<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Villa del Rosario, el origen de un sueño llamado Colombia

Cuna de Santander y sede de la Constitución de 1821, este pueblo conserva la historia viva.

  • Con representaciones teatrales, un concierto y ofrendas a los padres de la patria, se conmemoró el bicentenario de la Carta. FOTO Camilo suárez
    Con representaciones teatrales, un concierto y ofrendas a los padres de la patria, se conmemoró el bicentenario de la Carta.
    FOTO Camilo suárez
  • Villa del Rosario, el origen de un sueño llamado Colombia
Por Juan diego ortiz jiménez | Publicado el 10 de octubre de 2021

Los días en los que Colombia nació con sus tropeles hace 200 años quedaron atrapados en unas pocas cuadras del complejo histórico de Villa del Rosario. Fue en ese pueblo, equidistante entre Bogotá y Caracas, donde se reunieron los diputados que refundaron una república que había quedado rota y fragmentada después de la cruzada independentista que aún se peleaba con ferocidad.

En ese complejo la historia sigue intacta en cada esquina. Está conformado por el parque Grancolombiano, la casa natal de Francisco de Paula Santander y el templo donde se reunió el primer congreso de la Gran Colombia en mayo de 1821, presidido por Antonio Nariño, y que reunió a 57 diputados de 19 provincias. Sesionó durante cinco meses hasta que brotó la república extensa soñada por Bolívar, que incluía a Ecuador, Panamá, Venezuela y Colombia.

En medio de las ahora ruinas se discutieron y aprobaron reformas estructurales que le dieron un vuelco a esa sociedad colonial, como la ley de libertad de vientres, la declaración de los indígenas como ciudadanos iguales, la abolición de la inquisición y la disposición de las propiedades embargadas a los monasterios como escuelas.

Esa efeméride se conmemoró este miércoles con ofrendas florales a Bolívar y a Santander, amenizada con un concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional y las participaciones del Cholo Valderrama, Maía y el grupo Delirio, en un acto que giró en torno a reiterar la hermandad de los pueblos, uno de los valores de la bicentenaria constitución.

Muy cerca del templo está la primera “casa de Nariño”, conocida como la Bagatela, donde funcionó la presidencia de forma temporal. También se pueden recorrer las ruinas de la capilla de Santa Ana, donde fue bautizado Santander, y un enorme Tamarindo, bajo cuya sombra se reunieron los diputados durante los recesos del Congreso de la Gran Colombia.

La marca del tiempo se aprecia al caminar por el complejo. Varias de las edificaciones sufrieron por el terremoto de 1875, que acabó con casi todo Cúcuta y sus alrededores. El desastre obligó a reconstruir la ciudad que albergó el primer congreso constituyente.

Ahora, con motivo del bicentenario, el Ministerio de Cultura invirtió 13.000 millones de pesos para rehabilitar el parque Grancolombiano y su patrimonio arquitectónico. Entre las obras que se entregarán en diciembre están la reconstrucción del camino desde el templo hasta la plaza, la modificación del monumento a los mártires y la adecuación del pedestal de Santander.

Génesis del país y su agitación

La Constitución de 1821 que se discutió en Villa del Rosario es la primera que puede ser calificada de nacional y republicana, la que sentó las bases de la democracia y de la nación, pero también engendró en uno de sus 191 artículos parte de la disputa intestina entre bolivarianos y santanderistas, la primera de tantas polarizaciones políticas que vivimos.

Basada en la constitución española de Cádiz y en la ley fundamental de Angostura, expedida en diciembre de 1819, el documento acordado en el templo histórico le dio vida a la idea de una república ampliada que conocemos como la Gran Colombia.

Su marcado centralismo y las diferencias nacionales de las nacientes repúblicas anticiparon el fin del proyecto supranacional de Bolívar, aunque la cláusula de la vigencia de la Constitución fue lo que desencadenó el conflicto que marcó la ruptura final entre el Libertador y Santander. Resulta que el último artículo decía que después de diez años, justo a tiempo para que se descubrieran los inconvenientes o ventajas de la Carta, se convocaría a una convención para examinarla o reformarla en su totalidad.

Sin embargo, a mitad de la década, las facciones estaban descontentas: el grupo de Bolívar sentía que la constitución no era lo bastante autoritaria, mientras que los simpatizantes de Santander criticaban que era demasiado centralista.

Al final, según recuerda Hernando Valencia Villa en su libro Cartas de Batalla, se frustró cualquier posibilidad de acuerdo en la convención de Ocaña de 1828, lo que generó un trágico desenlace en esta historia: Bolívar expidió el decreto orgánico de la dictadura, la facción santanderista intentó asesinarlo y Francisco de Paula terminó desterrado.

No parece coincidencia ahora que los monumentos de los dos padres de la patria, separados por apenas 300 metros, se den la espalda en el complejo histórico de Villa del Rosario. Por eso recorrerlo es regresar al origen, donde este país se dio a luz

Juan Diego Ortiz Jiménez

Redactor del Área Metro. Interesado en problemáticas sociales y transformaciones urbanas. Estudié derecho pero mi pasión es contar historias.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección