<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tras los pasos de El Testigo

  • El recorrido fotográfico que capturó Jesús Abad Colorado se llevó a las pantallas con El Testigo. FOTOS Edwin Bustamante y Jesús Abad Colorado.
    El recorrido fotográfico que capturó Jesús Abad Colorado se llevó a las pantallas con El Testigo. FOTOS Edwin Bustamante y Jesús Abad Colorado.
  • Tras los pasos de El Testigo
Por Valeria Murcia Valdés | Publicado el 22 de febrero de 2019
en definitiva

Kate Horne acompañó a Jesús Abad Colorado a recorrer algunos de los lugares que él congeló en sus fotografías, testigos del dolor que dejó la violencia.

Armado de valentía, con maleta al hombro y los ojos bien abiertos, Jesús Abad Colorado se dispuso a retratar el dolor del conflicto de su país por varias décadas. El fotorreportero colombiano presenció la partida de muchos, ausentes por culpa de la violencia, pero escogió también tomar con su lente la vida que habitaba entre aquellos que quedaron para contar su parte de la historia.

El momento congelado con cada disparo de la cámara inmortalizó algún lugar que tocó el conflicto, desde la explosión en la Iglesia de Bellavista en Bojayá hasta el asesinato de campesinos en San Juan de Apartadó. Mucho dolor, mucho abandono, pero también sonrisas, persistencia y esperanza.

Su trabajo se ha vuelto parte de ese acervo histórico colombiano. No hace mucho, el exembajador de Colombia en Reino Unido, Mauricio Rodríguez Múnera, con el trabajo de Abad en mente, decidió sugerirle a la documentalista Kate Horne que le diera un vistazo a las fotos del paisa y los presentó por correo electrónico, quizá algo bueno podría salir de ese encuentro.

Horne, por su parte, ya había tenido experiencia contando la guerra en Colombia. Había dirigido y producido un par de proyectos que ponían sobre la mesa el dolor del secuestro, tanto en el caso de los liberados con la Operación Jaque, como de su amigo Mark Henderson, un extranjero que padeció un secuestro del Eln.

Ambos tienen algo en común, los dos quieren compartir la historia del país por medio de su trabajo. Uno desde los ojos de un local, de un fotorreportero que se ha armado de imágenes y una extranjera que se siente, frecuentemente, muy colombiana.

Fue así como Horne se puso en contacto con Abad Colorado y, después de charlarlo mucho, pactaron hacer un documental, uno que seguiría los pasos del fotógrafo y sus vestigios de realidad.

El resultado fue El Testigo: Caín y Abel (2018), que como lo indica el título del documental, no solo plasmó una visión del conflicto armado, es también la historia de un dolor compartido entre dos hermanos. Uno que le robó la vida al otro, una historia que parecería repetirse una y otra vez en este país.

Una visión de afuera

Desde que visitó Colombia por primera vez como adolescente, la directora británica sintió una afinidad especial por el país. De hecho uno de sus proyectos más grandes estuvo dedicado a las letras y la vida de Gabriel García Márquez en Gabo, la magia de lo real, en el que fue productora. También participó en Hostage in the Jungle (2010), una relato sobre cómo vivieron el secuestro personas como Ingrid Betancourt o Clara Rojas.

“Siempre he querido tener una conexión personal con una historia como directora. Por ejemplo, a ti te pueden contratar para contar cualquier cosa para la televisión, y hay algunas personas que trabajan así, pero yo siempre he buscado historias con las cuales tenga una conexión personal”, dice Horne, quien fue invitada a la más reciente edición Hay Festival Cartagena, por el British Council.

Como directora, productora y guionista ha intervenido también en proyectos de la BBC, National Geographic, Discovery Channel, entre otros, y cuenta que desde niña siempre quiso ser cuentista, contar historias. Pero al llegar a Colombia de visita, con apenas 15 años, se dio cuenta de que su mirada extranjera podría serle útil para contar las historias de Colombia “de una manera más objetiva”.

Al no ser colombiana podía verlo con un poco más de distancia, pero al mismo tiempo empapándose de la cultura y el pasado de otro país.

Recorrer los mismos pasos

Antes de hacer El Testigo, Horne estudió las obras de Jesús Abad de cerca. Trabajaron durante un año y medio luego de su primer encuentro personal en Berlín y recorrieron juntos tanto el Urabá antioqueño como el chocoano, como quien repasa los pasos dados para contrastar las historias del presente frente a las del pasado.

Son seis relatos principales que se narran a raíz de las fotos del periodista. Pero para Horne, la historia más “redonda” habla sobre una mujer que Abad fotografió cuando ella era una adolescente. “Ahora debe tener unos 24 años, se llama Camila y es exguerrillera”, recuerda ella.

Cuando Chucho empezó a documentar los asesinatos de los campesinos en la comunidad de San José de Apartadó en 2005 – relata – él sacó varias fotos de las familias enterrando a sus parientes en el cementerio y sacó una foto de una niña de 14 años clavando una cruz en la tierra que cubría el cuerpo de su papá.

Según la documentalista, el fotógrafo se enteró años después de que esa niña, tras el episodio, había guardado un recorte de un periódico con la imagen. Por dolor, se terminó uniendo a la guerrilla, pero luego de varios años “tiene un bebé, está trabajando por la paz y pudo perdonar el pasado”.

No, El Testigo no es un documental con mucho material histórico en video sobre los atentados y el resultado del paso de la guerra, sino más bien imágenes que regresaron a la vida y reencontraron a su testigo con lo que observó de primera mano.

“Queríamos resumir las malas experiencias del pasado y ver cómo puede ser el futuro si las nuevas generaciones tienen la oportunidad de crear una nueva Colombia”, cuenta Horne, quien documentó, nuevamente, cómo la mirada de Abad aún es necesaria para entender los fragmentos de la historia.

Contexto de la Noticia

OPINIóN Británica con alma colombiana

Image
Kate Horne
Documentalista
“Soy muy privilegiada porque ahora me siento como una mezcla entre colombiana e inglesa. Yo encontré en este país esa riqueza de historias, de cultura. Era química para mí. Yo sentía que era la persona para plasmar la riqueza y también el sufrimiento en mis documentales, ese era mi reto y ha sido un viaje muy lindo”.
Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS