<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

“Diablito Rojo”, la droga barata que crea adictos en Cartagena

Un adicto a este medicamento, usado como estupefaciente, cuenta cómo fue que entró al mundo de las drogas.

  • El “diablito rojo” es un medicamento psiquiátrico que se vende en ollas de vicio de Cartagena. FOTO: ARCHIVO
    El “diablito rojo” es un medicamento psiquiátrico que se vende en ollas de vicio de Cartagena. FOTO: ARCHIVO
23 de agosto de 2023
bookmark

El consumo de una droga, conocida como “diablito rojo”, tiene preocupadas a las autoridades en Cartagena. Se trata de un medicamento de origen psiquiátrico, cuyo consumo irregular se detectó hace una década.

No entendía por qué dos de mis compañeros actuaban tan raro. Acabábamos de salir de clases y nadie había hecho, aparentemente, nada fuera de lo común. Tenía 14 años y cursaba décimo grado de bachillerato en un colegio oficial de Cartagena. Mientras estábamos en las afueras del colegio, noté que esos dos compañeros lucían adormecidos, desorientados e inquietos, sobre todo Juan*, quien tenía la misma edad que yo.

Minutos después, mientras conversábamos, me enteré que estaban bajo el efecto de una pastilla a la que llamaban ‘diablito rojo’, un medicamento recetado a quienes sufren esquizofrenia. Ninguno de ellos padecía esa enfermedad, consumieron las pastillas porque tienen algunos efectos parecidos a los de las drogas alucinógenas.

Hoy, casi ocho años después de aquella escena, Juan me cuenta sobre esa adicción que empezó en su adolescencia. Ahora tiene 23 años y trabaja como empleado en un hotel. Estudió administración turística.

Todo empezó porque le dio curiosidad probar esas pastillas de las que hablaban algunos compañeros.

“Tenía algunas amistades ‘pesadas’, y me dieron curiosidad esas pastillas. Cuando probé la primera, no sentía nada al comienzo, pero minutos después experimenté una sensación muy fuerte y luego solo recuerdo que me sentía ‘vacilao’; tengo recuerdos vagos de lo que pasó. Yo hacía algo y no me acordaba; de repente, estaba en otra parte y no sabía cómo había llegado a ese punto. Se me borraba el casete”, me contó Juan

Añadió que las pastillas siempre las tomaba con jugos o gaseosas, pues de esta manera tenían un efecto más rápido. Una de las pastillas que ha consumido se llama sedatril, un medicamento psicotrópico que se usa como anticomicial (anticonvulsionante) en pacientes con ataques de pánico.

“A más de uno los pone a dormir, a otros les da por discutir y a algunos por pelear”, detalló.

Christian Ayola, médico psiquiatra, especialista en Farmacoterapia, explica que el consumo de benzodiacepinas debe ser, única y exclusivamente, recetado por especialistas para tratar casos graves de ataques, y que en cualquier caso es recomendable no usarlos o usarlos como última opción.

“Las acciones ansiolíticas de las benzodiazepinas con frecuencia se acompañan de efectos colaterales que resultan de sus propiedades sedantes e hipnóticas”, lo que aumenta la probabilidad de dependencia, dice.

Juan cuenta que tiempo después de salir del colegio intentó dejar las pastillas y empezó con el cigarrillo, pero un día, en medio de una fiesta con compañeros de la universidad, le regalaron un pedazo de su pasado en una presentación comprimida de 50 miligramos.

Desde entonces las pastillas se volvieron parte de su rutina. “Yo salía de la universidad y en la noche me iba con mis amigos. Íbamos para allá atrás en donde estaban las ollas. A veces nos regalaban las pastillas, otras veces comprábamos. Cada pastilla cuesta $2 mil, son mucho más baratas que otros psicoactivos, por eso muchos las consumen”, dice.

Agrega que estas pastillas las consiguen muy fácil, sin fórmula médica, lo que es ilegal.

*Identidad protegida.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*