<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Petro rezó por las víctimas de la toma del Palacio de Justicia

El Presidente, un exM-19 (guerrilla que perpetró el ataque), estuvo en la eucaristía. Evitó hablar en público.

  • 1. El Presidente habló con monseñor Luis José Rueda, Arzobispo de Bogotá, en la misa de homenaje a las víctimas. 2. La vicepresidenta Francia Márquez acompañó al Jefe de Estado. Familiares de víctimas y magistrados hicieron homenaje en el Palacio de Justicia a quienes murieron en la toma. FOTOS CORTESÍA FOTOS CORTESÍA Y COLPRENSA
    1. El Presidente habló con monseñor Luis José Rueda, Arzobispo de Bogotá, en la misa de homenaje a las víctimas. 2. La vicepresidenta Francia Márquez acompañó al Jefe de Estado. Familiares de víctimas y magistrados hicieron homenaje en el Palacio de Justicia a quienes murieron en la toma. FOTOS CORTESÍA FOTOS CORTESÍA Y COLPRENSA
  • Petro rezó por las víctimas de la toma del Palacio de Justicia
  • El ministro del Interior, Alfonso Prada, asumió formalmente el rol de vocero del Gobierno de Gustavo Petro. FOTO: Cortesía
    El ministro del Interior, Alfonso Prada, asumió formalmente el rol de vocero del Gobierno de Gustavo Petro. FOTO: Cortesía
Publicado el 05 de noviembre de 2022

En el aniversario 37 de la toma y retoma del Palacio de Justicia se registró un acto sin precedentes: el presidente Gustavo Petro acudió a la eucaristía en la Catedral Primada de Colombia para hacer un acto simbólico de conmemoración a este trágico suceso, que ocurrió entre el 6 y 7 de noviembre de 1985 y que fue perpetrado por la extinta guerrilla del M-19, en la que el mandatario militó.

El Jefe de Estado acudió a esta histórica cita en una actitud silenciosa y mesurada, y aunque prefirió no dar declaraciones por respeto a la magnitud del evento, compartió en el mismo con la vicepresidenta Francia Márquez; el Nuncio Apostólico en Colombia, monseñor Luis Mariano Montemayor; el Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia, monseñor Luis José Rueda; magistrados de las altas cortes y familiares de algunas víctimas de este holocausto.

Aunque el Presidente no dio declaraciones, los ojos estuvieron puestos encima suyo, pues su figura fue protagónica en el acto de conmemoración, ya que –además de asistir a la eucaristía– se reunió con los magistrados de las altas cortes y su Gobierno hizo oficial la declaración del Cristo de la Corte Suprema de Justicia como un bien de interés cultural del ámbito nacional.

Si bien el Mandatario no se pronunció en el marco de esta conmemoración, con sus declaraciones del pasado ha dejado en evidencia cuál es su postura frente a la toma del Palacio de Justicia. Petro ha insistido que este acto violento ocurrido hace casi cuatro décadas atrás pudo haber sido un error del M-19, pero ha señalado que la toma se dio como una respuesta a acciones hostiles del Estado contra ese grupo guerrillero. Además, ha aclarado que no se involucró en su materialización.

Simbólico, pero silencioso

La presencia de Petro en el acto de homenaje a la memoria de las víctimas de la toma y retoma del Palacio de Justicia fue un hecho trascendental en términos de reconciliación, pues a pesar de que él no estuvo presente en el acto terrorista, sí llegó a portar las banderas del grupo que lo cometió, por lo que de una u otra manera su figura hace referencia a uno de los victimarios de este hecho violento en el que también tuvo responsabilidad en actos criminales el Ejército.

A pesar de lo significativo de la asistencia del Presidente, llamó la atención que su acto de conmemoración fuera silencioso, pues al estar en la primera fila durante la eucaristía se le notó discreto y callado, y después de que concluyó el evento prefirió no atender las preguntas de la prensa. Por eso, a pesar del simbolismo que representó su participación en la actividad religiosa, su presencia contrastó con el acto previo en homenaje a las víctimas.

Horas antes de la misa, durante la mañana de este viernes, en el Palacio de Justicia tuvo lugar un acto de honor a la memoria de las víctimas por medio de la placa “que cese el fuego”, que fue inaugurada en un acto para recordar a quienes fueron asesinados y desaparecidos forzosamente en este oscuro capítulo de la historia de Colombia.

La encargada de iniciar este acto fue Alejandra Rodríguez, hija de Carlos Rodríguez, quien era administrador de la cafetería del Palacio de Justicia y todavía sigue desaparecido. Alejandra, quien apenas tenía 35 días de nacida cuando su papá desapareció, aseguró que la lucha de los familiares de las víctimas de este hecho es la que ha permitido que se conozcan las graves violaciones a los derechos humanos que se registraron entre el 6 y el 7 de noviembre de 1985.

“Estamos aquí presentes para rememorar estos hechos con el propósito de que después de 37 años se obtengan los derechos de justicia y verdad que se han mantenido en negación, no solo para los familiares de los desaparecidos del Palacio de Justicia sino también para las víctimas y la sociedad”, señaló Alejandra.

A pesar de que el Jefe de Estado no estuvo presente en esta actividad, sí puso su grano de arena desde el Ejecutivo para honrar la memoria de lo sucedido, ya que en su lugar estuvo la ministra de Cultura, Patricia Ariza, quien firmó la resolución 0401 que le da al Cristo que sobrevivió a la barbarie (ver nota anexa) el reconocimiento como patrimonio que debe ser protegido.

Después de firmar el documento que establece medidas para garantizar la conservación de esta figura religiosa, Ariza planteó que, tanto para los creyentes como para los no creyentes, esta resolución es importante debido a que el Cristo “fue testigo de lo que sucedió y también será testigo de que esto nunca más vuelva a suceder en Colombia”.

Después de poner los arreglos florales en la placa, varios de los magistrados de las altas cortes expresaron su voz de solidaridad con las víctimas y de rechazo con este hecho criminal que acabó con la vida de 90 personas entre magistrados, funcionarios, civiles, guerrilleros y uniformados.

La magistrada Cristina Pardo, presidenta de la Corte Constitucional, dijo en su intervención que quienes son jueces deben saber que para impartir “verdadera justicia es necesario un ambiente de respeto porque en medio de la violencia esto no es posible”. En esa línea, Pardo agregó que es necesario que el país traiga a la memoria lo que ocurrió en el Palacio de justicia a inicios de noviembre de 1985 y apuntó que “se debe hacer todo lo posible para que esto no vuelva a suceder (...) Con esta placa se recuerda y se demuestra a los familiares de las víctimas que su dolor no nos es indiferente”, señaló.

La versión que Petro defiende

Si bien el Presidente no habló este viernes, su punto de vista del holocausto en el Palacio de Justicia ha quedado registrado en diferentes entrevistas como la que le dio en marzo de 2021 a Semana, en donde aseguró que esta toma pudo ser un error, pero también trató de justificar la acción criminal del M-19 al plantear que se trató de un acto de respuesta al supuesto incumplimiento de acuerdos de paz.

“La historia real es que había un proceso de paz firmado entre el M-19 y el gobierno de Belisario Betancur (...) hicieron un bombardeo al campamento que estaba en tregua y la reacción, que pudo ser un grave error, ante esa ruptura alevosa de ese proceso de paz fue que entraran en el Palacio de Justicia”, dijo en el citado medio el entonces senador Petro.

En esa “historia real” el hoy Jefe de Estado agregó que los guerrilleros del M-19 buscaban que se firmaran nuevos acuerdos de paz y además señaló al Ejército como el responsable de la muerte de los 11 magistrados que cayeron en el proceso de toma y retoma, versión que no ha sido confirmada por las autoridades.

“Entraron (los guerrilleros) a que se refirmara el acuerdo de paz. ¿Cuál fue la respuesta?: los bombardearon. Y en el proceso judicial, ¿cuáles son las pruebas sobre el asesinato de los magistrados?, que todos tenían tiros de armas provenientes del Ejército”, apuntó Petro en la entrevista.

Más allá del simbolismo que representó su presencia en el acto de este viernes, la postura del Mandatario frente a este acto criminal no deja de generar inquietud, pues cuando se ha referido al hecho ha opinado defendiendo los intereses del extinto grupo guerrillero al que perteneció y tal vez por esa razón prefirió, ahora como presidente, no hablar sobre el tema ante los micrófonos de la prensa.

Este Cristo es bien de interés cultural

Petro rezó por las víctimas de la toma del Palacio de Justicia

El Cristo que hoy reposa en la Sala Plena de la Corte Suprema fue testigo de la cruda violencia que golpeó al corazón de la justicia colombiana entre el 6 y 7 de noviembre de 1985, con la toma y retoma del Palacio de Justicia, y debido a ese valor histórico, el Ministerio de Cultura lo declaró como bien de interés cultural del ámbito nacional.

De acuerdo a los registros oficiales, durante la toma violenta, registrada hace 37 años, el Cristo de madera y yeso estaba instalado en una de las paredes de la Sala de Audiencias del antiguo Palacio de Justicia y, a pesa de que fue alcanzado por las llamas, pudo ser recuperado por el magistrado Hernando Baquero Borda, quien lo conservó con el fin de devolverlo.

Partiendo de ese contexto, el jueves pasado se realizó en una ceremonia solemne en el recinto de la Sala Plena de la Corte Suprema en donde la ministra de Cultura, Patricia Ariza, firmó la resolución 0401 que le dio al Cristo el reconocimiento de patrimonio que debe ser protegido, y en el acto también participaron los presidentes de las altas cortes y magistrados de las mismas.

Esta resolución señala que más que una reliquia o una simple figura religiosa, el crucifijo que sobrevivió al holocausto ha cobrado un sentido de memoria en homenaje a las víctimas de la toma y retoma del Palacio de Justicia porque “muestra las huellas del horror, de la violencia desmedida; siendo además evidencia de superación, reconciliación y supervivencia de las instituciones del Estado”.

Para el magistrado Aroldo Wilson Quiroz, presidente de la Corte Suprema, esta sesión representó un hecho histórico para el país y señaló que el reconocimiento al Cristo se está dando por su valor histórico, estético y simbólico.

En esa línea, Quiroz apuntó que el Cristo es sumamente importante para el poder judicial y particularmente para sus 30.000 funcionarios, ya que es un “símbolo de resistencia, supervivencia y renacimiento que invita a sobreponerse al horror. El Cristo invita a reflexionar sobre el conflicto en Colombia y desde allí pensar y trabajar por una Nación en paz”, dijo.

Tras recibir la resolución, el presidente de la Corte Suprema destacó las palabras que escribió el presidente Gustavo Petro el 12 de agosto pasado, día que visitó el Palacio de Justicia: “El Cristo a mis espaldas en este momento, se salvó del holocausto de 1985, que ahora nos acompaña en el fortalecimiento de la justicia en Colombia. La paz es justicia”, señaló.

También se refirió a este reconocimiento la presidenta de la Corte Constitucional, la magistrada Cristina Pardo, quien expuso que el crucifijo fue testigo “del acto más execrable contra la justicia”, pero resaltó que tiene mucho valor para la justicia colombiana porque “representa la resiliencia de la Rama Judicial y de su entereza para afrontar la adversidad”.

El ministro del Interior, Alfonso Prada, asumió formalmente el rol de vocero del Gobierno de Gustavo Petro. <b>FOTO: Cortesía</b>
El ministro del Interior, Alfonso Prada, asumió formalmente el rol de vocero del Gobierno de Gustavo Petro. FOTO: Cortesía

Prada emprendió la misión de “unificar el discurso” del Gobierno

Después de la fallida “reunión de planeación estratégica” realizada por el Gobierno Nacional el 30 de septiembre pasado en la hacienda presidencial Hato Grande, este viernes se llevó a cabo la “primera Asamblea General de Gobierno” que se llevó a cabo como un nuevo espacio de diálogo liderado por el presidente Gustavo Petro para corregir los errores de sus altos funcionarios.

En esta actividad, que se hizo previo al cumplimiento de los primeros 100 días de Petro en el poder, se hizo oficial uno de los anuncios con los que el Jefe de Estado espera ponerle orden a la Casa de Nariño: se confirmó la designación del ministro del Interior, Alfonso Prada, como nuevo portavoz del Ejecutivo, ante el ruido que han generado contradicciones como las de los ministros de Minas, Irene Vélez, y de Hacienda, José Ocampo.

Tras concluir una reunión de más de cinco horas, el propio Prada fue el encargado de comunicar cuáles serán las funciones adicionales que tendrá a cargo y cuál será su papel al asumir como la cara visible del Gobierno Petro, labor que iniciará a partir de la próxima semana.

“Nos hemos organizado y hemos identificado una ruta de trabajo. Estamos absolutamente armonizados todos los sectores alrededor de la línea que nos ha entregado el presidente Gustavo Petro”, expuso Prada.

El ministro además aclaró que los lunes después de los consejos de ministros liderados por Petro será el encargado de liderar una rueda de prensa con ronda de preguntas, en la que comunicará y “dará la línea de la agenda de Gobierno, de lo que se hará cada semana y de las decisiones que se adoptarán”.

En esa línea, el Mininterior señaló que en la asamblea general de este viernes en Hato Grande se acordó, de la mano del Presidente, que se debe concertar una mejor organización y “unificar el discurso” de los altos funcionarios, pues varios de ellos han protagonizado salidas en falso con declaraciones contradictorias que, según el presidente del Congreso, Roy Barreras, le han generado incertidumbre al país.

“No pretendo, ni se pretende con esta figura, reemplazar a ningún ministro. Cada uno gana cada uno de ellos es vocero de su sector en el Ministerio que dirige”, aclaró el portavoz Prada.

Además de su nueva designación, el jefe de la cartera del Interior explicó que el otro asunto que requirió la atención del Gobierno fue la estructuración del Plan Nacional de Desarrollo (PND). Frente a este tema, Prada señaló que el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Jorge Iván González, está al frente de este proceso y está construyendo los que serán sus cinco ejes temáticos principales.

Con el nombramiento de Prada como portavoz oficial, el Gobierno busca blindar las declaraciones de sus ministros, tratando de evitar que se fuguen comentarios contradictorias y buscando que las comunicaciones se coordinen y orienten desde la Casa de Nariño.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección