<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Cinco obras de arte sobre la figura del padre y sus encrucijadas

Las recientes discusiones sobre las responsabilidades de la paternidad permiten volver la mirada a libros, películas y discos sobre los padres.

  • La literatura, el cine y la música ha dejado testimonios de lo complicadas que son las relaciones entre los padres y sus hijos. Fotos: Cortesía.
    La literatura, el cine y la música ha dejado testimonios de lo complicadas que son las relaciones entre los padres y sus hijos. Fotos: Cortesía.
  • Cinco obras de arte sobre la figura del padre y sus encrucijadas
  • Cinco obras de arte sobre la figura del padre y sus encrucijadas
13 de marzo de 2023
bookmark

El padre es dios y dios es padre. Hasta cierto punto ambas figuras son intercambiables. Con esa idea en mente se entiende la recurrencia del arte de poner la lupa en las relaciones entre los padres y los hijos. Y todo esto viene a cuento por las recientes declaraciones del presidente Gustavo Petro sobre su vínculo con Nicolás, su hijo mayor que por estas semanas es blanco de cuestionamientos en virtud de las denuncias hechas por su exesposa. Petro ha salido al paso diciendo que no tuvo mayor protagonismo en la crianza de su primogénito, una forma de escurrir el bulto a las críticas que han puesto a tambalear su popularidad.

Le puede interesar: El escritor Paul Auster tiene cáncer, confirmó su esposa

No son pocas las obras literarias, de cine y música en las que la figura del padre es una sombra larga o un fantasma que se obstina en no desaparecer apenas las luces de la mañana llenan el dormitorio. En esa lista hay de todo: textos que son juicios implacables –Carta al padre, de Franz Kafka, y la Invención de la soledad, de Paul Auster–, discos que aúllan por la muerte del padre –The Wall y The Final Cut, de Pink Floyd–, y elogios a la vida y los milagros de la paternidad –El olvido que seremos, de Héctor Abad F–. Al igual que dios, el padre duele en los pliegues del alma, por una cosa o por la otra.

1) Carta al padre

Escrito en noviembre de 1919, este texto fue publicado en 1952, cuando los protagonistas –Franz Kafka y su padre Hermann Kafka–estaban muertos. La carta no fue pensada para ver la luz pública, sin embargo, por su carácter de documento que explica el origen de algunas de las obsesiones del autor de El Proceso los editores decidieron darla a conocer a los lectores. En ella Kafka deja en evidencia la ruptura emocional que tiene con su padre y las consecuencias que ello ha tenido en su vida y en su escritura. “Como padre has sido demasiado fuerte para mí, sobre todo porque mis hermanos murieron pequeños, las hermanas llegaron mucho después, y yo tuve que resistir completamente solo el primer embate y fui demasiado débil para ello”, escribió Kafka.

Cinco obras de arte sobre la figura del padre y sus encrucijadas

2) La invención de la soledad

En enero de 1979 Paul Auster recibió la noticia de la muerte de Sam, su padre. La recibió un domingo en la mañana, mientras le preparaba el desayuno a su hijo. Y tal noticia le confirmó que nunca podría saber en realidad quién fue el hombre que lo crió, le dio el apellido y los genes. Para acercarse a ese espectro escribió un relato –el primero de su carrera, hasta entonces consagrada a la traducción y a la poesía– en el que no se guarda nada y examina con lente de aumento las pertenencias de su padre y las inconsistencias de una vida que estuvo al frente suyo y al tiempo fue cubierta por la neblina. “Sin duda el peor momento de aquellos días fue cuando salí al jardín bajo una lluvia torrencial a cargar un montón de corbatas de mi padre en la camioneta de una institución benéfica (...) El acto de desprenderme de las corbatas parecía simbolizar para mí el verdadero funeral, más que la visión del ataúd al ser colocado en el foso. Por fin comprendí que mi padre estaba muerto”, se lee en uno de los pasajes del libro.

Cinco obras de arte sobre la figura del padre y sus encrucijadas

3) The Final Cut

El oficial británico Eric Fletcher Waters murió el 18 de febrero de 1944, durante un bombardeo de la Segunda Guerra Mundial. Dejó una viuda y dos huérfanos, uno de ellos –Roger– con los años se convirtió en uno de los compositores más importantes de la historia del rock, la pluma responsable de discos del calibre de The dark side of the monn, Animals, Wish you were here y The Wall. El dolor y la rabia por la muerte violenta de su padre –que fue objetor de conciencia y un pacifista convencido– hicieron que Waters escribiera el álbum conceptual The Final Cut, un fuerte alegato contra la guerra y las ambiciones de los imperialistas. Dos de las canciones son directas. En The Post War Dream Waters increpa a la entonces primera ministra Margaret Thatcher: “¿Es por esto que murió papá? (...)¿Qué pasó con el sueño de la postguerra?/ Oh, Maggie, Maggie, ¿qué hemos hecho?”. El reclamo fue formulado poco después de la guerra con la Argentina por las islas Malvinas. Y la segunda es la satírica The Fletcher Memorial Home.

4) Broken Flowers

Un casanova acostumbrado a las mujeres bellas –encarnado por Bill Murray– recibe el mismo día dos golpes del destino: es abandonado por su novia y recibe una carta en la que una amante anónima le revela que es padre. La película –dirigida y escrita por Jim Jarmusch y ganadora en 2005 del gran premio de Cannes– relata el viaje del galán otoñal para descubrir quién escribió la carta y así conocer a su hijo. Como es usual con los viajes, este desplazamiento trastoca las prioridades del personaje interpretado por Murray y le revela cosas de sí y del mundo que ignoraba por completo.

5) Kramer vs Kramer

Estrenada en 1979, Kramer vs Kramer es la consagración de dos actores de quilates: Dustin Hoffman y Meryl Streep. Por su trabajo en este filme el primero recibió el Oscar en la categoría de Mejor Actor y la segunda el de la línea de Mejor Actriz de Reparto. Dirigido por Robert Benton, el largometraje narra la vida de un padre que debe afrontar el abandono de su esposa y al tiempo hacerse cargo del hijo de ambos. El personaje de Hoffman aprende a caminar en la cuerda floja de las responsabilidades domésticas y las exigencias del mundo laboral. Todo se viene abajo cuando la esposa decide pelear por la custodia del hijo y llevar el caso a los estrados judiciales.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*