<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Ingreso a UCI, entre ética y la probabilidad de vida

Ni a los adultos los van a dejar morir sin pasar por esta unidad ni los jóvenes encabezan una lista. Esto es lo que analizan los profesionales.

  • El paciente que ingresa en una Unidad de Cuidados Intensivos tiene un 65 % de probabilidades de sobrevivir tras la enfermedad, según explicaron los consultados . FOTO esteban vanegas
    El paciente que ingresa en una Unidad de Cuidados Intensivos tiene un 65 % de probabilidades de sobrevivir tras la enfermedad, según explicaron los consultados . FOTO esteban vanegas
Publicado el 27 de julio de 2020

La estimación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), basada en las estadísticas del coronavirus en Wuhan (China), indica que un 6,1 % de pacientes diagnosticados con el virus necesitarán ser ingresados a una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Por eso, en este momento, en el que hay ciudades con ocupación de más del 80 % de las UCI, como Bogotá, es necesario explicar cuáles son los criterios que emplean los médicos para darle prioridad a un paciente.

Lineamientos generales

Inicialmente, hay que decir que el criterio para ingresar a una UCI no es a través de una rifa ni de una batalla, sino que se tienen lineamientos para definir quién tiene prioridad.

Tampoco es una lista de chequeo para determinarlo. En este punto hay que decir que el análisis pasa por una serie de determinantes que evalúan si hay enfermedades previas y si hay probabilidad de salvar la vida, por ejemplo.

Así lo explica Stella Navarro, médica de la Universidad CES con máster en bioética de la Universidad El Bosque, quien agrega que “generalmente se sacan unos lineamientos en los que se deja claro cómo se deben tomar mejor estas decisiones”.

El documento Recomendaciones generales para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia covid-19, publicado por el Ministerio de Salud, señala que se debe hacer con prioridad el tratamiento “a quienes se benefician de ser tratados, y garantizar alivio y apoyo a quienes no podrán recibir tratamiento específico”.

Sobre este punto, Navarro plantea que uno de esos lineamientos indica que no habrá discriminación a la hora de asignar un recurso médico.

“Eso nos dice a los médicos que no importa si el paciente tiene prepagada o si no está afiliado al sistema de salud, si es migrante, si es una persona en situación de calle, no importa, ese no será un criterio”, lo cual califica como un “avance importante”.

Andrés Aguirre, director del hospital Pablo Tobón Uribe, explica que lo primero que se tiene en cuenta son escalas de severidad y pronóstico, siempre basados en la evidencia científica.

Y agrega que estas decisiones no se pueden dejar en el azar, es decir, que el primero en llegar no sea el primero en ocupar.

Frente a la ocupación de UCI, ayer en el país había 1.574 pacientes en estas unidades, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS), lo que equivale al 1,37 % de los 114.857 casos activos con coronavirus que tiene el país, según el Minsalud.

Criterios fundamentales

José Luis Accini, presidente de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica, explica que es un aspecto sensible, toda vez que por lo general la UCI se reserva para los pacientes “recuperables” y en quienes el beneficio de recibir esta atención en inobjetable.

“Bajo la guía o apoyo de un comité de ética se prioriza el ingreso (o la continuidad de las intervenciones en UCI) de acuerdo con el grado de fragilidad, deterioro funcional por una enfermedad crónica o la expectativa de vida”.

Johnattan García Ruiz, magíster en Salud Pública de Harvard e investigador de Dejusticia, sostiene que es necesario tener en cuenta estas directrices, para que “los profesionales de la salud puedan tomar decisiones, que son difíciles, sobre racionalizar las tecnologías en salud”.

Detalla que es importante dejar claro “cómo se prioriza el talento humano en una situación en la que cada vez hay menos cupo en las UCI y cada vez tenemos más casos”.

Ante un escenario caótico, Navarro ejemplifica la situación, planteando lo que pasó en la avalancha de Armero en 1985. Por ejemplo, hay una avalancha con 10.000 heridos y la capacidad de atención es para 1.000, entonces ¿qué se hace?

Ella señala que en el caso hipotético de tener tres pacientes, uno con fractura de un brazo, otro que estuvo bajo el agua durante 10 minutos, y una persona con un extremidad amputada y se está desangrando, “de estas tres personas, el amputado es quien debe tener prioridad”, ya que tiene mayor riesgo y más alta probabilidad de sobrevivir con la atención.

Navarro agrega que la edad tampoco es una medida para determinar si hay prioridad o no en el acceso a la UCI: “La gente dice, es que van a discriminar ancianos, pero no. Si tengo un paciente de 80 años sin antecedentes y un paciente de 40 con cirrosis, asma, diabetes y con falla renal, escojo al de 80 años, el criterio no es la edad”.

Los analistas concluyen que ante las circunstancias, sigue siendo necesario que se adopte un enfoque interdisciplinario de cuidados paliativos, que procure el alivio del dolor y el acompañamiento sicológico y espiritual, en caso de que lo requieran

La especialista concluye señalando que “como médico me corresponde hablar del pronóstico del paciente, no de cuál es la personas más valiosa para la sociedad” ..

6,1 %

de contagiados con coronavirus necesitarán

UCI, según la OMS.

Contexto de la Noticia

radiografía La muerte, desde la siquiatría

Isabel Cuadros, siquiatra y directora de la Asociación Afecto, señala que los ciudadanos debemos comprender que la muerte, en cualquier momento, puede estar a la vuelta de esquina, pero destaca que es una idea que no está en la cotidianidad. Por eso, en el contexto de la pandemia que vive el mundo, explica que se debe tener en cuenta que la posibilidad de que un familiar o alguien cercano puede morir. “En el duelo hay que llorar y hacer los rituales hasta que podamos, con la tecnología, sobre todo en este época, porque los seres humanos tenemos la tendencia de tranquilizarnos con los abrazos, pero con la situación actual, eso no lo podemos hacer”, explica la profesional. Frente a cómo llegarles a los niños, la siquiatra manifiesta que se les debe contar en caso de que un familiar o alguien cercano a la familia está enfermo, para que en el caso de un deceso, la noticia no resulte tan traumática. “Es mejor acercarnos a esta posibilidad, sobre todo con los niños y las niñas, dándoles a entender que es una realidad de la vida”.

Richard Aguirre Fernández

Periodista de la Universidad del Quindío. De Calarcá.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección