<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Gobernabilidad: el pendiente de Duque para 2020

  • El presidente Iván Duque tiene, como tarea, mejorar la gobernabilidad durante este año, aunque se ha mantenido fuerte en que no entregará mermelada (cargos) para lograrlo. FOTO COLPRENSA
    El presidente Iván Duque tiene, como tarea, mejorar la gobernabilidad durante este año, aunque se ha mantenido fuerte en que no entregará mermelada (cargos) para lograrlo. FOTO COLPRENSA
Juan Manuel Flórez Arias | Publicado el 06 de enero de 2020

Los balances anuales son, como cualquier mirada al pasado, una selección que se ajusta a las preferencias ideológicas. Pero hay aspectos que no están sujetos a interpretación, como el paso del tiempo. Luego de casi 17 meses de este gobierno, incluso los sectores más antagónicos pueden coincidir en que el mandato de Iván Duque ya no está en una etapa preliminar.

El presidente afrontó su segundo cierre de año en un ambiente que, por momentos, pareció devolverlo al pasado. Las últimas semanas fueron ocupadas por discusiones muy similares a las del final de 2018: la aprobación de urgencia de una reforma tributaria; la búsqueda de soluciones para las movilizaciones ciudadanas (en 2018 eran solo estudiantiles y al cierre del año pasado sumaron más sectores en un paro nacional); y el trámite de la agenda anticorrupción.

En cada uno de estos frentes, el Ejecutivo presentó distintos grados de avance o parálisis: aprobó con algunas dificultades la nueva tributaria (presentada luego de que la Corte Constitucional tumbara la anterior por vicios de trámite); también sacó adelante tres proyectos anticorrupción en seguidilla (los pliegos tipo para contratar con el Estado, la obligatoriedad de la declaración de renta para servidores públicos y la eliminación de casa por cárcel para corruptos); pero quedó en un punto muerto en las conversaciones con los sectores de las protestas, que se enfriaron en parte por la época de fin de año.

Además, dejó para este año las grandes reformas que anunció desde su discurso de posesión: laboral, pensional y a la justicia. Estas, incluso sin ser presentadas (o replanteadas, pues la política y la de justicia ya se hundieron en varios intentos), hicieron parte de los motivos del Paro, lo que les augura un difícil trámite.

Con una tercera parte del mandato transcurrido, lo que está en juego a esta altura para Duque ya no son balances coyunturales, sino su propio legado: la apuesta por la que, más allá de si falla o tiene éxito, será recordado.

Una apuesta técnica

Duque se la jugó desde su llegada por un cambio en las relaciones de poder: su apuesta fue por una especie de política sin políticos. Creó un gabinete con mayoría de expertos en temas técnicos, en lugar de repartir las carteras entre posibles partidos aliados.

Esa estrategia, para Néstor Julián Restrepo, coordinador de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Eafit, “era muy interesante, pero no está funcionando, quizá porque muchos de ellos son demasiado nuevos para cargos de tanta responsabilidad”.

Laura Wills, directora del Departamento de Ciencia Política de la U. de los Andes, considera que aunque “el equipo de ministros es competente y técnico”, el mandatario subestimó “la importancia que tiene el diálogo con interlocutores políticos en las democracias representativas”.

Sin tantas deudas burocráticas, pero también sin aliados en momentos clave, Duque se enfrentó desde 2018 con el trámite de la reforma a la justicia, hundida en el Congreso, y cuya encargada, la entonces ministra Gloria María Borrero, terminó convirtiéndose en la primera baja del gabinete con su renuncia en mayo del año pasado.

La falta de relación con los partidos también se hizo evidente en el caso de las objeciones a la JEP. En marzo del año pasado, Duque objetó 6 artículos de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz, la norma que regularía el funcionamiento de esta justicia transicional.

Pero la falta de mayorías volvió a jugarle en contra a la hora de ratificar su decisión en el Congreso. Los reparos del presidente se hundieron en la Cámara por 110 votos contra 44, y en el Senado hubo una votación cerrada de 47 en contra (incluidos votos de Cambio Radical y el Partido de la U) y 34 a favor, que la Corte Constitucional terminó resolviendo como una derrota de las objeciones.

Ese golpe político planteó un escenario distinto de cara al segundo semestre, en el que el Gobierno se guardó las principales reformas en busca de establecer mayorías. La gobernabilidad, sin embargo, sufrió por otros flancos.

¿Cambio de estrategia?

Para Wills, los últimos seis meses del año el Gobierno estuvo más enfocado en defenderse a sí mismo y a su gabinete que en avanzar en su agenda.

Antes del Paro Nacional que inició el 21 de noviembre, el Ejecutivo ya había debido sortear los constantes llamados de control político a sus ministros de Hacienda, Alberto Carrasquilla; Trabajo, Alicia Arango; y de Defensa, Guillermo Botero. Este último, incluso, estuvo al borde de convertirse en el primer jefe de cartera al que se le aplicaba una moción de censura, lo que lo llevó a renunciar antes.

Para los expertos y los congresistas consultados por EL COLOMBIANO, el puente entre el Ejecutivo y el Legislativo, la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, no está fluyendo.

“No la vemos en la Comisión Primera, que es su responsabilidad. Está absolutamente desdibujada”, dijo a este diario un Representante a la Cámara de un partido declarado en independencia.

En el Senado, el panorama no es distinto. Un senador que pidió reservar su nombre aseguró que “pareciera que a la ministra no le hubieran dado prerrogativas para desempeñar su tarea. Cada ministro parece tener su agenda y hay mucha descoordinación”.

Desde el Centro Democrático, sin embargo, el representante Edward Rodríguez considera que “con la llegada del viceministro Daniel Palacios, se ha generado una atmósfera diferente en la relación con los partidos”. Además, agrega que “vendrán cambios ministeriales. Le he dicho al presidente que hagamos un acuerdo regional interpartidista que incluya a alcaldes y gobernadores salientes como Alejandro Char, Dilian Francisca Toro y Federico Gutiérrez”.

El propio presidente parece haber cambiado el discurso frente al vínculo con los partidos en el Ejecutivo, pues en una declaración reciente a la emisora RCN Radio el pasado 2 de enero afirmó que “la U y el Partido Liberal tienen representación en el Gobierno”.

La disputa por el legado

Pero más allá de los cambios ministeriales, para Néstor Julián Restrepo la recuperación de la gobernabilidad pasa, primero, por “volver a asumir la agenda, pues este gobierno se la ha entregado al Congreso”.

En esta visión coincide el profesor de ciencia política de la U. de Antioquia, Jaime Zuluaga, quien afirma que el Gobierno debe definir una voz, su voz, independientemente de si sufre derrotas.

Zuluaga recurre al pasado para argumentar su punto: a los 17 meses de mandato, en enero de 2004, Álvaro Uribe aún afrontaba las consecuencias de una de las mayores derrotas de su gobierno, el referendo que promovió en octubre de 2003, que no obtuvo los votos necesarios para ser aprobado.

Sin embargo, pese a este revés, en ese punto el programa del entonces presidente, la Seguridad Democrática, era claro para la mayoría de la población, y había avanzado con la aprobación de leyes como el Estatuto Antiterrorista.

Saltando una década, en enero de 2013, era Juan Manuel Santos quien llegaba a 17 meses de mandato. Para entonces, el exmandatario ya había pronunciado una de las frases más icónicas de su primer periodo: “Solo por la aprobación de la Ley de Víctimas, ya valió la pena que yo fuera presidente”.

Para 2020, la gran urgencia de Iván Duque –de acuerdo con los expertos– no es aprobar reformas, sino encontrar una bandera. Hallar, antes de que se cumpla la mitad de su gobierno el próximo 7 de agosto, una causa que invite a frases memorables.

en definitiva

Luego de 17 meses de gestión, la presidencia de Iván Duque se enfrenta en 2020 al año en que deberá definir sus apuestas. El diálogo con los partidos es un pendiente.

Juan Manuel Flórez Arias

Periodista de la Universidad de Antioquia. Creo que es bello dedicarse a leer el mundo, a buscar los trazos que dan forma a esa figura punteada. Creo en los párrafos borrados, en las conversaciones obsesivas, en las palabras que buscamos y, a veces, encontramos.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Ruptura entre Cabal y Zuluaga agudizó la fractura en el uribismo

  • Desde que se confirmó a Óscar Iván Zuluaga como el candidato presidencial del Centro Democrático, el lunes pasado, su distancia con María Fernanda Cabal se hizo más evidente. FOTO colprensa
    Desde que se confirmó a Óscar Iván Zuluaga como el candidato presidencial del Centro Democrático, el lunes pasado, su distancia con María Fernanda Cabal se hizo más evidente. FOTO colprensa
Publicado hace 6 horas

Contexto de la Noticia

Paréntesis RESPALDO POLÍTICO ESTÁ EN DUDA

El 22 de noviembre María Fernanda Cabal no dejó del todo claro si apoyará la candidatura presidencial de Óscar Iván Zuluaga. “Acompañaré a un partido que es el legado de Álvaro Uribe y la extrema izquierda es el enemigo”, dijo. Además, el pasado miércoles se habría dado el punto de quiebre definitivo entre ambos, ya que Zuluaga celebró en sus redes que la bancada del Centro Democrático le demostró su apoyo, pero a Cabal no la invitaron al evento. EL COLOMBIANO conoció que la Senadora se tomó esta situación como una “exclusión personal” porque ningún miembro del partido quiso remitirle la invitación.

La fuerte controversia en el Centro Democrático por encuesta interna

  • Ernesto Macías y María Fernanda Cabal coincidieron en que los datos de la encuesta interna deben ser conocidos por la opinión pública. Foto: Colprensa
    Ernesto Macías y María Fernanda Cabal coincidieron en que los datos de la encuesta interna deben ser conocidos por la opinión pública. Foto: Colprensa
EL COLOMBIANO | Publicado el 25 de noviembre de 2021

Proyecto de calamidad por muerte de mascotas avanza en la Cámara

  • El proyecto deberá superar otros tres debates para ser aprobado por el Congreso, luego pasaría a sanción presidencial. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ
    El proyecto deberá superar otros tres debates para ser aprobado por el Congreso, luego pasaría a sanción presidencial. FOTO CARLOS VELÁSQUEZ
Por El Colombiano | Publicado el 25 de noviembre de 2021

La ruptura entre Cabal y Zuluaga ya es pública

  • Óscar Iván Zuluaga compartió la fotografía con la mayoría de los congresistas del Centro Democrático en Bogotá a sabiendas de que María Fernanda Cabal no estaba en ella. FOTO CORTESÍA
    Óscar Iván Zuluaga compartió la fotografía con la mayoría de los congresistas del Centro Democrático en Bogotá a sabiendas de que María Fernanda Cabal no estaba en ella. FOTO CORTESÍA
Por Alejandro Arboleda Hoyos | Publicado el 25 de noviembre de 2021

Contexto de la Noticia

radiografía lo que los puso a pelear

El candidato y la senadora han demostrado que tienen una fuerte diferencia. El tema que más los distancia es el apoyo a Iván Duque. Mientras el primero se muestra cercano al presidente y lo respalda, la segunda es una férrea opositora pública y ha asegurado que Duque gobernó junto a personas santistas. Además, mientras Zuluaga habla de respetar y hacer observaciones al Acuerdo de Paz, Cabal decía como precandidata que haría grandes reformas sin importar lo que dijese la ONU.

Alejandro Arboleda Hoyos

Periodista, apasionado por la historia, la geopolítica y los documentales. Hago preguntas desde que tengo uso de razón. Egresado de la Universidad Eafit.

Sin Cabal y con Jénnifer Arias: bancada del CD respaldó a Zuluaga

  • Óscar Iván Zuluaga posó en una foto con la mayoría de la bancada del Centro Democrático. FOTO CORTESÍA
    Óscar Iván Zuluaga posó en una foto con la mayoría de la bancada del Centro Democrático. FOTO CORTESÍA
Por ALEJANDRO ARBOLEDA HOYOS | Publicado el 24 de noviembre de 2021
Alejandro Arboleda Hoyos

Periodista, apasionado por la historia, la geopolítica y los documentales. Hago preguntas desde que tengo uso de razón. Egresado de la Universidad Eafit.

Gaviria apuesta por retener a liberales ante falta de candidato

  • Gaviria apuesta por retener a liberales ante falta de candidato
  • Gaviria apuesta por retener a liberales ante falta de candidato
Publicado el 24 de noviembre de 2021

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES La pelea que los dejó sin candidato

El desencuentro entre el exministro de Salud Alejandro Gaviria y el expresidente César Gaviria descuadernó los planes que tenía el Partido Liberal para las elecciones presidenciales del 2022. El exministro era la carta fuerte de los liberales para esa campaña. Pero su decisión de buscar acercamientos con la Coalición de la Esperanza y aceptar la invitación al Cónclave de centro, causó molestia en el expresidente Gaviria. Por eso, el Partido Liberal tiene vacantes abiertas para su candidato presidencial de 2022 y espera elección.

Sebastián Ramírez Torres

Iba a ser médico, pero me volví periodista. Me gusta debatir y hablar mucho y de todo. Creo que la información es un patrimonio inmaterial y público.

Notas de la sección