Cuestionar la información nos hace libres

Los medios de comunicación tienen un compromiso de informar, pero también de formar. Para Prensa Escuela es indispensable fomentar un sentido crítico frente a la información, porque comprendemos que con ella se construyen modelos sociales que influyen en la manera de comportarnos.

Hoy queremos recomendarles la charla de Rosa María Calaf, una Periodista española  reconocida por ser una de las corresponsales más emblemáticas de la televisión pública, quien nos invita a cuestionar de manera consciente lo que leemos, oímos y percibimos en una época en la que la información abunda.

Para Calaf “es fundamental que los medios de comunicación vuelvan a poner por delante la información de calidad”. Afirma que “Hay que ser muy exigentes y críticos con la avalancha de información que recibimos, para aprender a diferenciar lo que es tóxico de lo que no lo es”. Para ella, el ejercicio del periodismo lleva consigo una enorme responsabilidad y es, junto a la educación, uno de los pilares de la construcción social: “Porque el saber es, claramente, lo que nos hace libres”, concluye.

Los invitamos a que compartan esta conferencia con sus estudiantes para que se genere una conversación que permita enriquecer los conocimientos, percepciones y argumentos de nuestros jóvenes.

Elisa Arango Vélez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

¡Gracias Ana María!

_APrensa Escuela lamenta el fallecimiento de la Comunicadora Social y Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana Ana María Montoya.

Ana María fue tallerista en el año 2015 y se destacó por ser apasionada y comprometida.

Le expresamos a su familia y amigos nuestro  sentimiento de solidaridad y condolencia.

Elisa Arango Vélez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

La motivación debe estar por encima de la información

 

“Lo importante es lo que el maestro es capaz de hacer para motivar a esos niños, para entender quiénes son ellos y para conocer qué es lo que saben”

-Alex Beard

Alex B

En Prensa Escuela creemos que deben existir acciones que incentiven el deseo de aprender para convertir la información en conocimiento, es por esta razón que las palabras del profesor, escritor y explorador de la educación Alex Beard se convierten en un referente para nuestra visión del aprendizaje.

De acuerdo con una entrevista que realizó EL COLOMBIANO a Beard y con su charla realizada en Hay Festival de Jericó, recopilamos algunas de sus palabras que representan sus hallazgos encontrados en el libro “Otras formas de aprender” y su visión de educación en el siglo XXI.

¿Qué es la educación para Alex Beard en el siglo XXI?

“Es una mezcla entre lo local y lo global. El contexto cumple un rol de definir qué es, pero también las presiones globales. La educación del siglo XXI no es una sola cosa, es lo que desea una región, nación o comunidad ser.

Es muy importante que sepan de historia o matemáticas, que tengan un eje central que les permita acceder al mundo, pero se debe desarrollar ese conocimiento para que piensen de manera crítica y analicen el mundo a su alrededor entendiendo su rol en él”.

¿Cómo puede un maestro usar de la mejor manera los recursos que tiene a la mano?

“Lo más importante que hay que entender es que somos seres que tienden al aprendizaje desde el nacimiento. Un bebé entra el mundo desde el día uno con un cerebro que es el resultado de miles de años de evolución, para aprender del ambiente, de las herramientas que ha creado la cultura humana y especialmente para aprender de otras personas. Nacemos con un sentido social que solo podríamos aprender de otros seres humanos, ese es nuestro superpoder, esa habilidad de aprender los unos de los otros”.

¿Por qué es tan importante la inteligencia emocional para el desarrollo académico?

“En los sistemas educativos nos hemos enfocado mucho en cómo los niños se desarrollan académicamente, que les vaya bien en sus exámenes. Creo que todos, los padres, los niños, los maestros, sabemos que la educación es más que solo qué tan bien te va en los exámenes. Para mí, hay que tomarse más en serio y más a consciencia en desarrollar la inteligencia emocional. Hay varias razones: los niños viven en un mundo que cambia muy rápido, en el que será difícil encontrar trabajos y quizá necesitarán desarrollar su resiliencia”.

Las palabras de Beard nos hacen reconocer que no existe un modelo educativo perfecto, lo importante es que cualquiera de estos sea útil en su contexto y que la base fundamental para todos los procesos educativos, sea siempre el buscar que los estudiantes se apasionen con el aprendizaje para convertir la información en conocimiento.

Elisa Arango Vélez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Leer para volver a conectarnos

Ilustración Elena OspinaAnte el afán generado por la Era Digital que promete conectarnos con el mundo, resulta paradójico encontrar que las personas estén alejándose cada día más. Las familias ya no conversan en la mesa, el modo de consultar ha cambiado, los jóvenes sienten impaciencia al hacer lecturas largas, incluso según un estudio que realizó Maryanne Wolf ─una neurocientífica dedicada a investigar los trastornos de la lectura─, los buenos lectores han sido afectados por las ansias de la inmediatez.

Todos los días nos encontramos ante pantallas que nos brindan gran cantidad de información, estamos leyendo todo el tiempo, pero leemos de forma fragmentada y apresurada. Nuestra paciencia se ha perdido porque la manera en la que procesamos la información, ha cambiado. El tener abundante información de manera inmediata nos hace buscar lecturas cortas y breves, alejándonos de conversaciones profundas y con amplio vocabulario.

Para Prensa Escuela, la lectura es necesaria para estimular las diferentes áreas del cerebro y, además,  es una puerta abierta a las conversaciones que nos permite tener espacios de socialización, fomentando la empatía, los encuentros, las pausas y la introspección.

La tecnología nos ha conectado con quienes se encuentran lejos, pero nos ha desconectado de las personas que tenemos cerca. Es una preocupación que a todos nos agobia, pero más allá de eso, esta situación nos hace repensar las estrategias y responsabilidades que debemos asumir para fomentar la lectura desde los espacios educativos, evitando así, la desconexión de nuestras conversaciones.

Para más información, te recomendamos leer el artículo de The New York Times “El consuelo de los libros frente a la angustia de internet”. Haz click aquí para leerlo.

También te recomendamos el nuevo libro “Lector vuelve a casa” de Maryanne Wolf.

Elisa Arango Vélez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Una forma de habitar las palabras es a través del Periodismo

Hoy queremos reconocer el ejercicio del periodismo  compartiendo con ustedes  la experiencia de Daniela Jiménez, redactora de El Colombiano, quién decidió habitar las palabras a través del Periodismo gracias, en parte,  a Prensa Escuela.

La Redactora de El Colombiano del área Metro, Daniela Jiménez González, desde niña siempre tuvo una relación cercana con la lectura y la escritura. Cuando tenía quince años, cursando el grado noveno en el Colegio El Carmelo de Sabaneta, se vinculó al programa Prensa Escuela, allí tuvo un primer acercamiento al periodismo con su participación en El Taller Edición 2010, una publicación anual de Prensa Escuela que recopila los mejores trabajos de los jóvenes que participan en este encuentro de formación ciudadana.

Foto Daniela Jiménez 2

“El programa de Prensa Escuela lo cambia a uno en la medida en que lo hace a uno más sensible. En Prensa Escuela yo aprendí a mirar con otros ojos y a escuchar más, aprendí a recorrer la ciudad con los ojos de un foráneo, es decir, poniéndole mucha atención a los detalles. Aprendí de sueños colectivos, por ejemplo el de cómo se crea un periódico, que más allá de ser un proceso técnico, es un resultado bello después de pasar por muchas manos”.

Para Daniela haber estado en Prensa Escuela fue la posibilidad de comprender que un periódico es una conjunción armónica entre muchas manos, muchas mentes y muchos propósitos diferentes, puesto que reconoce que detrás de un solo texto, existe una gran cantidad de investigación.

“Sí hay algo que me ha demostrado el estar acá en El Colombiano, es que un periódico no se arma si no hay un trabajo colectivo”

Hace nueve años, en la clausura de Prensa Escuela, Daniela recibió una mención especial con su texto “El reloj de péndulo de la abuela”, un relato que habla acerca de  un reloj que acompañó la vida de su abuela y se convirtió en elemento fundamental de su biografía. Ese mismo día en la clausura, Daniela decidió estudiar Periodismo con las palabras de Clara Tamayo, Coordinadora de Prensa Escuela, quién le dijo: “Nunca dejes de escribir, Daniela”,  una frase sencilla y corta que definió su futuro.

Certificado del Reconocimiento Especial

“Mi Editor, Juan Diego Ortíz, dice que el periodismo es como un milagro diario, que uno muchas veces entra a un cuarto oscuro y no sabe dónde está la luz, pero la tiene que prender. El Colombiano me ha regalado muchas cosas: triunfos, frustraciones y alegrías también, al ver que lo que uno cuenta genera conocimiento -incluso para uno mismo-, me ha enseñado mucho de una región que tiene sitios apartados en los que yo no había ahondado. El Colombiano ha sido eso, una oportunidad para pulirme en el ejercicio, para descubrir la región, para hacer amigos, incluso un poco como el recordar el tiempo de la Universidad al tomarse un café, -porque acá también lo hacemos-“.

Daniela habita las palabras en su cotidianidad, observa y escucha siempre de manera atenta su región, su ciudad, sus amigos, sus compañeros de trabajo y su familia; sabe que las mejores respuestas se encuentran en lo simple, en lo que muchas veces pasa desapercibido. Para Daniela, la literatura es una oportunidad para encontrarse con otras voces  y escribir es la mejor forma de poner en orden todo lo que percibe, siente e investiga.

 CEfestival del buen comienzo

Elisa Arango Vélez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO