<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cantos unidos que se vuelven reconciliación

Sin saber qué lado de la guerra padecieron, los miembros de este coro cantan para sanar. Ahora exaltan a Antioquia.

  • Durante la pandemia el grupo se debe reunir a ensayar de manera virtual. Afirman que se ha creado un vínculo grande entre ellos a través de la música. FOTO cortesía Filarmed
    Durante la pandemia el grupo se debe reunir a ensayar de manera virtual. Afirman que se ha creado un vínculo grande entre ellos a través de la música. FOTO cortesía Filarmed
Por valeria Murcia Valdés | Publicado el 12 de agosto de 2020

Cuando Jhon Mauro contó que iba a participar en un coro que incluía a víctimas y excombatientes le preguntaron que para qué, que qué sentiría al estar sentado en el mismo lugar con personas que algún día pertenecieron a un grupo armado que le hizo tanto daño. “No sé, voy a ver cuando esté allá sentado”, respondió.

Una compañera de sus clases de guitarra en Caldas le comentó que había visto en la prensa un aviso sobre un grupo con esas características.

Jhon Mauro ha tenido que vivir la guerra y sus secuelas. Dos desplazamientos y la desaparición forzada de uno de sus familiares. Sin embargo, el Coro Reconciliación, bautizado con esa palabra que implica tratar de reanudar los lazos rotos, no lo espantó.

Es oriundo de Concordia, a donde no pudo volver. La música ha sido la forma en la que ha tratado de procesar lo que ocurrió. Se ha dejado encantar por la percusión, la guitarra, el bajo, el tiple y decidió explorar su voz.

Encontrarse

La idea de armarlo surgió de la Orquesta Filarmónica de Medellín luego de que ofrecieran un concierto para excombatientes en Dadeiba.

El primer ensayo fue en el centro de Medellín y cuando Jhon llegó, “se me olvidó que estaba con uno o con otro. Acá todos somos compañeros, eso sirvió para ahorrar cualquier resentimiento”, cuenta.

Para la Filarmónica lo más importante era que nadie supiera quién había pertenecido a qué lado de la historia. “No empezaron con una presentación, sino con un ensayo como el de cualquier coro”, cuenta María Catalina Prieto, subdirectora de programación de la Filarmed. Ellos se fueron mezclando de acuerdo a sus tesituras, la música era lo que los iba relacionando y “eso permitió que ellos empezaran de cero, sin etiquetas”.

Todavía hoy, casi dos años después del surgimiento de la idea de armar un coro que uniera a víctimas del conflicto y desmovilizados de las Farc, las autodefensas y el Eln, el grupo se mantiene y practica ahora desde Zoom todos los sábados, respetando las medidas de cuidado durante la pandemia.

Jhon dice que la experiencia ha sido buena porque “no todos nos vamos hacia ese lado de la cultura para sanar”, pero a ellos les ha resultado, se hablan con frecuencia y permiten que la música sea su interlocutora. Dentro de un par de semanas estrenarán la Piragua, montada desde la distancia.

Un regalo

El más reciente proyecto del que hicieron parte fue cantar el himno antioqueño con miembros de la Filarmed, jóvenes neurodiversos del programa Soy Músico y niños que hacen parte de los programas de formación orquestal que ha adelantado la orquesta y la Fundaunibán en Urabá. Entonaron juntos, y desde la virtualidad: Oh Libertad que perfumas las montañas de mi tierra...

El video de esa unión se estrenó ayer, en conmemoración de los 207 años de independencia del departamento. Se hizo como un proyecto pensado para expresar la diversidad de personas que tiene Antioquia y la unión que se evidenció especialmente durante la primera etapa de esta pandemia, añade Prieto. Es un homenaje para aplaudir, también, “la resiliencia” de este pueblo.

Su idea es que el Coro Reconciliación pueda seguir siendo un proyecto que se lleve cada vez más lejos. “Que esto sea un mensaje para que cada uno de nosotros tenga la oportunidad de decir que somos capaces de respetar y de perdonar” en todas las esferas posibles y desde la misma Antioquia hacia fuera.

Contexto de la Noticia

radiografía la intención de los himnos

En su libro Signifying Europe, el profesor Johan Fornäs, de la Universidad de Södertörn, expresó que un himno es “una canción de alabanza”, si se remonta all griego hymnos. Señala que el primer himno nacional fue el británico God Save The Queen, que se ha usado desde 1745. Fanfarrias, marchas, canciones operáticas o folclóricas se han vinculado a un país. “Los himnos se construyen para potenciar la identificación colectiva por los medios de la voz y el sonido”, apunta. La música permite “invocar significados determinados por comunidades situadas geográficamente y socialmente y que evolucionan en la historia”.

Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección