<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

El origen de la pelea entre la Comisión y el militar (r)

Se dio por 10 tomos elaborados por el excomisionado Carlos Ospina que tocan a la Fuerza Pública y su papel en la guerra. “Me censuraron”, dijo.

  • El presidente de la Comisión de la Verdad, padre Francisco de Roux y el excomisionado Carlos Guillermo Ospina. FOTO: COLPRENSA
    El presidente de la Comisión de la Verdad, padre Francisco de Roux y el excomisionado Carlos Guillermo Ospina. FOTO: COLPRENSA
  • El origen de la pelea entre la Comisión y el militar (r)
04 de mayo de 2022
bookmark

Una serie de documentos construidos por el excomisionado Carlos Guillermo Ospina de manera independiente al Informe Final de la Comisión de la Verdad fueron el punto de quiebre entre él –que era el único militar (r) dentro del pleno– y los demás comisionados.

Pese a que desde un principio Ospina insistió en que su principal motivo para irse era que ya “no tenía espacio” para dar sus posturas dentro de la Comisión, lo cierto es que la construcción de esos 10 tomos fueron los que terminaron rompiendo de forma definitiva la relación con esa entidad y derivaron en la renuncia de Ospina, que este martes le fue aceptada. Además, desataron una serie de afirmaciones en las que él tacha a la Comisión de parcial y de dejarle la responsabilidad de la guerra a la Fuerza Pública y no a los demás actores del conflicto.

Pero ese no ha sido el único roce entre el mayor (r) y sus otros 10 compañeros. Según fuentes de la Comisión, las discrepancias empezaron desde hace un año y siempre tenían que ver con las diferentes miradas sobre el papel de la Fuerza Pública durante el conflicto como víctima y como victimaria.

La reunión que no fue

La distancia entre ellos ha sido tal, que Ospina había sido asignado junto a la comisionada Marta Ruíz para escribir el capítulo de narrativa, pero no lograron ponerse de acuerdo y él finalmente decidió apartarse y empezar con su investigación propia sobre lo que pasó durante el conflicto.

El problema llegó cuando el militar en retiro empezó a compartir sus conclusiones, pues, según él, el padre Francisco de Roux –presidente de la Comisión de la Verdad– le advirtió que esos informes no podrían publicarse tal y como él los había presentado por dos razones. “Porque le podrían hacer daño a la Comisión y porque los demás comisionados no estaban de acuerdo con ellos”, dijo el excomisionado Carlos Ospina en diálogo con EL COLOMBIANO.

Con todo eso, las peleas al interior del pleno empezaron a ser evidentes y llegaron a oídos del padre de Roux, quien recibió varias cartas de Ospina quejándose de la situación y pidiéndole “respeto para seguir ejerciendo”.

Según Ospina, él mismo escuchó un par de comentarios de otros de sus compañeros en los que lo tachaban de “ser el militar y el de la derecha” y de, supuestamente, tener un “complot del Gobierno para acabar a la Comisión”.

Las relaciones estaban tan deterioradas que el pleno había citado a una reunión para este miércoles en la que discutirían esas diferencias y decidirían qué hacer con los 10 tomos que finalmente presentó el excomisionado antes de irse. Sin embargo, esa reunión no pudo ser, y no será, porque Ospina se les adelantó dos días y renunció con una serie de críticas que apuntan a deslegitimar las conclusiones de ese Informe Final, un documento que buscará resumir todos los hallazgos de sus más de tres años de funcionamiento.

Sobre el Informe Final

Por ahora hay varios detalles que se han ido conociendo sobre cómo será dicho Informe. El texto tendrá 10 capítulos extensos que buscan resumir lo que ha pasado durante el conflicto armado y contará con un manifiesto final escrito por el padre de Roux con una serie de afirmaciones sobre los más de 50 años de guerra.

Algunos de esos tomos, por ejemplo, abordarán las violaciones a los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario; afectaciones específicas a Mujeres y comunidad LGTBI; Niños, niñas y adolescentes como víctimas; Etnias; Resistencias y un último con los hallazgos finales y recomendaciones.

Una vez estén listos dichos capítulos, el pleno hará una especie de “votación” en la que decidirán si están de acuerdo, o no, con cada uno de ellos. En ese punto, los comisionados podrán votar a favor, abstenerse e, incluso, declarar salvamento de voto.

Al final, dicho documento será presentado ante las víctimas y el país el próximo 28 de junio y, más adelante, será presentado también al nuevo Congreso electo.

Mientras tanto, la Comisión deberá enfrentar esta primera polémica y hacerle frente a los detractores del Informe, quienes se avizoran desde varios sectores políticos incluyendo al partido del actual Gobierno.

Sobre todo esto, la entidad aseguró que Ospina cometió imprecisiones y faltó a la verdad y que su respuesta de fondo sobre todas las “demandas de verdad” vendrán en esas páginas que ya empiezan a ser criticadas.

Entrevista con Carlos Ospina, excomisionado de la Comisión de la Verdad

El origen de la pelea entre la Comisión y el militar (r)

¿Alcanzó a entregar los informes que estaba haciendo de manera independiente?

“En mi carta de renuncia le anexo una carta entregándole oficialmente 10 libros de todo el proceso que yo hice en mi función como comisionado”.

¿Cuando usted habló de esos informes, ¿le dijeron que no los iban a publicar así tal como usted los había entregado?

“Sí. Me dijeron que no se podían publicar porque le hacían daño a la Comisión o a lo que otros comisionados estaban informando”.

Entonces, ¿ese fue el detonante de su renuncia?

“Claro. Yo soy comisionado y eso me da una autonomía para investigar, opinar y tener fuero. Yo no acepto la censura, yo no acepto que me corten esos informes o me los maquillen”.

¿Siente que la Comisión lo censuró?

“Sí, la Comisión me censuró, eso es correcto”.

¿De qué hablaba usted en esos informes?

“Son 10 tomos, pero me quedó faltando uno. Entonces son 9. Los temas son orígenes del conflicto; combinación de todas las formas de lucha; correlación entre el poder político y el poder militar; pugna por Bogotá; Farc; DAS camino al olvido, que habla de la victimización que tuvieron los agentes del DAS que fueron secuestrados, asesinados y desplazados; un cuento que relata historias de víctimas de la fuerza pública; y un último que es un documental”.

Algunas personas que tuvieron acceso a sus informes dicen que estaban sesgados para favorecer a la Fuerza Pública y que carecían de rigor investigativo y de claridad en la metodología. ¿Usted qué responde a esas afirmaciones?

“Mira, entre otras cosas, yo hablo muy poquito de la Fuerza Pública en todos esos informes. Hablo de las Farc, del Gobierno, de la combinación de todas las formas de lucha (...). Esto puede ser casi que una investigación científica”.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*