<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Lucero, la joven víctima de abusos que la Corte quiere proteger

Tiene 19 años y habría sido violada dos veces. La Corte resalta que su caso no es el único.

  • El alto tribunal expresó que la historia de abusos a Lucero hace parte de una violencia institucional muy presente en mujeres afro (Imagen de referencia). FOTO Jaime Pérez
    El alto tribunal expresó que la historia de abusos a Lucero hace parte de una violencia institucional muy presente en mujeres afro (Imagen de referencia). FOTO Jaime Pérez
Publicado el 31 de enero de 2022

El Estado colombiano le falló a Lucero. La frase, que se presta para muchas interpretaciones, en esta ocasión se refiere a la multiplicidad de vulneraciones de derechos que sufrió esta joven en Cali, Valle, víctima de abusos y de la negligencia de varias instituciones.

De tal magnitud fueron los episodios por los que pasó, que dentro de miles de tutelas, su caso escaló ante la Corte Constitucional, la cual le protegió varios derechos fundamentales en una decisión que busca que por fin, después de tanto tiempo, ella tenga una vida digna junto a sus hijas.

La historia de esta mujer de 19 años la relató el alto tribunal en más de 140 páginas. En ellas advierte que modificó su nombre para que no sea víctima de más abusos, pues esta afrodescendiente, quien tiene una discapacidad cognitiva, fue presuntamente violada en dos ocasiones, y en ambas quedó embarazada.

Pero su drama no paró ahí. En hechos en los que hay familiares involucrados, la mujer fue apartada de una de sus hijas sin su consentimiento, una menor de edad a la que luego buscó teniendo de por medio varios obstáculos.

Al reconocer tales violaciones a sus derechos, la Sala Primera de Revisión de la Corte profirió una sentencia que les ordena a la Defensoría, la Fiscalía y la Alcaldía de Cali salvaguardar la vida de Lucero y su hija menor.

Abusos por doquier

Desde que era una niña y vivía en su pueblo natal, Lucero habría sido abusada sexualmente al ser violada por un hombre. En ese hecho ella quedó embarazada, y así nació su primera hija, con la que compartió año y medio antes de partir a la ciudad en busca de una mejor vida.

En Cali, adonde llegó como desplazada, empezó a vivir con su tía Claudia. Pasó unos días con ella y a principios de 2019 –siendo todavía menor de edad– vino la segunda violación y el otro embarazo. El responsable sería Jorge, la expareja de su prima, Andrea, quien le avisó del acto a la Comisaría de Familia, pero allí “nunca hicieron nada para protegerla”, señala la Corte.

El 24 de octubre de ese año, la víctima tuvo a Ana, su segunda hija. En el hospital, su primera reacción fue mostrar rechazo hacia la bebé, por lo cual fue remitida a la Unidad de Psiquiatría del Hospital Universitario del Valle.

En ese lugar, la atención requería del ingreso exclusivo de Lucero; eso llevó a que la Clínica Colombia le entregara la bebé a su tía Claudia para que se hiciera cargo de ella.

En ese momento empezó otro calvario. Cinco días después de ser internada, a la joven le implantaron un anticonceptivo sin su permiso, y de esto hay versiones encontradas, ya que hay un testimonio que cuenta que la misma familia habría revictimizado con fuertes comentarios a Lucero.

En segundo lugar, la bebé no aparecía por ningún lado, y según cuenta la sentencia, fue entregada por una allegada de la familia a otra persona que sí tenía la capacidad económica para mantenerla.

Los dos luceros

Sin rastro de la menor, Lucero encontró en Juana, su abogada, y Marisol, su tía, dos personas que estaban de su lado. La primera es víctima de violencias similares, es abogada defensora de familia, sirvió de testigo en el caso y además denunció al segundo supuesto violador. Marisol, por su lado, actuó ante la Corte en nombre de la víctima.

Las dos empezaron a mover cielo y tierra ante la Fiscalía y la Policía para recuperar a Ana. Sin embargo, parte de la familia se opuso a la entrega agrediendo de nuevo a Lucero, de quien dijeron que no tenía las condiciones para cuidarla.

“No tiene nada para mantenerla, es mejor vender la niña a personas con dinero que la pueden criar”, es uno de los comentarios menos agresivos que se lee en la sentencia.

Luego de que las dos mujeres insistieron varias veces, la recién nacida volvió a los brazos de Lucero, con la condición de que su familia seguiría supervisando su bienestar. Finalmente, tras tantos abusos, la joven víctima pasó a vivir con Elisa, una prima que junto a sus hijos la acogió en su casa.

Medidas de protección

El trabajo de la Fiscalía –que en ocasiones la Corte evalúa como nulo– fue examinar a la joven víctima. Y según el fallo, los resultados no arrojaron enfermedad mental alguna, pero sí un diagnóstico de personalidad introvertida, pasiva y de mucho silencio, con dificultades de comunicación por todas las violencias a las que se había enfrentado.

A partir de las pruebas que pidió a distintas entidades, la Corte encontró que Lucero fue víctima de graves vulneraciones a sus derechos. Y por eso, empezó por decirle a la Defensoría que apoye a esta mujer en este difícil proceso.

Además, el alto tribunal le pidió a la Defensoría que acompañe a Lucero a realizarse una prueba de ADN si así lo desea, por si tiene alguna duda de si la bebé devuelta por su familia es Ana.

En cuanto a la Alcaldía de Cali, la ponencia de la magistrada Diana Fajardo le ordena al Ente Territorial que reúna un equipo interdisciplinar para atender a Lucero, mientras que la Comisaría de Familia deberá revisar nuevamente –y sin estigma alguno–, las condiciones de vida que lleva.

Ella, mientras tanto, seguirá trabajando en un taller de ropa y aseando casas. Su tía Marisol dice que cumple con estas actividades muy “juiciosa”. “Solo tiene dificultad para socializar con las personas, y eso es por las violencias que ha sufrido y porque no le han dado terapias”, concluye.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? Proteger a lucero y su hija

Otro de los factores que deberán tener en cuenta las autoridades con esta joven de 19 años es la amenaza que le habría hecho Jorge, uno de los presuntos violadores y señalado como papá de la segunda hija de la víctima. En el fallo de la Corte también aparece el nombre de Humberto, primo de Lucero que también podría ser el papá de la bebé, pues hay testimonios que lo involucran. Mientras cada entidad adelanta su respectivo procedimiento en pro de garantizarle una vida digna a Lucero, ella está junto a su hija Ana. Por su parte, la tía Claudia, quien la recibió en Cali cuando llegó desplazada de su pueblo natal, tiene a cargo a la hija mayor, que hoy tiene 4 años.

Carlos López

Soy comunidador social y periodista. Me interesan, entre muchas cosas, temas de conflicto armado, medio ambiente y derechos humanos.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección