<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué pasará con los 2,4 millones de venezolanos en Colombia en el gobierno Petro?

La cifra la entregó la entidad migratoria. Mientras la administración saliente apostó por la integración, la nueva propende por el retorno.

  • El presidente electo, Gustavo Petro, quiere implementar un plan de retorno para migrantes venezolanos. FOTO: ANDRÉS SUÁREZ
    El presidente electo, Gustavo Petro, quiere implementar un plan de retorno para migrantes venezolanos. FOTO: ANDRÉS SUÁREZ
Publicado el 19 de julio de 2022

En Colombia residen poco más de 2,4 millones de venezolanos, de acuerdo con la más reciente cifra que entregó Migración Colombia, y no está claro cuál será la hoja de ruta que asumirá el gobierno entrante con la atención a esa población.

Mientras el mandatario Iván Duque apostó por una política de integración de esas personas a través del Estatuto de Protección Temporal, que le permitió a esa comunidad proyectar su estadía a largo plazo, desde el equipo del presidente electo, Gustavo Petro, están considerando una estrategia de retorno voluntario.

A pesar de las pretensiones del próximo ejecutivo, la realidad es que cerca del 88% de esos 2’477.588 de migrantes venezolanos que viven en Colombia tienen vocación de permanencia. En otros términos: no están considerando regresar a su país y podrían, incluso, buscar la reunificación familiar en el territorio colombiano.

La mayoría de esas personas se radicaron en Bogotá, Antioquia, Norte de Santander, Valle del Cauca y Atlántico y las capitales de esos departamentos son, justamente, las ciudades que han acogido a más personas desde 2015, cuando comenzó el fenómeno de movilidad humana proveniente de Venezuela.

Además del ya cantado giro en la atención a los migrantes, también habrá un viraje en la relación política con Nicolás Maduro, quien gobierna el país vecino. Para el presidente saliente Maduro es un “dictador” y, por el contrario, con Petro ya se delinea un restablecimiento en las relaciones diplomáticas que pasa por asuntos comerciales, de frontera e internacionales.

En todo caso, desde la gerencia de fronteras actual dejan un llamado de atención: una vuelta a la diplomacia con el régimen no es directamente proporcional a que las condiciones internas de Venezuela mejoren para que los migrantes retornen.

“Pensar que el restablecimiento de relaciones diplomáticas con el régimen va a solventar la crisis migratoria venezolana es un error. Hay que entender que de ese país han salido 6,2 millones de personas y no migraron por un enfrentamiento entre Colombia y Venezuela, sino porque no tenían oportunidades y, en muchos casos, por la ausencia de comida y lo necesario para hacer una vida normal”, apunta el gerente de fronteras, Lucas Gómez.

Si bien no está claro quién asumirá esas gestiones a partir del 7 de agosto, el coordinador nacional del empalme del equipo de Petro, Daniel Rojas, ya aseguró que buscarán un trato digno con esa población y garantizare sus derechos, pero también “un plan de retorno voluntario y dentro de las posibilidades que ambos países acuerden”.

La proyección que traza el gobierno Petro va en contravía de la visión de quienes estudian la movilidad humana. Desde el Migration Policy Institute, el gerente para América Latina y el Caribe, Diego Chaves, resalta que “la estrategia estatal a la que debería apostarle el país tiene que ser hacia la integración socioeconómica de la población migrante como una herramienta para la creación de valor y la construcción de propósitos colectivos a nivel nacional, bilateral y regional”.

La migración venezolana va más allá de la estadística básica de que 2,4 millones de ciudadanos de ese país residen en Colombia, sino que asciende hasta los 9 millones si se tienen en cuenta el millón que estuvieron en transito hacia países vecinos a través del territorio nacional, los 5 millones que son migrantes pendulares quienes entran y salen por la frontera y el millón y medio de colombianos retornados.

Con el gobierno de Gustavo Petro se abre la ventana para que los venezolanos retornados sean otro ítem de ese complejo catálogo de datos de la migración, pero con un interrogante: ¿los migrantes quieren volver a Venezuela?

Contexto de la Noticia

“Integración de los migrantes debe articularse con el desarrollo del país”

Diego Chaves, gerente para América Latina y el Caribe de Migration Policy Institute

La estrategia estatal a la que debería apostarle el país tiene que ser hacia la integración socioeconómica de la población migrante como una herramienta para la creación de valor y la construcción de propósitos colectivos a nivel nacional, bilateral y regional.

A nivel nacional se debería articular la integración con la agenda de desarrollo del país, donde se aproveche este capital humano para la construcción de un bienestar sostenible, incluida la agenda de medio ambiente y el proceso de paz.

Entre tanto, en el ámbito bilateral, si lo que se pretende es reestablecer relaciones con Venezuela, la integración puede representar oportunidades para el desarrollo a lo largo de la frontera del país. La población migrante, mucha de ella ubicada en los departamentos de la frontera, pueden resultar siendo un aliado en el restablecimiento de estas relaciones con objetivos pragmáticos.

En lo regional, el país recién firmó junto con otros veinte países de la región, la Declaración de los Ángeles en el marco de la Cumbre de las Américas donde se reconoce se debe abordar la migración internacional desde un enfoque regional cambiando el paradigma de seguridad fronteriza, a la importancia de estabilizar e integrar a la población migrante para la creación de nuevas oportunidades para el desarrollo

Para lograr esto, lo que recomendamos debería hacerse es garantizar la continuidad y la capacidad de la Oficina para la Atención e Integración Socioeconómica de la Población Migrante. La razón de lo anterior es que, al considerar la integración, es importante incorporar un enfoque de interiorización.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ha asumido típicamente un papel preponderante en la gobernanza de la migración debido al resultado de la historia del país como un país de emigración. No obstante, al adaptarse a las nuevas realidades de Colombia, la integración de los migrantes debe ser administrada por un organismo que mire hacia adentro del país.

Así mismo, continuar apostándole a este modelo implica que la financiación tendrá un carácter duradero. La comunidad internacional ha proporcionado ayuda para facilitar la llegada de la población migrante, representando el 28% de los recursos de cooperación internacional que le entran al país, por lo que garantizar este modelo es, además, importante para los objetivos de largo plazo del país.

Juliana Gil Gutiérrez

Periodista egresada de la facultad de Comunicación Social - Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección