<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Coaliciones: división, silencios y egos opacaron campaña al Congreso, ¿qué viene ahora?

Centro Esperanza, Equipo Colombia y Pacto Histórico marcaron la agenda con sus líos internos.

  • El Pacto Histórico, la Centro Esperanza y el Equipo por Colombia FOTOS COLPRENSA Y ARCHIVO
    El Pacto Histórico, la Centro Esperanza y el Equipo por Colombia FOTOS COLPRENSA Y ARCHIVO
"
Publicado el 13 de marzo de 2022

Quince precandidatos se disputan hoy tres puestos para lanzarse a la Presidencia, después de haber opacado totalmente las campañas de los aspirantes al Congreso. Gracias a las coaliciones, las votaciones de este domingo se convirtieron en unas elecciones primarias entre tres grupos que terminaron por convertirse en peleas de egos y pactos de silencio. Pasaron de vender unidad a entregar división desde todas las esquinas.

El Equipo por Colombia, la Centro Esperanza y el Pacto Histórico pusieron sobre el escenario electoral más actores que nunca antes. Este año, además, hay competidores de coalición repitiendo el intento para llegar a la Casa de Nariño: Sergio Fajardo (en 2018 obtuvo 4,6 millones de votos); Gustavo Petro (en 2010 obtuvo 1,3 millones de votos, y en 2018, 4,8 millones en primera vuelta y 8 millones en la segunda); y Enrique Peñalosa (en 2014 logró 1 millón de votos). ¿La tercera... o la segunda será la vencida?

Aparte, hace cuatro años hubo dos consultas menos ruidosas que las de hoy: la que eligió a Iván Duque candidato –ganándoles a su hoy vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y al actual embajador ante la OEA, Alejandro Ordóñez–, y la de Gustavo Petro, quien venció al gobernador de Magdalena, Carlos Caicedo.

La dinamita en la Esperanza

En 2018 no existía una coalición como la del centro. Las peleas y enfrentamientos más sonados durante esta campaña las protagonizaron Sergio Fajardo, Alejandro Gaviria, Juan Manuel Galán, Jorge Enrique Robledo, Carlos Amaya y la exiliada del equipo Íngrid Betancourt, quien desde afuera no ha cesado sus ataques a la Centro Esperanza.

Estas y otras personas pro Acuerdo de Paz y con ciertas visiones en común se reunieron para conformar un movimiento que pasó a llamarse la Centro Esperanza cuando se unió el exministro de Salud, Alejandro Gaviria, el 28 de noviembre del año pasado. Íngrid Betancourt y Sergio Fajardo fueron de los grandes promotores de su aterrizaje en el movimiento “alternativo” que prometía pisar con fuerza en las presidenciales.

Las alianzas de Gaviria con políticos tradicionales motivaron el primer choque público y los que le siguieron. Por su desacuerdo con los apoyos que había conseguido el exministro, Betancourt –quien tanto promovió su llegada al movimiento–, lo increpó en un debate. Semanas después terminó saliéndose, no sin antes quitar avales de su partido Verde Oxígeno a miembros de la coalición. Mientras tanto, el exrector se reconcilió con el expresidente César Gaviria, con quien había llegado a la carrera hacia la Presidencia en un principio.

Esto motivó a Jorge Enrique Robledo –quien nunca estuvo a gusto con el arribo de Alejandro Gaviria– a despacharse en su contra: “Destruyó la confianza en lo que se fundamentó la coalición Centro Esperanza, con lo que también les dio fin a los compromisos adquiridos”, sentenció Robledo en un duro comunicado en contra de Gaviria.

Juan Manuel Galán y Carlos Amaya, por su parte, chocaron por una razón similar. El nuevo round de pelea en la Esperanza explotó por la revelación de una aparente cadena de favores entre Amaya y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, cercana a Fajardo pero poco amiga de Carlos Fernando Galán, hermano de Juan Manuel.

Si bien esto no develó una práctica ilegal, sí sacó a la luz que la renovación de la política no la encarnaban los integrantes de la Centro Esperanza.

Pero la división del movimiento también se produjo por cuenta del precandidato del Nuevo Liberalismo y las listas al Congreso. La sola discusión opacó a los candidatos: Galán prefirió hacer su propia lista de candidatos al Senado por separado de la Centro Esperanza, incrementando la tensión en el movimiento.

En todo este tiempo, los aspirantes al Congreso de dichas listas buscaban la atención que los presidenciables no dejaron de acaparar nunca.

De hecho, la nuevamente candidata al Senado Angélica Lozano, una de las voces más importantes de los alternativos en el Congreso, se metió en la pelea de la precandidatura presidencial.

Hoy las cosas siguen mal y una reconciliación no está cerca. Incluso, cada uno de los miembros de la colectividad verá los resultados de la consulta en su sede de campaña y se desplazarán a la de quien gane solo al final de la jornada. La ruptura es evidente.

La derecha y el uribismo

Por el contrario, Enrique Peñalosa, David Barguil, Federico Gutiérrez, Alejandro Char y Aydeé Lizarazo se juntaron para conformar el Equipo por Colombia intentando mantener en silencio las peleas y disputas internas.

El escándalo de Alejandro Char con Aída Merlano, sobre el cual hablaron poco, sirvió para catapultar a los otros e impedir (al menos al nivel que se esperaba) el crecimiento del exalcalde en las encuestas.

Aun así, después de mantenerse lejos de los medios durante días, Char le dijo a EL COLOMBIANO que todo era una “conspiración desde Venezuela con la izquierda colombiana” y que la gente “no le creyó” a la prófuga. Aunque con todo esto perdió una ventaja que muchos pensaron que tenía cuando se lanzó, podría dar una sorpresa este 13 si logra ganarles a sus oponentes más fuertes.

La disputa en esa colectividad ha sido por los votos del Centro Democrático, el partido que se siente más afín a sus ideas. En silencio, Fico, Char y Barguil están tratando de capturar la mayor cantidad de votos del uribismo como sea posible, sin importar los llamados del candidato de ese partido, Óscar Iván Zuluaga, para que sus filas solo participen en las elecciones al Congreso.

Mientras Fico parece tener una porción importante de los apoyos, incluyendo supuestamente el del presidente Iván Duque, Barguil y Char coquetean por otros lados. “Es hora de que el uribismo apoye al partido Conservador”, dijo el cordobés en entrevista con este medio. Hoy tiene el apoyo de Margarita Restrepo –uribista y cercana a Zuluaga–, pero ella también ha pedido un encuentro con Char.

Este último quiere que María Fernanda Cabal sea su vicepresidenta y ella, sin poder aceptar por ahora (se enfrentaría a una posible pérdida de investidura por doble militancia), ya le entregó su apoyo y se reunió con uno de los mayores escuderos del clan, César Lorduy.

De esta manera, la senadora del Centro Democrático también se metió en la discusión presidencial, aparte de la de su candidatura al Congreso. En los últimos días fue quien más exigió el permiso a la dirección del partido para votar en las consultas de coaliciones, en una clara zancadilla a Zuluaga. De él se dice, incluso, que podría terminar saliéndose de la candidatura si Fico gana la consulta.

Como Cabal, otra de las caras reconocidas del uribismo, Paloma Valencia, se metió en la disputa presidencial pidiéndole a Zuluaga no sumarse al Equipo que despreció al partido. En pronunciamientos más recientes, la senadora y candidata pidió a la militancia “hacerse desear“ con respecto al esfuerzo de estos tres precandidatos por obtener sus votos.

Las traiciones del Pacto

Pero las rencillas internas también se han dado en el Pacto Histórico, en el que compiten Gustavo Petro, Francia Márquez, Camilo Romero, Arelis Uriana y Alfredo Saade. De todas formas, la victoria del primero está casi cantada y la campaña del Pacto gira alrededor de su nombre, robándose toda la atención no solo de los otros candidatos, sino de los aspirantes al Congreso.

La única ventaja de esto es que la lista del Pacto es cerrada y Petro se ha encargado de publicitarse a sí mismo de la mano de su lista, lo que podría servirle para ganar más votos. No obstante, las veces que se ha hablado de sus aspirantes al legislativo, ha sido casi siempre por sus polémicas, como en el caso de Piedad Córdoba.

La cercanía del exalcalde de Bogotá con Luis Pérez –quien también se lanzó por su lado–, con César Gaviria y con Daniel Quintero son solo tres de las cosas que más se le cuestionan y más roces ha provocado. En la colectividad de izquierda la promesa era darle una nueva cara a la política, pero hoy ese escenario está desdibujado.

Desde ya se sabe que difícilmente se cumplirá la promesa de darle la vicepresidencia a quien obtenga la segunda mayor cantidad de votos, a pesar de las quejas de Márquez y Saade. Es posible que ese cargo se lo quede una ficha del Liberal, incluso, alguno de los hijos del mencionado expresidente.

Por otro lado, el escándalo más reciente tuvo que ver con el espaldarazo de Petro a Álex Flórez –a quien el Consejo de Estado le quitó la investidura–. Este exconcejal cercano al alcalde de Medellín quedó grabado en un video codeando a Susana Boreal, compañera de coalición.

A pesar de la petición de Francia Márquez para expulsarlo de la lista al Senado, el Pacto hizo oídos sordos. Ya lo había hecho antes ante otro de sus reclamos, pues Petro también la traicionó, dándole a Flórez el renglón 11 de la lista al Senado, pese a haber acordado que sería para la comunidad afro.

A partir del 14...

Con todo lo anterior, quien gane cada una de las consultas entrará al ring electoral con sus apoyos legislativos más claros. Los tres nombres que se definan este domingo requerirán el apoyo del nuevo Congreso y se sumarán al grupo de quienes ya se lanzaron: Óscar Iván Zuluaga, Enrique Gómez, Luis Pérez, Íngrid Betancourt, Luis Gilberto Murillo, Rodolfo Hernández y un misterioso de Cambio Radical, que posiblemente sería Germán Vargas Lleras.

Hasta el 18 de marzo podrán haber cambios, incluyendo renuncias y modificaciones a las fórmulas. Las elecciones legislativas con sus resultados serán fundamentales para los pasos a seguir y retomarán la importancia que hasta el momento no han tenido.

Pía Wohlgemuth

Comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección