<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La vía que se construyó en medio del fuego cruzado

  • Cada uno de los soldados involucrados en la pavimentación de la vía debe tener su fusil al hombro y montado para reaccionar ante cualquier ataque de los grupos ilegales. FOTO cortesía ejército
    Cada uno de los soldados involucrados en la pavimentación de la vía debe tener su fusil al hombro y montado para reaccionar ante cualquier ataque de los grupos ilegales. FOTO cortesía ejército
Por RICARDO MONSALVE GAVIRIA | Publicado el 24 de abril de 2019
Infografía
La vía que se construyó en medio del fuego cruzado
57

kilómetros separan al municipio de Tibú con el corregimiento La Gabarra.

en definitiva

Pocos metros faltan para que el Ejército termine de pavimentar 17 kilómetros de la vía que comunica a Tibú con La Gabarra en Norte de Santander. Este trabajo ha tardado más de seis años.

Mocoa, Putumayo, 31 de marzo de 2019. Se cumplían dos años de la tragedia ocurrida en este municipio por la creciente de varios ríos que dejó más de 300 personas muertas y la destrucción de 17 barrios. Ese día el Ejército, en medio de la reconstrucción que aún se adelanta, le entregó a la comunidad, entre otras obras, más de 10 kilómetros de vías pavimentadas en la zona urbana y rural de Mocoa, este es un ejempo del aporte que hacen las fuerzas militares.

En condiciones normales de seguridad, los ingenieros militares están en capacidad de entregar trabajos relacionados con la construcción de caminos en corto tiempo, incluso varios kilómetros en cuestión de meses. Sin embargo, no siempre se presenta ese escenario, en especial cuando se mantiene la confrontación.

Un ejemplo claro ocurre en Catatumbo, Norte de Santander, donde el Ejército lleva más de seis años en la pavimentación de 17 kilómetros de la vía que comunica a Tibú y el corregimiento La Gabarra.

Aunque faltan pocos metros para terminar el trabajo, por lo que se espera que la obra se entregue el próximo 30 de abril, cada kilómetro pavimentado ha sido un reto para los ingenieros militares y los soldados que la vigilan. En todo ese tiempo, los grupos armados ilegales han intentado en 18 oportunidades afectar la infraestructura, y la tropa ha logrado desactivar 49 artefactos explosivos instalados sobre la carretera. Por esta razón, sin excepción, todos deben llevar su fusil montado, sin importar el rol que tengan en la construcción.

No solo se ha derramado sudor en la obra, infortunadamente, sangre también. Cinco soldados han perdido la vida en medio de esos ataques y hasta los civiles, principales beneficiados con esta vía, han salido afectados por el accionar de los violentos.

Precisamente, el cabo segundo Carlos Roberto Prada, los soldados profesionales Wilmer Orduz y Jairo Orlando Salazar, y dos civiles, fueron las víctimas de los ataques de los grupos guerrilleros que delinquen en la zona. El hecho ocurrió el pasado 9 de marzo cuando el frente Luis Enrique León, del Eln, activó una carga explosiva contra la tropa encargada de la seguridad de las obras.

“Esta construcción la viene desarrollando el Batallón de Ingenieros N°50, que está compuesto por más de 600 hombres. Acá se ha entregado sudor y hasta la vida, pues contamos con más de 12 novedades contra nuestros soldados por numerosos atentados por el Eln y en otrora las Farc que le costaron la vida a oficiales, suboficiales y soldados, pero aun así la capacidad constructiva de nuestro batallón sigue intacta”, afirmó el general Diego Luis Villegas Muñoz, comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano del Ejército.

Comunidad, ansiosa

Al principio la comunidad, representada por la Asociación de Campesinos de Catatumbo, se resistió a las obras del Ejército argumentando que podría haber doble sentido en la intención de las autoridades con dicha construcción.

“No estamos en contra de esos proyectos, pero todo tiene un sentido y un objetivo: esta vía es a la fuerza, sin consulta con el pueblo; en el Catatumbo hay multinacionales con ganas de explotar carbón y acá queremos una región agrícola”, dijo Yonny Abril, coordinador de la Asociación, en una declaración a este diario en agosto de 2017.

Sin embargo, en la actualidad los líderes de la zona piensan diferente. Uno de ellos es Oner Galván, presidente de Asojuntas del corregimiento de la Gabarra, quien afirma que la comunidad está a la expectativa y con optimismo de que la vía quede terminada.

“Sabemos el beneficio que esto le trae a la región, sabemos de los contratiempos que ha tenido el Ejército, pero toda la comunidad está ansiosa de la entrega de la obra”, dice el líder y agrega que “antes, con mal clima uno se podía tardar hasta un día en llegar a Tibú, ahora el recorrido no supera las dos horas”.

Oner también afirma que, aunque en el pasado hubo diferencias con la Asociación de Campesinos, ahora todos creen que la obra trae desarrollo.

Por su parte, el general Villegas reiteró que el objetivo es llevar desarrollo a las comunidades, con una vía decente, digna para las personas, y aunque se están haciendo gestiones para hacer varias prórrogas y prolongar el mejoramiento de algunos tramos hasta el mes de junio, la “misión está casi que cumplida”.

“Son 45 mil 500 habitantes lo beneficiados y permitirá a muchos campesinos sacar de manera más segura sus productos como sábila, cacao, la yuca, el plátano, la ganadería, entre muchos otros. Todo esto sirve para darle competencia directa y acabar con los cultivos de uso ilícito que hay en la región”, añadió el oficial.

Con todo su esfuerzo puesto en esta obra, los soldados que trabajan en la vía pudieron pavimentar 2.8 kilómetros por año en 72 meses, un dato que muestra la magnitud de la guerra en Catatumbo, la misma que se ha llevado tantas vidas.

Contexto de la Noticia

Paréntesis Datos generales sobre la vía

Desde Tibú hasta el corregimiento de La Gabarra hay 57 kilómetros que si estuvieran pavimentados en su totalidad se recorrerían en menos de una hora. Según datos suministrados por la Fuerza de Tarea Vulcano del Ejército, por esa carretera se movilizan más de 150 vehículos todos los días. Con la pavimentación de los 17 kilómetros que adelantan los militares, se están beneficiando cerca de 46 mil habitantes de esa región de Catatumbo, en Norte de Santander. La seguridad de estas obras esta a cargo de un batallón conformado por 600 soldados, quienes se encuentran sobre y en los alrededores de la vía.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección