<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“Los frenos no me respondieron”: habla conductor de bus que causó accidente con siete muertos y 28 heridos

Esta era la primera vez que el chofer auxiliar, quien conducía en el momento del incidente, hacía la ruta.

  • El tráfico por la Troncal de la Costa Atlántica sufrió por la atención de los dos accidentes viales. FOTO EL COLOMBIANO
    El tráfico por la Troncal de la Costa Atlántica sufrió por la atención de los dos accidentes viales. FOTO EL COLOMBIANO
11 de enero de 2024
bookmark

A pesar de que tiene laceraciones en la espalda que le duelen, el conductor del bus que se accidentó en la madrugada de este jueves en la troncal de la Costa Atlántica, que hasta ahora deja siete personas muertas y alrededor de 28 heridos, no acudió al hospital porque así se lo recomendaron los policías que atendieron el caso. La razón era el temor de que alguno de los sobrevivientes o familiares de estos lo lincharan.

Lea más: Accidente en la Autopista Medellín-Bogotá a la altura de San Luis tiene cerrada la vía

El automotor, que cubría la ruta Montería-Bogotá y haría escala en Medellín, se volcó en inmediaciones del sector de Río Grande, en jurisdicción del municipio de Donmatías hacia las 4:30 a.m. Curiosamente, hacía apenas diez minutos que sus ocupantes habían presenciado la escena de otro bus que se accidentó en el mismo carreteable, a la altura del municipio de Santa Rosa de Osos, con un saldo de una persona muerta y 19 heridos.

Vecinos del lugar que presenciaron el segundo episodio trágico le dijeron a un reportero de EL COLOMBIANO que el vehículo se movilizaba a alta velocidad y que no alcanzó a dar una curva, de manera que se fue contra una baranda y se volcó.

Lea también: Camión se quedó sin frenos y ocasionó choque múltiple en Bello

Sin embargo, también en diálogo con este medio, el conductor, a quien no se identifica para preservar su seguridad, aseguró que se trató de una falla mecánica.

Según él, ante la insistencia de algunos pasajeros que le gritaron ¡frene, frene, frene!, intentó actuar en consecuencia, pero no logró su objetivo, por lo que no le quedó otra alternativa que dirigir el automotor contra la barrera metálica que vio para evitar irse por el desbarrancadero directo hacia una quebrada.

“Los frenos no me respondieron”, reiteró, tras precisar su rol, no como conductor principal, sino auxiliar en este viaje que había comenzado unas horas atrás en la capital cordobesa.

De hecho, había recibido el volante apenas media hora antes, cuando le recibió a su “jefe” para que este descansara, en inmediaciones de los Llanos de Cuivá.

El hombre, de cerca de 35 años de edad, tiene dos hijos menores de edad, reside en Montería y lleva siete meses laborando para la empresa a la que está adscrita el bus, según dijo.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD