fiscalía y seguramente a mí me llamarán y yo diré lo que sé“.

¿Es entonces verídico que Miguel Quintero estuvo en la reunión, usted lo conoce?

“En esa reunión estuvo Miguel Quintero. Claro que sí. Es el hermano del alcalde. Lo he visto tres veces, no tengo negocios con él. Y dentro de lo que a mí me interesaba con la negociación con la visita en el edificio Salamanca, tenía interés particular en un lote que el señor Quintero y otra persona que estaba ahí tenían en Caldas para un desarrollo inmobiliario. Se mencionó este otro negocio (el de Carabineros). Yo hice unos comentarios, pero comentarios relacionados con el tema inmobiliario, la dificultad que hay para llevar tributariamente los lotes que tienen menores valores a los valores correctos. Particularmente yo no puedo dar fe que se estuviera vendiendo un lote ni tampoco quiero decir que llegué engañado. ¿Engañado de qué?. Ese lote, tengo entendido, ni existe. Con eso no quiero defender a la administración actual ni ser vocero de nada. Ni siquiera por eso que salió publicado porque después salí del país. No volví a tener contacto alguno con el sector inmobiliario relacionado con esas personas. Ni para lo de Caldas ni para algo que se comentó generalizado de ese lote. Pero de ese lote, yo creo, que ni existe todavía”.

¿Y entonces quién tuvo interés en hablar del lote de Carabineros?

“Las personas que estaban ahí, las que llegaron ahí, eran las realmente interesadas. El señor Miguel Quintero yo ni recuerdo bien cómo trató ese tema, pero lo que yo creo es que él ni tenía claridad de qué era el lote. Porque los comentarios que se hicieron generalizados de varios predios, él ni tenía idea de cómo se podía... Él no tenía ni idea del lote ni de lo que se podía hacer ahí. Un desconocimiento absoluto. La gente por fuera del sector inmobiliario anda siempre en una neblina y por eso llaman a los arquitectos”.

¿Es cierto que les quitaron los celulares a los presentes en dicha reunión?

“Eso de los celulares sí fue cierto. Cada rato tengo que dejar los celulares en reuniones de trabajos normales. Eso sí es cierto. Le quiero ratificar: no tengo ni he tenido nunca un solo negocio con el sector público. Con el sector público nunca”.

¿Y sabía con antelación que a esa reunión iba a ir Miguel Quintero?

“Sí sabía que iba a ir el señor Miguel Quintero”.

¿Y usted conocía que Quintero se mueve en el sector inmobiliario?

“Sí, sabe que sí. De hecho el tenía un portafolio de unos lotes en Caldas. Yo no sé a qué se dedica el señor Quintero, más allá de ser hermano del alcalde. Cualquiera que tiene un lote quiere ganarse la comisión, entonces lo buscan a uno o lo buscan a otro”.

¿En algún momento se sintió incómodo, en una especie de encerrona?

“No me sentí en una encerrona. Tengo 56 años. La mayoría de los lotes se descartan, el noventa por ciento de los lotes. No estoy hablando lotes ilegales”.

¿Alguien en la reunión manifestó desacuerdo con lo que se habló allí y decidió irse?

“Ahí nadie dijo que se iba a levantar de la reunión (...) Cuando se habla de lotes que no existen no hay ningún interés del sector privado en participar. Esa conversación terminó en una calle ciega de la cual todos nos levantamos. Particularmente que dijera alguien que no quería estar en la reunión, eso es falso. Absolutamente mentira”.

Una vez concluyó la reunión, ¿quienes llegaron al apartamento comentaron algo entre ustedes?

“Bajé en el ascensor con las dos personas que estaban ahí: uno es muy amigo mío, el otro no lo conozco, y dijimos, no: no había nada qué hacer en esta reunión y todo el mundo para su casa”.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección